Laura Agudelo “LA PESADA DE MODA”

Una gorda y diva capaz de confrontar la belleza impuesta

Laura Agudelo “LA PESADA DE MODA”

30 de Julio del 2014

Gorda  con luz propia

Laura no se autoengaña ella se asume!!

Laura Agudelo es: ” La pesada de Moda” reconocida en  Colombia y en varios países  por confrontar los paradigmas y lineamientos conceptuales de la moda. Nativa de la ciudad de Bucaramanga, se crió en Viotá (Cundinamarca)  ella  se  denomina  Bucara-viotuna. Tiene 42 años, es graduada de la Universidad Central, como Comunicadora Social-Periodista. Ejerció el periodismo escrito los primeros ocho años de su carrera , y el resto del tiempo como relacionista pública y docente. Felizmente casada y cree que ya no tendrá hijos. Como ya es habitual resulto ser incómoda incluso para mis amistades, siento que para Laura no fue una entrevista cómoda sin embargo valoro de sobremanera que haya decidido responderme. Busco resaltar el poder que Laura nos entrega a muchas que por nuestra talla decidimos ser “mujeres invisibles” y el hecho de cómo ella desde su propia experiencia nos hacer ver que si podemos ser mujeres gordas y felices; como siempre respetuosamente daré a conocer mi opinión personal.

M.C: ¿Qué significa la política en tu vida?

L.A: Es la forma bonita de hacer cosas por los otros. Fue lo que hicieron muchos años mis papás cuando yo era niña.

M.C: ¿La moda es política?

L.A: Si la política es una manera de ejercer poder, entonces digo que sí. Coco Chanel lo hizo cuando le entregó a la mujer, con sus prendas, libertad de movimiento. Pero también lo hizo Mao en China, cuando uniformó al pueblo. Y seguramente, hay muchos ejemplo más para reseñar. La ropa era sinónimo de poder.

M.C: En lo personal pienso que sigue siendo sinónimo de poder por eso de que “Como te ven te tratan” ¿Existiendo miles de posibilidades porqué el nombre de la pesada de moda?

L.A: Yo no soy una experta en moda, conozco alguna gente que sí lo es. Yo sólo soy una diletante de la moda, me gusta la ropa, no más que eso. Soy LA PESADA DE MODA, porque la moda no hace referencia sólo a la ropa, a veces la gente no hace las otras lecturas y amo el sarcasmo que encierra ser La Pesada de Moda, no de la moda. Ser la pesada de la moda, sería demasiado pretencioso de mi parte y no es mi intención, ni mi interés.

M.C: Muchas personas dicen que lo mejor es un Bypass u otro tipo de intervenciones quirúrgicas, antes que aceptarse gorda ¿Qué tienes que decirle a estas personas?

L.A: Creo que este post escrito en mi blog, te responde esa pregunta:  http://lapesadademoda.blogspot.com/2010/06/by-pass-banda-balon-gastrico-si-o-no.html

Aunque suene triste, derrotista, lastimero, conformista y hasta mediocre, la gordura no me provoca tristeza, ni frustración. Y hacerme un Bypass gástrico, ponerme el balón, la banda gástrica o cualquiera de esos magníficos métodos no me matan, pero como lo dije en mi primer post, tengo claro que siempre será mejor ser flaca que gorda, pero conscientemente. Claro que me gustaría ser talla 6, 8 o aunque sea 12!, pero quiero hacerlo con conciencia, cambiando mis hábitos alimenticios y mi vida sedentaria, de lo contrario creo que pierdo la plata. Mi Bypass tiene que ser mental antes que gástrico, sé que mientras no haga el click mental, la situación no cambiará. Este es el propósito de cada domingo en la tarde, que muere en el intento de desayuno tardío cada lunes. No sé si voy a bajar de peso algún día, no sé si algún día tenga conciencia o si alguna letal enfermedad sea la única capaz de hacerme entrar en razón. Pero mientras eso ocurre, seguiré intentando cada semana o cada mes, o cada seis meses, hacerme un lavado cerebral, cuyo efecto espero no se diluya con el primer enjuague.

M.C: ¿Orgullosa con tu cuerpo o resignada con tu cuerpo?

L.A: Creo que ni orgullosa ni resignada. Simplemente, soy la única responsable de tener el cuerpo que tengo. Me acepto, sobretodo porque no hago (o no hacía), nada para dejar de tener todos los kilos de más que tengo. Desde hace unos meses, empecé a comer mejor y he logrado rebajar 9 kilos, sin pasar hambre, simplemente, teniendo conciencia de que lo debo hacer.

M.C: Siempre te leo y veo como afirmas una y otra vez que no existe “moda para gordas” y “moda para flacas” la siguiente pregunta puede resultar odiosa pero es inevitable partiendo de que no existe tal cosa de “moda para flacas y moda para gordas”. ¿Te animas a usar un strapless licrado que marque tus abdominales con un pantalón ochentero tipo tubo o quizá un vestidito corto al cuerpo?

L.A: Lo que está de moda para las flacas, es lo mismo que está de moda para las gordas, completamente cierto. Porque lo que se pone de moda son los colores, los estampados, las texturas, algunas siluetas y todas se pueden usar, ¡todas! Si no tuviera las tetas tan grandes como las tengo y consiguiera un brasier que me las sostuviera en un poco más arriba y no exactamente encima del ombligo, como lo hace la fuerza de la gravedad, usaría el strapless. Pero no consigo. Las más jóvenes que todavía tienen todo en su puesto y si no necesitan la ayuda de un brasier, que lo hagan. Se ven lindas. Tengo pantalones licrados, los uso. Lo que pasa es que mi, a Laura Agudelo, no le gusta que se le note mucho la prominente barriga que tengo o que se me marque tanto la celulitis, entonces tengo cuidado de usar camisetas largas, además porque sean flacas o gordas, los leggins no deberían usarse con camisetas cortas. Es cuestión de gusto, y no me gusta usar ropa ajustada, ni cuando era flaca tampoco la usaba. Es cuestión de gusto, de cómo quieres que te vean.

M.C: No se si eres consciente que como mujer abanderada y sujeta de derecho has hecho de la pesada de moda una apuesta política y social que puedes incluso hacerla económica de querer ¿Has pensado en sacar tu propia marca de ropa?

L.A: La verdad no era consciente de eso hasta después de pasar los 2 años del blog (ya tiene 4 años), a medida que empecé a recibir cada día más correos con consultas y confesiones de los lectores, fue lindo, pero a la vez implica una gran responsabilidad. El blog no es mi negocio, nunca pensé que podría serlo. Me gusta la moda, pero no como para ser diseñadora de ropa, me gusta asesorar a la gente, me gusta ver las elecciones que la gente hace con la ropa, pero hasta ahí. No creo que vaya a tener nunca una marca de ropa, por ahí no es la cosa.

M.C: 1. ¿Cómo ves a las mujeres XXXL que usan ligueros, encajes, escotes, acetatos, bodys, encaje, mallas y muy poca tela en su ropa? // 2. ¿Le apuestas al erotismo XXXL o crees que eso de la seducción pública es sólo tema de flacas ?

L.A: Te uno las dos preguntas. Respuesta 1. Divertidas, arriesgadas, con mucho amor propio, como debe ser. Respuesta 2. Sólo voy a agregar, que para ser sexy, no se debe ni tener poca ropa, ni andar mostrando en la calle. Hay que tener cuidado de no caer en lo vulgar. Ni gordas ni flacas, deberían andar por la calle mostrando más de lo que se debe mostrar. Ser sexy, no es sinónimo de ser mostrona. Pero te reitero, es cuestión de gustos. Yo soy sexy, pero mi forma de serlo, no es dejándome ver las tetas o con pantalones cortos donde se me ve parte de la nalga (las he visto). Pero insisto, es cuestión de gustos. Yo no lo hago porque no me parece que se ve lindo, quien lo quiera hacer que lo haga, es una decisión propia y yo respeto eso.

