Historia de la Cristiandad

14 de julio del 2012

Diarmaid MacCulloch Debate 1 edición española Barcelona, España, 2011 En las reseñas que continuamente hacemos para Kien&Ke, por gusto del lector, nos hemos concentrado en temas históricos; no quiere decir que tampoco se incluyan novelas y otro tipo de literatura. Se hace la reflexión debido a que Historia de la Cristiandad va ocupar un lugar […]

Diarmaid MacCulloch
Debate
1 edición española
Barcelona, España, 2011

En las reseñas que continuamente hacemos para Kien&Ke, por gusto del lector, nos hemos concentrado en temas históricos; no quiere decir que tampoco se incluyan novelas y otro tipo de literatura. Se hace la reflexión debido a que Historia de la Cristiandad va ocupar un lugar especial y preponderante en la investigación histórica.

La importancia de la obra de MacCulloch, catedrático de Historia de la Iglesia de la Universidad de Oxford no está centrada únicamente en su rigurosa investigación de múltiples y numerosas fuentes, visitas y entrevistas, sino en la prolijidad de la misma.

Podemos decir que en sus 1200 páginas hay una verdadera enciclopedia relacionada con este tema; al terminar su lectura, hay, además de la lógica satisfacción, un mayor conocimiento acerca del Cristianismo, hoy por hoy la religión más extendida en el planeta, en cualquiera de sus vertientes, Católica, Protestante y Ortodoxa.

Dividida en siete partes, la obra empieza con los inicios precristianos, tanto en Grecia como en Roma y el pueblo de Israel. De hecho, ya esta primera parte es un tratado de historia helenística, latina y hebrea. La etimología de las palabras claves para la Cristiandad aparece en esta etapa, empezando por la de Ekklesia, como Asamblea del Pueblo, pasando por Presbiteroi, o Ancianos para dar consejo y liderar la comunidad, o Christos, o Ungido.

El nacimiento de Jesús, su predicación, los apóstoles, la diáspora judía, las persecuciones y el reconocimiento como iglesia oficial del Imperio Romano constituyen la segunda parte. Adquiere principal relevancia los Concilios de Nicea y Caldedonia, este último la base del pensamiento trinitario que ha guiado al Cristianismo hasta nuestros días. Surgen entonces las divergencias y dificultades teológicas de un Dios Único y Tres Personas Distintas, donde el miafisismo afirma que en Jesús existe una sola naturaleza unida, divina y humana junta; o el monofisismo, donde la naturaleza divina de Cristo absorbe a la humana y es una sola; o el Nestorianismo, donde en El Salvador, conviven dos personas distintas, hombre y Dios; o el Diofisismo, en donde en la persona de Jesucristo existen dos naturalezas y dos voluntades, divina y humana; o el Arrianismo, que insistían en que Jesús era hijo de Dios, pero no Dios mismo; solo para mencionar algunas vertientes.

La tercera parte del libro se dedica a la expansión del Cristianismo en sus vertientes en Oriente y Africa, con la expansión del Cistianismo unitarista en Etiopía y su variante Copta en Egipto; igualmente, se refiere a la aparición del Islam, los mongoles y su penetración en las ideas cristianas tanto en Oriente como cerca a los Urales.

El siguiente tomo del libro está referido al ascenso del Cristianismo Occidental o Latino producto del Imperio Romano de Occidente y la aparición del Sacro Imperio Romano Germánico; aparece la expansión del Cristianismo en las Islas Británicas, las praderas francesas, la Europa Septentrional con Escandinavia y el Báltico; es la época de las Cruzadas, con su fracasado empeño de arrebatar al Islam la posesión de la Tierra Santa. Es la aparición de la cláusula Filioque en donde el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, lo que significa una ruptura con la Iglesia Oriental.

La quinta parte habla con lujo de detalles de la religión ortodoxa, desde sus inicios, pasando por el Imperio Bizantino, su sometimiento al poder otomano; se resalta su base griega; su expansión con un alfabeto propio, el cirílico, en otras regiones balcánicas; la llegada a Rusia, sus iglesias autónomas, la autoridad del Patriarca de Constantinopla; la Macomunidad Lituano-Polaca, con su amalgama de tolerancia de diversos credos: católicos romanos, católicos griegos o uniatas; ortodoxos, luteranos, entre otros.

La sexta parte está referida a la escisión de la Iglesia Latina; el Renacimiento, la Reforma Protestante con todas sus vertientes, luteranismo, calvinismo, anabatipstas, metodistas, reformados; la Contrarreforma en cabeza de los Jesuitas; las luchas políticas en cada una de las entidades nacionales afirmadas ya no en cabeza del Papa, sino de reyes, príncipes y emperadores.

En la última parte, MacCulloch hace un balance del Cristianismo en sus distintas vertientes en la Modernidad y Postmodernidad. Estamos en la era de la Ilustración, la Revolución Francesa, el Racionalismo e Idealismo alemán, el socialismo y comunismo; la industrialización con la expansión del capitalismo; las luchas y guerras mundiales; la opción por los pobres, la Teología de la Liberación; el avance en todas partes del orbe; sus perspectivas futuras.

Es claro que al terminar la lectura de esta obra monumental, quedan aún muchos interrogantes que responder como dice el autor: “sería verdaderamente sorprendente que esta religión, tan juvenil y, no obstante, con una experiencia histórica tan diversa, hubiera revelado ahora todos sus secretos”.

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO