Viendo el video de Ferro con el procurador

Viendo el video de Ferro con el procurador

19 de febrero del 2016

Por: @Don_DiegoNorea

El lunes pasado, muy tarde en la noche sonó mi celular con insistencia. No lo contesté porque estaba viendo un especial del  Minuto de Dios. Eran los diez programas más vistos del padre Diego Jaramillo, sus enseñanzas me tenían hipnotizado.

Lea también: ¿Por qué Peñalosa debe ser presidente de Colombia?

Cuando terminé de ver los videos y antes de empezar a ver los del doctor José Galat, regresé la llamada a la persona que con tanta urgencia me llamaba. Aunque era muy tarde para llamar a una casa decente, me tomé el atrevimiento.

‘Lalo’, así le decimos sus amigos al excelentísimo procurador Alejandro Ordóñez, estaba atónito. Tenía la lengua paralizada.

Solo se limitó a citarme a una reunión de URGENCIA al otro día en su casa. “Es urgente doctor Diego Norea, lo espero a las cinco de la mañana”, me dijo.

Como tenía que madrugar, no vi los videos de Galat esa noche, pero si los alisté para llevarlos a la casa de Alejandro por si hay oportunidad los analizamos a la luz de libro sagrado, pensé.

Beatriz, la esposa de ‘Lalo’, me abrió la puerta. Se notaba que poco o nada había dormido.

“Alejandro está muy preocupado, no durmió nada y cree que ahora sí el fin del mundo está cerca”, me dijo. Luego me pidió que lo esperara en el estudio.

Mientras llegaba, aproveché para hojear un libro que estaba en el escritorio, justo al lado de unas figuras preciosas que Alejandro conserva desde los años de upa, de San José y la Virgen María.

Era un libraco edición especial de lujo con las tres encíclicas escritas por Benedicto XVI. ¡Un best seller!

Fue una gratísima sorpresa encontrarme esa mañana con viejos conocidos. No era el único al que ‘Lalo’ había citado para ese cónclave de urgencia. En el recinto también estaban el honorable senador, Roberto Gerlein y e mismísimo José Galat, mi ídolo por estos días. Aproveché para que me regalara un autógrafo. Todos rezamos el rosario.

Como Alejandro no sabe de esas vainas, le pidió a Ángela María, su hija menor, que le abriera el correo y le buscara el más reciente mensaje de Victoria Eugenia. Asunto: Video Ferro, decía en la bandeja de entrada.

“Solo déjemelo para darle play”, le dijo. Luego le pidió que se retirara “inmediatamente” del estudio. No quería que su pequeña escuchara esa conversación. Razón tenía.

Mis oídos, y los de mis contertulios, no entienden y se resisten a entender, la jerga (con jota) con la que habla esa gente. “Clavar, que me claven, comer, el huevo”, todo eso no es más que un lenguaje aberrante, un lenguaje que merece ser investigado y prohibido su uso. Castigado con cárcel.

Ver el video en compañía de tan ilustres personajes fue tan, o igual de desagradable, a la vez que ordenaron investigar al exministro Andrés Felipe Arias, al excomisionado de paz, Luis Carlos Restrepo o a la doctora María del Pilar Hurtado. Gente de bien. ¡Hola!, entre otras cosas, es injusto que mientras que a ella la metieron a la cárcel por chuzar, a estos personajes no les pase nada por clavar.

Por un momento el cuarto estudio de ‘Lalo’ se asemejó más a una sala de urgencias que a una biblioteca sagrada.

Alejandro estaba pálido, se cogió la cabeza entre las manos y la movía con desesperación, al doctor Galat se le iba el aire (menos mal no tocó darle respiración boca a boca) bastó con que tomara un poquito de agua bendita que ‘Lalo’ tiene siempre atrás de la puerta y Gerlein salió corriendo al baño a vomitar. Al regresar recordó un brillante discurso: “El sexo entre varones es sucio, asqueroso, excremental”.

Bien hizo el señor Carlos Ferro en renunciar. Él debe entender que los homosexuales no caben en esta democracia, no sirven para hacer política, ni para nada. Si acaso para que voten, siempre y cuando voten bien, no por quienes dicen defender sus absurdos derechos.

Pero Alejandro no nos invitó para reflexionar si publicábamos o no el video, eso se lo dejamos a Vicky y a sus periodistas, periodistas,  nos invitó para que le ayudáramos a tomar una decisión.

Horas después ordenó investigar al general Rodolfo Palomino. No importa que las denuncias de la comunidad del anillo fueran viejas, si no hay video, no hay escándalo y eso debe ser investigado. ¡Faltaba más!

* Los comentarios, textos, investigaciones, reportajes, escritos y demás productos de los columnistas y colaboradores de Kienyke.com, no comprometen ni vinculan bajo ninguna responsabilidad a la sociedad comercial controlante del medio de comunicación, ni a su editor, toda vez que en el libre desarrollo de su profesión, pueden tener opiniones que no necesariamente están acorde a la política y posición del portal.