“Si Daniela no me quiere, ¡dame tu mujer, José!” Rodolfo Aicardi

27 de noviembre del 2013

No nació de las entrañas de las calles del Bronx en New York, posiblemente nadie lo conozca dentro de la cultura Hip Hop, su color de piel no posee un solo ápice de raíces africanas y solo se acuerdan de él, cuando inicia diciembre. Aún así, con una actitud aguerrida y con la impotencia que le produce ver a su ídolo musical (don Guillermo de Jesús Buitrago Henríquez) no hacer parte de esta tierra, éste muchacho lanza uno de los “sprechgesang”, más populares en toda Colombia: “Óyeme José me gusta tu mujer, yo quiero bailar con ella y te la devolveré”, sus manos se agitan con ira y no es porque su video fue filmado en una casa de recreo en Melgar, en lugar de las mansiones de EMINEM.

Dos golpes secos de la orquesta y un punteo de guitarra, dan inicio al tema “dame tu mujer José” interpretado por Los 50 de Joselito, un tema que se inmortalizó durante años dentro del disco los “14 cañonazos bailables”, y que gracias a Discos Fuentes completa éste año su volumen No. 53.

Como una adquisición obligada saqué mi tarjeta de crédito y diferí su valor a 24 meses, mi colon se irrito un poco al pagar, pero al tiempo logro tranquilidad al ver en la portada a Sandra Higuita una modelo paisa divina. Antes de llegar al apartamento con mi nuevo disco, paré en la panadería a comprar buñuelos para ponerme en contexto con la navidad.

El silencio del edificio es interrumpido con el sonido de unos saxofones y los ladridos de un señor que se cree perro, es el señor Rodolfo Aicardi de los Hispanos; aún lo recuerdo al lado de Jorge Barón vestido de smokin blanco haciendo la gira de “la ruta del sol” con el Show de las Estrellas desde Chicoral Tolima; un sin número de emociones me invaden, me dan ganas de sacar los bafles del equipo por las ventanas, de llamar a mi tía morronga para que venga a bailar apretadito conmigo, incluso me da rabia con Daniela por romperle el corazón a Aicardi al no quererse casar con él.

No tengo decoraciones navideñas aún, ni mucho menos a mi familia al lado, cuento con un hígado relativamente sano, pero lo que sí tengo claro es que inicié mi periodo navideño con mucho estilo, como se debe iniciar, con música, el alimento del alma. Muerdo un buñuelo y destapo el vino que me dieron el año pasado acompañado de galletas, solo para brindar por esas personas que están esperando con ansias gastarse la prima en ropa y trago, estar con su familia en las novenas bailables pasando comida a sus invitados, contando chistes, anécdotas y mirando con envidia los propósitos que otros sí pudieron cumplir, mientras usted sigue ahí, esperando a que los deseos de hace dos años se hagan realidad y prometiéndose a si mismo, cosas que nunca va a cumplir, ambientando los últimos días del año con nuestro patrimonio intangible desde 1964: Los Hispanos.

Twitter: @David_Aramendiz

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.