Gil Scott-Heron: diez años sin la revolución no televisada

Publicado por: Erika Mesa Díaz el Jue, 27/05/2021 - 13:22
Share
El poeta afroamericano y precursor del hip hop falleció un día como hoy hace diez años. Esta es la historia de un hombre que se hizo famoso por hablar claro al son del blues.
Gil Scott-Heron: diez años sin la revolución no televisada
Créditos:
Flickr / bassculture

La revolución no volverá después del corte a comerciales
Después de un mensaje sobre un tornado blanco
Un rayo blanco o gente blanca
No tendrán que preocuparse por una paloma en su cuarto
El tigre en su tanque o el gigante en el inodoro
La revolución no sabrá mejor con Coca-Cola
La revolución no matará los gérmenes que causan el mal aliento
La revolución los pondrá en el asiento del conductor

Este es un fragmento de The Revolution Will Not Be Televised, uno de los poemas más recordados de Gil Scott-Heron y una de las piezas más citadas en medio de las manifestaciones de cualquier tipo, aunque muchos no tengan muy claro de dónde viene la frase.

El poema hizo parte de su primer LP, Small Talk at 125th and Lenox, y lo consolidó como una de las voces afroamericanas más poderosas de su tiempo. El camino no fue fácil, pero a fuerza se enfrentó a una sociedad segregadora y a la grandeza de su propia mente.

Gil Scott-Heron nació en Chicago el 1 de abril de 1949. Su madre fue una cantante de ópera neoyorquina y su padre era un futbolista jamaiquino. Tras el divorcio de sus padres, se fue a vivir con su abuela a Tennessee, y tras la muerte de ella regresó a vivir con su madre en el Bronx. 

Fue inscrito en una escuela pública hasta cuando la calidad de sus poemas le dio la oportunidad de entrar becado al colegio privado Fieldston. Allí tendría garantizada una educación de calidad y buenos contactos, pero también la presión racial y socioeconómica de pares y superiores.

Una vez terminada la secundaria, Gil Scott-Heron comenzó a asistir a la Universidad Lincoln, la primera universidad en Estados Unidos históricamente dedicada a estudiantes negros que les ofreció títulos profesionales. Quiso estudiar allí porque era el alma máter del poeta Langston Hughes. Aunque no terminó su pregrado, sí fue admitido a una maestría en escrituras creativas en la Universidad Johns Hopkins, cuyo título sí alcanzó.

Después del acallamiento parcial del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, motivado por el asesinato de Martin Luther King, salió Small Talk at 125th and Lenox, que incluía este poema clásico y otras composiciones acompañadas con sonidos de soul y jazz.

Algunas de sus letras eran declamadas por él mismo sobre la base musical, mientras otras traían ritmo y entonación como lo haría una canción popular. Su factor diferenciador es que él era una voz reflexiva, resistente y crítica de las inequidades, del gobierno Reagan y el racismo; sin embargo, algunas de sus grabaciones están dedicadas a la amistad y el amor. En vida alcanzó a grabar nueve LP, más las colaboraciones y grabaciones en vivo que quedaron registradas.

Con la llegada del hip hop y el rap, que tenían bases musicales similares pero contenidos diferentes —entre otras cosas, porque Gil Scott-Heron pudo atravesar una brecha social que muchos exponentes del género urbano no pudieron—, fue sacado de su casa disquera.

Aunque siguió presentándose en vivo, sus condiciones de vida se deterioraron por cuenta de sus adicciones. Gil Scott-Heron fue detenido a principios de los 2000 por posesión de cocaína y no siguió los programas de rehabilitación bajo el argumento de que le negaban los retrovirales contra el VIH que padecía.

Seguía vigente por sus giras, por las demandas que se ganaba al no poder asistir a algunos conciertos y porque algunos artistas urbanos hacían covers de su trabajo, según él, a cambio de "un poco de dinero para que cierre la boca". 

Finalmente, su cuerpo dejó de funcionar el 27 de mayo de 2011. Recién había regresado de presentarse en algunas ciudades de Europa, se sintió enfermo y fue llevado al hospital donde murió.

Siga a KIENYKE en Google News