La muerte que opacó la felicidad de los Hermanos Rosario

Publicado por: michell.figueroa el Jue, 19/03/2020 - 16:14
Share
Una mujer acabó con la vida del menor de los hermanos.
Pepe Rosario

Pepe Rosario, uno de los integrantes del reconocido grupo de merengue 'Hermanos Rosario', tenía un futuro prometedor en el mundo de la música. Sin embargo, un día como hoy, el joven que tenía solo 21 años fue asesinado.

La desgracia que opacó la felicidad y éxito de los 'Hermanos Rosario' ocurrió el 19 de marzo de 1983. Cuando la agrupación terminaba de tocar un set en un establecimiento público, una bailarina se acercó a Pepe y le propinó una puñalada a la altura del corazón.

Ante los ojos de sus hermanos Toño, Rafa, Luis, Tony y Francis, Pepe se desplomó y la mujer que lo hirió junto con otras dos jóvenes que la acompañaban, salieron corriendo del lugar.

De inmediato los hermanos trasladaron a Pepe a un centro médico ubicado en la población donde realizaban la presentación. Sin embargo, en ese lugar al parecer no lo atendieron porque no contaban con los insumos suficientes. 

Posteriormente, los hermanos Rosario llevaron a Pepe al hospital Jaime Oliver Pino, en San Pedro de Macorís, de acuerdo con versiones de la familia, allí tuvieron inconvenientes porque para hacer uso de la ambulancia debían pagar el servicio de inmediato. 

Hermanos Rosario

En sus declaraciones, los hermanos han manifestado que la muerte de Pepe en gran parte se debió a los traumatismos en el proceso de atención médica. No solo la falta de atención y la demora por el pago de la ambulancia sino por la presunta falta de experiencia del médico que viajó con Pepe en el vehículo.

El menor de los Rosario, desde que lo apuñalaron hasta que falleció, tuvo que pasar por cuatro centros de salud en diferentes poblaciones en un lapso de tres horas. Cuando llegó al último hospital no aguantó y falleció.

Aunque la agrupación alcanzó el éxito y reconocimiento, la pérdida de uno de sus integrantes es algo que nunca pudieron superar y aún acongoja a los Hermanos Rosario.