En esa respuesta Laura se puso “pesada” jajaja me incomodé, y mucho. Siempre que escucho los apelativos: “vulgar”,”mostrona” entre otros millones de apelativos para hacer referencia de  las mujeres que deciden exhibir su cuerpo sin sentirse incómodas no puedo dejar de pensar en las mujeres que son víctimas de violencia por ser todo eso. Insisto en la medida que el cuerpo desnudo en lo público sea visto sin tabú, ni señalamientos le estaremos quitando el poder a quienes creen que un cuerpo sin ropa es una invitación. Pienso en una mujer gorda que amaba usar poca ropa y transparencias y contó en una de mis redes que  ha sido violada y en el acto su victimario le  pedía que fuera agradecida  porque él  le estaba haciendo un favor ya que nadie querría tener sexo una gorda “ridícula” como ella,  debo confesar que no es el único caso de una mujer gorda abusada con la excusa de su “ridiculez” que he conocido. Existen tantos factores que ignoramos las mujeres, que si los dimensionáramos todas, querríamos que los cuerpos desnudos de las mujeres fueran una apuesta política y que eso de vestirse fuera moda y no obligación para  así quitarle el poder a cientos y cientos de violadores que insisten que es culpa de la ropa las violaciones y no de ellos. Como saben ustedes yo respeto la construcción socio-política y cultural de cada mujer y por sobre todas las cosas su punto de vista, prosigo:

M.C: ¿Te consideras una mujer libre? tu y yo sabemos que existen muchos modos de dejar de tener el cuerpo que tenemos, sólo tres razones nos pueden mantener pesadas, una no tener dinero para intervenciones en tratamientos, dos tenerle fobia o flojera a estos y por último sentirnos cómodas con nuestra forma es decir amar realmente nuestro aspecto físico.

L.A: Soy libre porque hago lo que quiero. No sé si entiendo la pregunta. Con todo respeto, no se necesita dinero para dejar de ser gorda, se necesita decisión y disciplina, que en mi caso es lo que me ha faltado. Comer saludable es mucho más barato que no hacerlo. Yo estoy en un proceso de cambio de hábitos alimenticios, llevo 4 meses y sin gastar más plata de la que gastaba antes. Es más, ahora gasto menos, porque ya no compro pan ni gaseosas, tomo agua de la llave cuando se puede, como más verduras, menos carne roja. Gasto menos en comprar hamburguesas, papas fritas, empanadas, buñuelos y he rebajado nueve kilos. Me cuesta, claro, pero tengo la decisión de hacerlo, así me demore tres años en lograr un peso saludable, seguramente no voy a volver a ser flaca, pero al menos si tener varios kilos menos. Y hago esto, no porque odie lo que veo en el espejo, sino porque quiero llegar a vieja y seguir siendo independiente.

Y aquí se me chisporroteó una pregunta estúpida y recibí una respuesta lógica de esas que te hacen sentir como mínimo ridícula:

M.C: ¿Hasta cuándo serás la pesada de moda?

L.A: ¿Hasta cuándo vas a ser Mar Candela?

Y como quien se reivindica terminé esta entrevista con una pregunta importante:

¿Qué tienes que decirle a las mujeres que aun no quieren arriesgarse a verse modernas por ser pesadas?

L.A: Que hay que tener cuidado con los mensajes que nos mandan los medios de comunicación, los “expertos en moda”, que sólo nos quieren hacer ver flacas, cuando las que seguimos siendo gordas podemos lucir lindas y divertirnos con la ropa, la ropa es para divertirnos, para asumir papeles diferentes cada día, si el trabajo lo permite, claro. Conozco gordas que se matan de hambre, hacen ejercicio y no logran bajar de peso, porque toman algún medicamento, o por lo que sea, y por eso viven mortificadas, pero creo que si empiezan a mirarse en el espejo, cuando lucen ropa que las haga sentir bien, cuando salgan a la calle, la gente lo va a notar. Hay una señora de la televisión Latinoamericana que dice: “Como te ven te tratan, y si te ven mal, te maltratan”, entonces, que nos vean chéveres, gozándonos el cuento, ¿no te parece lo mejor?

Amé este tiempo con Laura Agudelo porque sé que ella desde su cosmovisión no sólo se ha empoderado de su cuerpo si no que ha permitido que muchas gordas aprendamos a en sus palabras “gozarnos el cuento” a ser mujeres conscientes y determinadas. Por eso decidí traer hoy las reflexiones a Kienyke, espero como siempre esto les llegue al corazón y a la razón, que no sean palabras al viento. Las personas que quieran comunicarse con Laura pueden hacerlo vía internet.

lapesadademoda.blogspot.com lapesadademoda.com – www.facebook.com/lapesadademoda

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.