Casos y cosas de la historia presidencial (1)

Casos y cosas de la historia presidencial (1)

25 de septiembre del 2017

A propósito de la crisis de los partidos tradicionales, la campaña electoral 2017-2018 y la peculiaridad de la historia de la presidencia de Colombia, se nos ocurren interrogantes como: ¿cuáles son algunos de los hechos sobresalientes en el partido liberal frente a la figura de la reelección? ¿En el conservador? ¿Quién y de qué origen político es el colombiano que más veces ha sido elegido presidente? ¿Quién, y de qué partido, ganó la primera magistratura por 12 votos? ¿Quiénes han gobernado más tiempo y qué origen partidista tienen? ¿Cuáles ciudadanos, y a qué partido pertenecían, participaron en el atentado contra Bolívar y luego fueron presidentes?

Las respuestas a estos y otros interrogantes van a continuación. Contienen claves para entender mejor el ambiente nacional. Y hasta para sorprenderse.

De los siete mandatarios efectivamente reelegidos desde 1819 a 2017, seis son ciudadanos liberales o de origen liberal: Tomás Cipriano de Mosquera, Manuel Murillo y Rafael Núñez, en el siglo XIX; Alfonso López Pumarejo, en el XX, y Álvaro Uribe y Juan Manuel Santos, en el XXI. El séptimo es el Libertador. Ningún presidente conservador ha sido reelegido para un período constitucional siguiente.

Un caso de “picaresca” reeleccionista es el del general conservador Rafael Reyes. Fue elegido para seis años en 1904, pero los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente de 1905, que reemplazó al Congreso, ignorado por Reyes, decidieron obsequiarle cuatro años más, de tal modo que su gobierno terminaría en 1914. No obstante, con el tiempo las cosas se le pusieron color de hormiga y renunció en 1909.

Entendiendo por presidente titular (o alfa) el escogido para un período constitucional previamente establecido, Núñez, de origen liberal, es el ciudadano que más veces ha sido elegido titular: cuatro, y para más años: 16. Sin embargo, es el titular que menos tiempo ha gobernado de los años para los que se le designó: cinco de 16, esto es, el 31.2%. (Algo similar sucedió con el general Bolívar, quien, de los ocho años que le correspondían como titular de dos períodos de cuatro años, apenas ejerció el mando durante 30 meses, o sea, el 31.2% del tiempo).

Los titulares que más tiempo han ejercido la presidencia son liberales o de origen liberal: Álvaro Uribe, ocho años, seguido del bogotano Juan Manuel Santos, con más de siete (a septiembre de 2017), y el tolimense Alfonso López Pumarejo, con seis años y medio.

Siete titulares han sido elegidos sin competidores: los liberales Julián Trujillo, Rafael Núñez, Alfonso López P. y Eduardo Santos, los conservadores Miguel Abadía y Laureano Gómez, y el general Gustavo Rojas. Además, en los años en que los únicos candidatos presidenciales eran liberales y conservadores, cinco mandatarios alfas ganaron el poder al ir dividido en las elecciones el partido contrario: los liberales José Hilario López y Enrique Olaya, y los conservadores Mariano Ospina R., Mariano Ospina P. y Belisario Betancur.

Hablando de divisiones: en 1896, el partido conservador estaba fraccionado en dos movimientos, los “históricos” y los “independientes”. Estos últimos, que gobernaban, vieron debilitada su fuerza, lo que reflejó así un chispeante poeta capitalino: El partido “independiente” / perdió, sin querer, el “in” / y se quedó “dependiente”. / Enseguida perdió el “de” / cansado de verse así, / y vino a quedar “pendiente”. / Después, en el mes de abril, / perdió el “pen”, le quedó el “diente”, / y hoy tiene gastado el “di” / y se ha convertido en “ente”, / su origen, principio y fin.

De los 11 presidentes titulares liberales que hubo en el siglo XIX, ocho, es decir, el 72.2%, también ejercieron, antes o después, como no titulares. ¡Qué apetito! Y a propósito, entre titulares y no titulares, el partido liberal ha tenido 23 presidentes más que el conservador: 54 frente a 31.

En febrero de 1904, el general Rafael Reyes, en unas reñidas elecciones indirectas, ganó la presidencia por 12 votos de ventaja sobre su competidor, el también general conservador Joaquín F. Vélez. Se los puso fraudulentamente en la provincia de Padilla, departamento del Magdalena, el general Juan Manuel Iguarán, caso que en nuestra historia se conoce como “el registro de Padilla”.

Dos ciudadanos que participaron en el atentado contra Bolívar, en septiembre de 1828, llegaron luego a la presidencia: el conservador Mariano Ospina Rodríguez, titular, y el general liberal Tomás Herrera, encargado. Ambos fueron condenados a muerte, pero se libraron de ella: Ospina, al fugarse para Antioquia, y Herrera, al habérsele conmutado la pena.

Los únicos presidentes titulares que han renunciado de modo definitivo, con diferente grado de voluntariedad, son los conservadores Rafael Reyes (1909) y Marco Fidel Suárez (1921), el liberal Alfonso López P. (1945) y los generales Simón Bolívar (1830) y Gustavo Rojas (1957). Cuatro en el siglo XX.

El único mandatario que ha fallecido en ejercicio es el liberal Francisco Javier Zaldúa, en 1882. Rafael Núñez y Manuel Antonio Sanclemente también murieron siendo presidentes constitucionales, pero no en ejercicio.

Inflexión. Alguien podría sospechar que la historia presidencial de Colombia parece más rica en casos que en cosas.

(A quienes deseen ampliar la visión de estos y otros temas, les sugiero consultar el libro, de mi autoría, “Manual de historia presidencial 1819-2011”, Taurus Historia, Bogotá, 2011).

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.