Alcalde de Bucaramanga, un bicho raro en la política nacional

Alcalde de Bucaramanga, un bicho raro en la política nacional

26 de agosto del 2016

Cuando gobernadores y alcaldes del país hacen un coro de aplausos al presidente de la República y entonan un sí al plebiscito, el alcalde Rodolfo Hernández encuentra insólito que se gasten más de mil millones de pesos en una reunión de mandatarios donde nadie le puso cuidado a los discursos “que no servirán para nada”.

Es un bicho raro en el contexto nacional, al considerar que dentro de sus funciones no está ponerse a agitar ningún discurso político. Y que en el tema del plebiscito la gente debe leer y decidir con autonomía, como lo hará él, sin contarle el voto a nadie.

“Yo no me pongo una camiseta por el sí o no. No es esencia de la administración municipal. Lo que yo debo hacer es velar porque sean sanas las finanzas de mi ciudad, no amarrar los contratos, actuar honestamente y buscar que lo hagamos todos”, comenta Hernández, quien llegó al cargo en contravía de la clase política regional y las promesas a granel.

-“La gente es inteligente, hay que dejarla que actúe.  Estamos acostumbrados a torcer todo, a gastar plata en publicidad y apoyo logístico para buscar uno u otro resultado”.

Hernández recuerda que fue víctima de las FARC pero ya hizo el duelo, pero eso no quiere decir que firme y apruebe un documento sin leer ni estudiar a fondo., refiriéndose al acuerdo gobierno FARC que será votado en el plebiscito.

En su opinión, hay que erradicar las costumbres politiqueras de quienes compran votos para después traicionar. No dicen de dónde sacan la plata para comprar y en los discursos dicen un pocotón de mentiras para robar, como siempre ocurre, a los más pobres.

-Por lo pronto, comenta, me quedé asustado con lo que el país se va a gastar en el plebiscito, casi 300 ml millones de pesos, sólo en la registraduría, sin contar con propaganda, transporte y mermelada.

La situación económica de Bucaramanga

-Usted no puede gastar el doble o triple de lo que se gana. Y eso es lo que ha pasado, explica Hernández para justificar que haya declarado la ciudad en quiebra.

En términos coloquiales, como entiende la gente , buscamos un médico financiero, el doctor  Mauricio cabrera Galvis para analizar la situación.

Nos habían informado que el déficit era de 80 mil millones. Después concluimos que eran 120. Pero resultó que mentían y la cifra final supera los 300 mil millones. La ciudad apenas produce 220 mil millones…y ya puede usted sacar conclusiones.

Nos quitaron la capacidad de inversión y los sueños de los más pobres, que siempre pagan los platos rotos. Es el resultado de la manera mafiosa como se han venido manejando los dineros públicos.

La politiquería abre un hueco sobre otro hueco y pretende arreglar todo con más impuestos, que paguen los que no tuvieron que ver con la camarilla que se robó la ciudad durante los últimos 20 años. No tiene sentido que una camarilla se lleve la plata y pongamos a 600 mil personas a pagar .

Ha sido un saqueo sistemático. Si usted analiza despacio toda la situación…se sienta a llorar.

El alcalde ha planteado que Bucaramanga se someta a la ley 550, como en su momento –hace 11 años- lo hizo Barranquilla, con buenos resultados.

Entre tanto, dice él, la ciudad sigue creciendo con el esfuerzo del sector privado, porque una cosa es esa pujanza y otra el saqueo al municipio y el estado actual de sus finanzas.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.