De héroes y Villanos

6 de abril del 2011

No entiendo por qué el país se ha sorprendido tanto con el informe de la revista Semana sobre las lujosas y espléndidas condiciones de las que gozan los militares detenidos en lo que se conoce ahora como el  Tolemaida Resort.

Sabemos  que cientos, o miles  de los miembros de nuestras fuerzas militares sacrifican a diario su vida para que el resto de colombianos podamos dormir tranquilos. No desconozco que entre nuestros soldados hay verdaderos héroes. ¡Y sí que los hay!

Pero desafortunadamente muchos de los oficiales, suboficiales y soldados que pasan felices en Tolemaida, no son los verdaderos héroes. Son por el contrario los villanos, villanos que inclusive cometieron delitos de lesa humanidad, entre los cuales se encuentran los mal llamados falsos positivos.

Recordemos que cuando los soldados que están siendo “procesados” por los asesinatos de Soacha salieron en libertad por vencimiento de términos, fueron llevados a un batallón del ejército en donde fueron recibidos como héroes, con  lechona y payasos dizque porque los muchachos estaban estresados. Recuerden ustedes que en su momento el propio presidente de la república arremetió en contra del juez de Soacha porque era inadmisible que dejara vencer los términos.

Lo realmente rescatable del informe de Semana es que de alguna manera nos cuenta que muchos de los detenidos cuentan con todos los privilegios, para que no delaten a sus superiores, entre los que se menciona al general ® Mario Montoya, hoy flamante embajador de Colombia en la República Dominicana.

Lo que más enfurece de todo esto es que mientras muchos de los miembros del ejército -que han cometido asesinatos monstruosos- gozan de todos los privilegios, las madres de los muchachos de Soacha han tenido que mendigarle al gobierno para que las acepte en el Sisben o en el programa de familias en acción. Muchas de ellas se han tenido que acostar cientos de noches sin comer o después de haberse tomado una sopa hecha con un hueso de carne revuelta con papel periódico para tener alguna sensación de llenura.  Esas madres fueron estigmatizadas, perseguidas, amenazadas y tratadas como si fueran la peor escoria de la sociedad, mientras los villanos viven como reyes, salen a la calle, gozan de todos los privilegios de vivir en un resort.

Pero lo peor de todo esto es que el país se traga este escándalo y siguen en sus puestos los directos responsables de todas estas ilegalidades. No rodó una sola cabeza y acá no pasó nada, pues los papeles están tan invertidos que las madres de Soacha son tratadas como delincuentes, mientras estos son tratados como héroes.

Pero claro, qué podemos esperar si quien era el ministro de defensa cuando estos muchachos y miles más fueron asesinados es hoy el flamante presidente de la República a quien la cuestionada fiscalía del señor Mendoza Diago exoneró de cualquier responsabilidad por estos crímenes. ¡Que vivan los héroes!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO