Senador uribista en la cuerda floja

23 de noviembre del 2015

La afectada tiene una grabación que confirma el abuso.

Senador uribista en la cuerda floja

El senador Rigoberto Barón Neira, quien acaba de llegar al Senado por cuenta del retiro de Ana Mercedes Gómez (argumentó problemas de salud) podría perder su curul por un abuso que otros han cometido, le han pedido dinero a sus subalternos.

La nómina de los congresistas, en la llamada Unidad Legislativa (un grupo de apoyo para fortalecer su desempeño) son 50 salarios mínimos, $32 millones, en números cerrados. Senadores y representantes nombran y retiran a sus colaboradores con una simple notificación, salvo casos de maternidad o grave enfermedad.

Con la llegada del Centro Democrático al Congreso, ese partido –que lidera el expresidente Uribe Velez- dispuso que los congresistas cedan algunos salarios para nombrar “una unidad central” que investigue y trabaje para toda la bancada.

Cuando asumió Barón Neira, oriundo de Boyacá, del grupo político de Ciro Ramírez, le pidieron posesionar a Victoria Jaramillo, con diez salarios ($5.100.000) para que cumpliera funciones de prensa del senador y atendiera otras actividades del CD.

El problema surge porque Rigoberto, quizá acostumbrado a hacerlo en sus tiempos de diputado de Boyacá, le pidió a la nombrada una cuota mensual de dos salarios mínimos  “para ayudar a la causa”.

Jaramillo se negó a hacerlo y elevó la queja ante la veedora del partido, Mery Becerra Gómez, quien consideró “normal” la solicitud del senador.

La afectada tiene una grabación que confirma el abuso y la han escuchado desde Uribe Vélez hasta Ernesto Macías, pasando por la senadora María del Rosario Guerra. Todos reprueban el hecho en privado pero ahí se quedan.

Rigoberto Barón se incomodó por la negativa de su subalterna y le pidió renunciar. Lo hizo personalmente. Se lo ha recordado la secretaria y también el jefe de la UTL. Como la señora Jaramillo sigue en el puesto, el congresista ha prometido echarla este mes.

Es posible que con esta nota no la boten y Barón baje la guardia, temeroso de perder su curul. Incluso que quede atornillada en el cargo.

Jaramillo agotó todas las instancias internas de su partido y estaría dispuesta a denunciar al congresista ante la Procuraduría, pero si no lo hace yo mismo tramitaré la queja ante el Ministerio Público y el Consejo de Estado.

Existe la queja ante la Veeduría del Centro Democrático, una grabación del senador Barón pidiendo “el apoyo” y muchos mensajes para presionar su renuncia.

Vamos a ver si Barón resulta tan varón a la hora de explicar su chantaje, si los uribistas le siguen cohonestando el atropello y la veedora disponga que es norma interna de la colectividad.

@artunduaga_

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO