2020: menos fatalismo, más optimismo

11 de enero del 2020

Por: David Barguil.

2020: menos fatalismo, más optimismo

El cierre de 2019 estuvo marcado por la espesa coyuntura del paro nacional junto con la difícil discusión de la Ley de Crecimiento en el Congreso. Sin embargo, para asombro de muchos, los últimos días del año y los primeros de este 2020 han ido dejando una estela de optimismo en el aspecto económico. Los indicadores son razonablemente positivos, aunque debemos tener la lupa puesta en la inflación que alerta a los analistas y, sobre todo, en las cifras de desempleo, uno de los principales asuntos a resolver en este nuevo año. En el arranque del 2020 se vislumbra sol en el horizonte, pero no podemos bajar la guardia.

Uno de los temas que más generó preocupación el año anterior fue el indicador de desempleo que tuvo un alarmante inicio con una tasa del 12,8% en enero, aunque empezó a ceder en octubre con 9,8%, y en noviembre se ubicó en 9,3%. Debemos tener en cuenta que el comportamiento de este indicador se ve afectado de manera importante por la temporada decembrina, cuando hay mayor movimiento y transacciones económicas por la activación del comercio. Por ello, respaldamos al presidente Iván Duque con las medidas tomadas para aumentar el empleo formal, entre ellas el reciente decreto para que las entidades públicas vinculen a jóvenes entre 18 y 28 años que no acrediten experiencia laboral.

En cuanto a la inflación, uno de los indicadores más relevantes porque mide la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, cerró 2019 en 3,8%. Aunque hay que resaltar que está lejos de las preocupantes cifras de 6,77% del 2015 y 5,75% del 2016, mantiene alguna tensión entre los analistas toda vez que está por encima del 3,18% presentado el año pasado y que se estima que en este 2020 rondará el 3,5%.

Ahora bien, no podemos negar que las últimas semanas del 2019 estuvieron atravesadas por una difícil situación social y económica, en medio de un paro nacional que se extendió por más de 15 días. En su momento, el gremio del comercio, a través del presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, expresó su preocupación ya que cada día de paro representaba pérdidas cercanas a los $150.000 millones. Algunos analistas, incluso, atribuyeron a las protestas la disparada del dólar que llegó a máximos históricos superando la barrera de los $3.500 y se llegó a hablar de efectos negativos para la confianza inversionista.

No obstante, contrario a los pronósticos fatalistas, el 2020 inicia con aires de optimismo. Aunque aún no se conoce la cifra definitiva del PIB colombiano para 2019, de enero a septiembre este creció 3,1% y se espera que el indicador de cierre se ubique entre 3 y 3,2%, observando algún impacto por el paro nacional. Si hacemos una breve retrospectiva, recordaremos que en los años 2016, 2017 y 2018 el crecimiento del PIB fue de 2,1%, 1,4% y 2,6% respectivamente. Es decir, el hecho de que Colombia tenga un crecimiento entre el 3 y 3,2% en el 2019, aunque no llegue al 3,3% pronosticado, resulta más que satisfactorio.

Sumado a lo anterior, el Banco Mundial estima el crecimiento de la economía mundial en apenas 2,4% y la CEPAL augura que Sur América no cerrará el 2019 con índices de crecimiento. El mismo Banco Mundial vaticina que mientras el crecimiento económico mundial será del 2,5%, el de América Latina y el Caribe será de apenas 1,8 %, y el de las economías avanzas un mediocre 1,4%. En conclusión, Colombia inicia el 2020 bien parada frente a sus vecinos e, incluso, respecto a las perspectivas globales.

Está claro que nuestro país tiene varios retos que afrontar en los próximos meses, empezando por el aumento del empleo formal y la ocupación de los jóvenes que están en plena etapa productiva, además de la atención a la población migrante venezolana. De igual forma, hay un despertar ciudadano que demanda cambios que no se pueden pasar por alto, pero al mismo tiempo existe la disposición desde el Gobierno Nacional de llegar a consensos y construir entre todos el país de oportunidades que necesitamos.

Cabe resaltar que continuamos estando dentro del top cinco de los países más atractivos para los inversionistas, según el más reciente Barómetro de Confianza en el Capital de la firma Ernst and Young. Colombia se ubica en el segundo lugar por encima de Canadá, Alemania y Reino Unido debido a las buenas perspectivas de crecimiento económico. Adicionalmente, nuestro país atraviesa su mejor momento como atractivo turístico, llegando a cifras récord de visitantes extranjeros que superaron los indicadores de los últimos 15 años, siendo el sector que mayores divisas atrajo después del petróleo.

Debemos ser optimistas de lo que viene para todos los colombianos sin desprender los pies de la tierra. El 2020 puede ser uno de los mejores años en materia económica y depende de nosotros aprovechar este momento.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO