¡Ya suelten al viejo carajo!

¡Ya suelten al viejo carajo!

23 de agosto del 2017

Puede que a nadie le importe mi opinión porque yo no soy Daniel Samper, ni Álvaro Uribe, ni siquiera soy de los periodistas selfie de mi natal Cali. De hecho, soy uno más del montón que tiene un blog aquí y allá y que de cuando en cuando habla cosas interesantes.

Sin embargo, no me voy a quedar con las ganas de manifestar mi indignación con la clase política de Cali y muchos pseudo periodistas y políticos que, una vez más, sacaron de contexto una entrevista del alcalde de Cali y la convirtieron en punta de lanza para atacarlo y aunque, no me interesa defenderlo, tampoco puede estar crucificado por la falta de rigor de algunos.

Si las personas, o los que me gusta llamar “activistas/opinadores de redes sociales”, se tomaran la molestia de buscar la entrevista completa o por lo menos asociar el video que está al lado de la imagen de Armitage, podrían entender a qué se refería el alcalde de Cali cuando hablaba del millón de negros.

En el video se ve el partido del 25 de mayo entre el Deportivo Cali y el América que terminó en desmanes con el resultado de 30 heridos, 85 detenidos, una previa de balacera en la avenida Roosevelt, una posterior de sanciones para los equipos y un caos en el estadio Pascual Guerrero para todos los asistentes y sus alrededores.

Sin embargo, y esto es lo que no se puede olvidar, cuando el alcalde habla de lo explosiva de la ciudad, seis días antes en Buenaventura se habían presentado saqueos a almacenes cadena, disparos en las calles y asonadas.

El periódico El País de Cali lo reseñó así: “También se han conocido videos que dan cuenta de grandes saqueos a almacenes de supermercados como La 14, Éxito y Olímpica. En ellos se percibe cómo muchos ciudadanos salieron con neveras, electrodomésticos, alimentos y demás de los establecimientos”.

Por otra parte, El País confirmó que durante los hechos vandálicos fue saqueada la casa de uno de los hijos del alcalde Arboleda. Esto dentro del paro en Buenaventura que llevaba 10 días, con pérdidas cerca a los 12.000 millones de pesos, el gobierno nacional sin pararles bolas a los negros y la ciudad consternada por las imágenes que circularon de los desmanes del paro.

Para mí, que no soy experto en el tema, ni una lumbrera en seguridad, filosofía, ética, moral, periodismo, políticas públicas, derecho, proceso de paz, uribismo, santismo e historia como todos los activistas de redes sociales, el ambiente estaba tenso con Buenaventura tan cerca de Cali y una alta cantidad de población negra que proviene del puerto, que aunque normalmente convive en total armonía no era ajena a lo que sucedía en su tierra natal.

Así que por favor señores políticos de Cali, señores periodistas de selfie, opinadores/activistas de redes sociales, no sean ruines. Es cierto que el viejo es coloquial, zafado y emotivo, pero no hay derecho a que utilicen de caballito de batalla un video fuera de contexto, incompleto y editado para decirle racista al alcalde.

Los de la oposición política de esta ciudad, que se rasgan las vestiduras con las acciones de otros opinadores/activistas de redes sociales pero de carácter nacional, hacen exactamente lo mismo que los personajes que critican; descontextualizar, amañar y polarizar.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.