Como han cambiado las cosas

16 de febrero del 2011

Cada día es interesante observar el nivel de conciencia que hay sobre cómo han cambiado las cosas en nuestras vidas personales (Teléfonos inteligentes, video por Internet…) y en la manera de hacer negocios.  Por ejemplo, veo que muchos no entienden la gran transformación que se está generando gracias al hecho que todos nos hemos convertido en un medio y podemos publicar contenido sin pedir permiso a unos pocos canales de comunicación.

Con crisis como la de Egipto y anteriormente la de Irán, esta nueva realidad es más palpable en cada “Tweet” o mensaje de 140 caracteres que sale de esos países proveniente personas como usted o como yo.  Cada día hay nuevas crisis políticas y económicas que abordar y el poder que cada persona tiene para comunicarse e intercambiar ideas con otras es abrumador.  Sin embargo, siento que en Colombia falta promocionar este hecho más.

Por ejemplo, ayer mientras conversaba con el taxista que me llevaba de una reunión a otra, me impactó lo sonoro de su voz.  Cuando le pregunté si había considerado una carrera en la radio, me comentó que es difícil entrar a ese medio porque es bastante competido.  Esta respuesta es entendible y no es realista pensar que el cambio de paradigma del cual hablo arriba sea difundido tan masivamente todavía.

Sin embargo, decidí hacer mi parte y le comencé a explicar que  si él no tiene su propio programa es porque no quiere (yo suelo ser antipático así).  Le dije, que si quiere tener su propio programa, sólo tiene que hacer una cosa, agarrar a un estudiante universitario que sabe algo de Internet y pedirle que le arme un blog (5 minutos) y le enseñe como grabar su voz (podcasts).  Con eso, lo único que quedará es que su programa realmente sea interesante y, poquito a poquito, creará su audiencia.

Ahora, podemos debatir sobre si este señor va hacer esto o si necesita un poco más de ayuda, pero lo que no pienso que es debatible es que este poder existe si se toma.  En otro caso, un amigo me comentó que creó una nueva empresa con su señora aplicando el Internet (el correo electrónico) a un servicio que históricamente ha sido presencial y por teléfono: contratación de servicio doméstico. Con esa simple innovación, ha visto un crecimiento notable en sus referidos.

Estos son ejemplos pequeños del cambio transformador que está permeando por muchos aspectos de nuestras vidas.  Mi punto principal es que ya todas las actividades y todos los negocios tienen que ser repensados desde el comienzo para entender si hay una mejor manera de hacer este o un nuevo segmento que antes no era factible incorporar.

Por ejemplo, una empresa llamada AirBnB repensó las industrias de hospedaje y eventos y definió su negocio como el de “alquilar espacios.”  De esta forma, cualquier persona con un sofá que quiere alquilar (para que huéspedes duerman) ó con un espacio grande (que puede servir para un evento) puede ofrecer este en el portal de la compañía.  Así dos industrias separadas (hospedaje y sitios para eventos) se unen por una nueva definición de un negocio.

De igual forma, pensar en tecnología como algo separado a su negocio o a su vida cotidiana es cada día más un anacronismo.  Hay que entender no tanto cómo funciona la tecnología  sino de lo que esta es capaz de proveerle a su vida o a su negocio.  De esta forma puedes repensar las cosas y divertirse con los resultados.

Alan Colmenares es editor del blog TropicalGringo sobre Innovación Digital.   También es consultor, conferencista y escritor con contribuciones para New York Times y VentureBeat entre otros.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO