Charles Darwin, el genio de la evolución

Foto: Wikipedia

Charles Darwin, el genio de la evolución

20 de abril del 2017

Charles Robert Darwin, el joven cuyo padre le pidió más atención a su trabajo del colegio y menos a las ratas y a los perros. Pero fue ese interés del muchacho por los animales lo que lo llevó a hacer historia con una teoría científica que provoca debate continuamente.

Charles nació el 12 de febrero de 1809, desde pequeño amaba la naturaleza y creció con el deseo de comprender ¿Cuáles son las leyes de la vida?, eso fue lo que escribió Darwin en su cuaderno. Hablar de evolución en esa época era declararse intolerable para la ciencia.

Era un científico aventurero, rebelde y polémico. Fue el hombre que cambió para siempre la forma de ver el mundo. Su ciudad de nacimiento fue Shrewsbury, Inglaterra, estaba en medio de un entorno campestre que le permitió amar la naturaleza.

Fue el quinto de los seis hijos que nacieron del matrimonio entre Robert Darwin, un médico y aristócrata acaudalado y  Susannah Wedgood. Su madre estaba enferma y falleció cuando él tenía ocho años.

A los trece años Darwin ingresó a una escuela local, el conocimiento de las lenguas antiguas era considerado como la marca de un caballero, el griego y latín dominaban las clases y dejaban a Darwin aburrido, esto se veía reflejado en sus malas notas, la vida al aire libre era su vocación y se convirtió en un experto jinete y cazador.

En 1825 cuando Charles tenía 16 años, su padre lo sacó de la escuela y lo envió a estudiar medicina a la Universidad de Edimburgo, Darwin al ver como torturaban a los pacientes en la sala de operaciones, ya que era la época anterior al cloroformo, se sintió abrumado y abandonó la carrera de médico.

Al regresar a su casa su padre le ofreció otra ruta, ser clérigo, Darwin aceptó  y gracias a la fortuna e influencia de su padre, lo aceptaron en la Universidad de Cambrigde. Se encontró con un hombre que estaba destinado a cambiar su vida, el profesor John Henslow un clérigo profesional y botánico aficionado.

El viaje de Darwin en el Beagle

Darwin se convirtió en un coleccionista aficionado, devoraba libros de expediciones botánicas, terminó con un grado en teología en Cambrigde. El profesor Henslow le envió una carta a Darwin diciéndole que estaban buscando un joven naturalista para un viaje alrededor del mundo y él aceptó.

El viaje duró casi cinco años, la corona británica había asignado al HMS Beagle para levantar un mapa de rutas marinas a lo largo de Suramérica. Incansable Darwin reunía fósiles, pieles y restos de exóticas formas de vida.

Cuando conoció a los nativos y agregando su experiencia se convenció de que el hombre está firmemente enraizado con el reino animal, todas la criaturas de la naturaleza son primos entre sí y vulnerables a los caprichos de la naturaleza.

Darwin, le enviaba de manera periódica las especies que recolectaba al profesor Henslow y él estaba encantado con la colección y el trabajo de Darwin. El profesor propagó entre los científicos los hallazgos de Darwin convirtiéndolo en una celebridad.

Los científicos incluyeron a Darwin en su selecto circulo. En 1938 Darwin tenia su teoría clara, la competencia en la naturaleza hace que las especies se alteren y solo prosperan aquellas que sus mutaciones son las más apropiadas a su entorno.

Un año después publicó su libro «El Viaje del Beagle» y fue un éxito de ventas, se casó con su prima Emma Wedgewood, con las fortunas de las dos familias Darwin no tuvo que preocuparse por el pan. Ella era cristiana y las ideas de Darwin le hacían pensar que la falta de fe su esposo los separarían en la eternidad y el estaría en el infierno.

Aún así, el matrimonio se mudó a su Down House rural, escribió un ensayo de 230 páginas destinado a complementarse con el resto de sus investigaciones en el caso de una muerte prematura. En ese momento a Darwin lo aquejaba de una enfermedad que lo achacaría el resto de su vida.

La causa más probable era «el mal de chagas», enfermedad causada por la picada de un insecto en Brasil. Durante los siguientes 40 años vivió como un semi invalido, solo era capaz de trabajar dos o tres horas diarias.

Tuvo diez hijos, siete llegaron a ser adultos. Le tenía mucho amor a sus hijos y le gustaba divertirse con ellos. Annie una de las hijas de Darwin se debilitó y murió a los nueves años, Darwin consultó con varios especialistas y no pudieron descifrar la causa.

En noviembre de 1859 a los 50 años de edad, publicó «El Origen de las Especies», y creó un alboroto inmediato. Sus teorías fueron difamadas e incomprendidas y fue ridiculizado. A medida del tiempo la opinión pública aceptó la teoría.

Foto: Wikimedia

Foto: Wikimedia

Quitándose el peso de sus hombros de la evolución, su salud mejoró sustancialmente. Darwin se convirtió en un anciano venerable. En abril de 1882 Darwin de 72 años de edad sufrió un infarto en su hogar en Downe, esperaba ser enterrado en el patio de la iglesia de St. Mary, pero por petición de sus colegas se realizó un Funeral de Estado y fue enterrado junto a Isaac Newton.

Solo cinco personas que no pertenecían a la realeza tuvieron un funeral de semejante magnitud durante el siglo XIX.