Unos días en Nassau, Bahamas

Unos días en Nassau, Bahamas

20 de enero del 2019

Siempre pensé que las Bahamas era un destino sin igual hasta que tuve una jefa a la que le escuché decir que era un lugar de mala muerte. ¿En serio? Me preguntaba constantemente si debía sacar Las Bahamas de la lista de lugares por visitar antes de morir. Así pasaron varios años hasta que tuve la oportunidad de recorrer un par de islas de esta mancomunidad y vaya sorpresa la que me llevé.

Bahamas es un archipiélago ubicado en el océano Atlántico que perteneció a los británicos hasta 1973; hoy es una mancomunidad independiente. El archipiélago está conformado por 600 islas de las cuales solo veinticinco están habitadas. Su capital es Nassau y se pronuncia con acento en la /a/ y la fonética de la /au/ en francés: náso (como pronunciando NASA, pero con la /o/ al final). Es el tercer país más rico de América y su actividad económica está cimentada en el turismo y en las actividades bancarias.

Muy a pesar de ser el tercer país más rico del continente americano, el Departamento de Estado de los Estados Unidos sugiere a los turistas gringos tener mayor precaución de la normal mientras visitan Las Bahamas, lo que me comprobó una vez más que si la riqueza de un país no se refleja en su población sin distinción, no se logrará seguridad. Nassau, por ejemplo, está llena de contradicciones; por un lado, casas de millones de dólares a las orillas del mar y, por el otro, barrios que fueron lujosos, pero han permanecido las últimas décadas en la pobreza.

El clima en diciembre durante mi viaje fue perfecto. Sin embargo, el agua del mar y de las piscinas estaba un poco más fría de lo normal. El sol calentaba lo suficiente como para broncearse, pero no suficiente como para nadar.

Llegué a Atlantis (el resort) a eso de las 10 de la mañana y había de todo por hacer (deportes de agua, un acuario espectacular y varias canchas de golf), toda una locura porque no sabía por dónde empezar. Mi error. Ya aprendí que lo ideal es dividir el tiempo alternando actividades y planear cómo y dónde pasar el tiempo antes de llegar al resort.

Atlantis tiene un área de 62 hectáreas y un parque de agua con deslizaderos muy empinados llamado Aquadventure. Si se compra el pase para el día, un día no es suficiente para recorrer el resort, pero si para seleccionar las atracciones más deportosas. Es un parque tanto para niños como para adultos y hay actividades de todo tipo y para todas las edades.

Además de Atlantis, hay otros lugares para visitar. Nassau está lleno de cultura y pasado que se aprende observando el Fuerte de Charlotte, construido en la era colonial en el siglo XVII, el cual usaron para protegerse de la invasión de los españoles. Las edificaciones coloniales del centro de Nassau incluyen la Casa del Parlamento y la Catedral Anglicana. Muy cerca del área está el Museo Pompey con datos históricos sobre la esclavitud y el Museo de Patrimonio de las Bahamas (The Heritage Museum).

Típico de Las Bahamas y que no pudo faltar en mi viaje fue la de probar la torta de ron, las cuales vienen en muchos sabores, pero mi favorita fue la tradicional. Por otro lado, no se pueden ir de Las Bahamas sin probar el Conch (ellos lo pronuncian konk) que es un caracol gigante apanado y frito (suena horrible pero es delicioso).

Así me despido hoy desde Las Bahamas y les escribo mañana desde Estambul,

Para galería de fotos visite Instagram @donajodona

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.