Charles Richter, el creador de la escala sismológica

Foto: @Wikimedia

Charles Richter, el creador de la escala sismológica

30 de septiembre del 2017

Un día como hoy pero en 1985 falleció el sismólogo estadounidense Charles Francis Richter,  quien con la ayuda del sismólogo alemán Beno Gutenberg crearon la escala de medición mundial de terremotos, la Escala de Richter. 

Nació en Hamilton, Ohio, Estados Unidos, el 26 de abril de 1900. Estudió en la Universidad de Stanford y en 1918 realizó un doctorado en Física en el Instituto de Tecnología de California. Antes de terminar recibió una oferta de trabajo en el Carnegie Institute de Washington, una organización para el descubrimiento científico y así se interesó por la sismología.

Allí realizó un énfasis en los movimientos de las placas tectónicas debido a que Pasadena (California) era una zona propensa a los temblores. Después de siete años de investigación en el laboratorio sísmico de Pasadena, Charles realizó un descubrimiento por el cuál es recordado cada vez que tiembla.

Richter descubrió un método para medir los sísmos desde sus epicentros, se trata de la Escala de Richter. Esta medición se hace desde el cero hasta el nueve y varía según la intensidad del sísmo. Años atrás ya existía la Escala de Mercalli, pero solo podía medir en el punto donde se encontraban los sismógrafos.

Hoy en día la sismología mundial usa Richter para determinar las fuerzas de los movimientos telúricos. El modelo fue desarrollado por Charles con la ayuda de Beno Gutenberg.

Estas son las diversas magnitudes de los sísmos:

  • Intensidad menor a 2 

Este grado es un sismo que es imperceptible debido a su baja intensidad. La frecuencia con la que ocurre oscila entre las 7 mil a 8 mil veces por día.

  • Intensidad 2.0 a 2.9 

Estos movimientos muy pocas veces los perciben los seres humanos. La frecuencia de ocurrencia se da por lo menos mil veces al día.

  • Intensidad 3.0 a 3.9 

Al igual que la anterior categoría se mantiene en un nivel bajo. Estos movimientos son percibidos, pero muy pocas veces causan alguna clase de daños a las personas o algún tipo de material ligero.

  • Intensidad 4.0 a 4.9 

En esta categoría el movimiento se empieza a sentir, los objetos se mueven y genera ruido. Sin embargo no produce daños.

  • Intensidad 5.0 a 5.9 

Este grado sin duda es perceptible, en estos casos los daños se producen en lugares como construcciones precarias, débiles o muy antiguas.

  • Intensidad 6.0 a 6.9 

Esta intensidad ya se denomina como fuerte, provoca pánico en las personas. Además, en las zonas costeras se realiza la evacuación preventiva por riesgos de tsunami. La edificación que no está construida con sistema antisísmico probablemente presentará daños.

  • Intensidad 7.0 a 7.9 

Este movimiento se denomina mayor. En estos casos es difícil mantenerse en pie y por lo general se necesita un apoyo para evitar caerse. Las edificaciones sufren daños y como en la categoría anterior, en las zonas costeras no cabe duda que el riesgo de que haya un tsunami es inminente.

  • Intensidad 8.0 a 8.9 

Con un sismo de este grado el riesgo es ineludible. Puede causar graves daños en zonas de varios cientos de kilómetros, la frecuencia de ocurrencia es de 1 a 3 veces por año.

  • Intensidad 9.0 a 9.9 

Las consecuencias en esta categoría son devastadoras y pocas construcciones son las que no sufren daño. Las calles se agrietan. En las zonas costeras los tsunamis aparecen en minutos, la altura de las olas son de 10 metros. Ocurre 1 a 2 dos veces en 20 años.

  • Intensidad sobre 10 

Este sismo es catalogado como ‘Legendario o apocalíptico’, en la historia de la humanidad nunca se ha registrado un terremoto de tal magnitud. Si llegara a pasar, serían muy pocas las edificaciones que quedarían en pie y pocas calles quedarían en un estado transitable.