José Miguel Palencia, abuelo, padre, tío y amigo

24 Marzo 2022, 09:16 AM
Share
Recordamos a José Miguel Palencia, un hombre que dejó un legado importante a su familia y comunidad. El abuelo, padre, tío y amigo ha partido, pero siempre estará presente en nuestros corazones.

Covarachia, Boyacá, lo vio nacer; hijo de una familia de la que forjó los valores, esos mismos que nos inculcó a nosotros como su descendencia. Muy joven encontró la vocación en su amado y glorioso Ejercito Nacional de Colombia, de la que con orgullo y honor lució su uniforme.

El Sargento Palencia se caracterizó por ser un hombre con una disciplina muy marcada que siempre aplicó durante el camino de vida que recorrió. Miles son las historias que recordaba a su paso como militar, pero está la más especial entre todas ellas: Floralba.

Allí empezó su historia de amor, conoció a aquella enfermera de la que se enamoró y con la que compartió durante más de 60 años. Nancy, Carlos, Hoover, María, Alba Luz, José Miguel y Paulo, son el fruto de esa magna unión.

Fue un hombre que siempre pensó en su familia por sobre todas las cosas, en compañía de su esposa valoró, educó y alimentó a sus hijos, guiandolos con sus virtudes a trasegar la vida y una herencia que también trasladó a nosotros sus nietos.

El azul, su color favorito, camisas, buzos, carros y hasta la fachada de su casa las prefería de ese tono. Me contaba mi papá - Carlos - que apenas compró una casa en el barrio San Francisco de la ciudad de Tunja, lo primero que hizo fue pintar la gran fachada de ese color; todo por seguir los ideales del Partido Conservador y los goles de Millonarios.

Su vida la dedicó a servir a la patria, a su familia y a también a la comunidad; fue alcalde del municipio de Monguí, Boyacá - famoso por ser el pueblo donde se fabrican balones - y en donde dejó una gran impronta: en 1982, el municipio recibió el premio como ‘el pueblo más lindo de Boyacá’, un reconocimiento muy importante en el departamento y que bajo su gestión logró sembrar esa semilla, para lo que hoy en dia es Monguí como un importante atractivo turístico a nivel nacional.

José Miguel Palencia

Abuelo

Siempre lo recordaré por su carácter, cariño y una muy buena persona. Aquellos desayunos y almuerzos en los que mostraba su afecto compartiéndonos sus bocados, los viajes a la finca, sus historias en la vida militar y la disciplina que inculcó.

Nunca olvidaré aquella vez acompañados de un chocolate con galletas, en la que me ofreció patrocinar una carrera militar - siempre tuvo el anhelo que alguno de sus hijos o nietos recorrieran sus pasos castrenses - ,él siempre preocupado por el bienestar de cada uno de nosotros y tener objetivos de vida; pero tuve que negarme, ya que nunca contemplé ese camino. No le gustó mi respuesta y dejó de hablarme por un tiempo, y luego con un abrazo y sonrisas “limamos asperezas”.

Te pido perdón por momentos que quizá nos faltó por vivir, te pido perdón por no poder aprender a hacer ese nudo perfecto de la corbata que me trataste de enseñar. Gracias abuelito, gracias por tu vida, gracias por las enseñanzas y el gran legado que nos dejas, que seguiremos y representaremos como tu descendencia.

¡Quédate tranquilo! cuidaremos de tu esposa, madre y abuelita, aquella mujer que a tu lado nos forjó como familia.

Tus hijos: Nancy, Carlos, Hoover, María, Alba Luz, José Miguel y Paulo; tus nietos: Catalina, Javier, Angélica, David, Camila, Diana, Adriana, Hoover, Juan Manuel, Sebastián, Julián, Óscar, Santiago, Daniel, José Miguel, Laura y tu bisnieto Nicolás, te decimos: ¡Gracias!

Gracias José Miguel Palencia Angarita, abuelo, padre, tío y amigo.

José Miguel Palencia

Nunca existen palabras adecuadas para describir el sentimiento cuando alguien falta para siempre, sin embargo, siempre quedan las cosas buenas, los buenos recuerdos y las lindas enseñanzas que esa persona deja en uno. Y eso fue lo que hiciste abuelito, me dejaste gratos recuerdos de mi infancia y adolescencia, muchas navidades y vacaciones compartidas, muchas historias contadas en los almuerzos familiares y aunque en los últimos años unos cuantos kilómetros nos separaban y nos veíamos una vez al mes eran siempre buenos los momentos que podíamos compartir. Te recordaré con amor, cariño y gratitud. Me da un poco de tristeza que no hayas podido conocer a tu único bisnieto pero se que desde el cielo nos estás cuidando y protegiendo y yo le contaré e a él la gran persona que fuiste y lo orgullosa que me siento de ser tu nieta y de pertenecer a esta bonita familia que dejas a tu paso. Te quiero mucho abuelito, vuela alto con los angelitos y descansa tranquilo de saber que todo lo que hiciste lo hiciste bien, un beso Angeliquita y Nico.

Por: Angélica

¡Vencer o morir! un lema del Ejército que representa la vida de un militar que sin duda luchó hasta el final, aprendí en mi formación como policía tal vez lo duro por lo que pudiste pasar y agradezco que en un momento tu me dijiste: "Que orgulloso me siento mija de que porte el verde oliva", contándome sus historias de cuando estaba en terreno. Me deja un vacío muy grande pero con el corazón lleno de agradecimiento y felicidad por ser parte de esta familia.

Por: Nana

Abuelito, tu presencia estará con nosotros y tu memoria será para siempre. Gracias por todo lo que nos diste por tu enorme legado.

Por: Javis

KienyKe Stories