Canibalismo y dentelladas en el Polo y la Alianza Verde

Canibalismo y dentelladas en el Polo y la Alianza Verde

26 de abril del 2016

Con los cambios en el gabinete ministerial hubo contentos a medias y críticos rabiosos porque el canibalismo es una forma de vida en la política.

A la par con cierto descontento liberal, que quería más. Y el disgusto conservador porque no se sienten bien representados (burocráticamente), la “refriega” pública más notoria se registra en los partidos Polo Democrático y Alianza Verde.

Entre los amarillos (el Polo) la batalla de poder se exacerbó entre las dos vertientes en que de vieja data vienen divididos: por un lado el sector de Clara López y, por el otro, la línea del senador Jorge Robledo.

“Clarita” y su equipo tienen mayoría en la cúpula de su partido y han ganado fuertes controversias internas, incluso en la nominación para la alcaldía de Bogotá. No fue fácil unificar a la colectividad alrededor de su candidatura.

Robledo intentó promover “la destitución” de López como presidenta del Polo, por aceptarle un ministerio a este gobierno, pero las mayorías internas decidieron “tramitar” la renuncia (término más amable y político) y será aceptada “con diplomacia y respeto”. Clara López estará en el gobierno a título personal, si se quiere, y el Polo seguirá en la oposición, pero eso no significa que la dirigente sea expulsada ni se retire de su partido.

En relación con la Alianza Verde (los verdes) el panorama es peor, porque la tal sociedad surgió con fines estrictamente electorales. De la confluencia entre Peñalosa, Fajardo, Lucho Garzón y Mockus sólo queda el recuerdo.

¿Qué es el partido verde? Imposible definirlo, porque Claudia Nayibe López Hernández, hoy senadora, se tomó la colectividad y su voz es la primera y última palabra. La segunda es su novia, la representante Angélica Lozano.

Así las cosas, nada que no tenga la aprobación de López puede entenderse como una decisión de Alianza Verde. Y en este caso, el nombramiento de Jorge Eduardo Londoño como Ministro de Justicia ha suscitado nuevos gritos y dentelladas de la combativa dirigente, para unos. Pendenciera, para otros.

Londoño fue gobernador de Boyacá y senador de la República por el Partido Verde, pero dejó de asistir a las reuniones de su partido, como lo hicieron Fajardo, Peñalosa, Mockus y Lucho Garzón, simplemente porque no hay interlocución. O porque no lo necesitan. Algunos no se resisten “la suprema autoridad moral y política de Claudia López.

*El cambio de ministros es el tema del último Kien Opina. Participe.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.