Murió Gabo, el más grande maestro de la literatura colombiana

Publicado por: admin el Jue, 17/04/2014 - 10:11
Share
El periodista y escritor colombiano murió a sus 87 años en Ciudad de México. Al parecer la causa de su fallecimiento fue un cáncer. García Márquez, el único colombiano que ha ganado el premio N
Murió Gabo, el más grande maestro de la literatura colombiana
El periodista y escritor colombiano murió a sus 87 años en Ciudad de México. Al parecer la causa de su fallecimiento fue un cáncer. García Márquez, el único colombiano que ha ganado el premio Nobel de Literatura, deja un legado invaluable para el periodismo y la literatura mundial. Es autor de más 40 libros y un sinnúmero de piezas periodísticas que elaboró durante hechos históricos como la revolución cubana y el final del gobierno de Salvador Allende en Chile. Gabo nunca dejó a un lado su interés por la música vallenata y la cultura Caribe. Gabo nació en el municipio de Aracataca (Magdalena) y convivió con sus abuelos hasta los ocho años. Muchas de las experiencias vividas por esa época fueron plasmadas en varias de sus obras como Cien años de soledad. Luego se trasladó a Barranquilla y fue matriculado en el internado Colegio San José, lugar donde creó sus primeros versos humorísticos. Gracias a una beca terminó sus estudios en el Liceo Nacional del municipio de Zipaquirá (Cundinamarca). Allí la soledad le permitió consumirse en la lectura. Presionado por sus padres, se matriculó en la carrera de Derecho de la Universidad Nacional de Bogotá. Como poco le interesaba aprender de leyes, Gabo continuó escribiendo. Su primer contacto con la prensa y lectores fue gracias al periódico El Espectador, donde le fue publicado un cuento titulado La tercera resignación. Luego del ‘Bogotazo’ las clases en la Universidad Nacional fueron canceladas y la ola violencia hizo que Gabo perdiera algunos libros de su biblioteca y escritos en borrador. Fue así como se vio obligado a solicitar el traslado a la Universidad de Cartagena. A los 21 años, García Márquez –delgado, de cejas pobladas y bigote insípido– comenzó a escribir para el periódico El Universal de Cartagena. Allí publicó los primero textos periodísticos y tenía como responsabilidad mirar los cables extraídos del teletipo para buscar temas novedosos para el diario. Con el tiempo, Gabo demostró que prefería dedicar su tiempo a las letras y poco a poco fue olvidándose de la universidad. Fue el comienzo de su carrera como periodista. Su segundo trabajo fue en El Heraldo de Barranquilla. Después se vinculó a El Espectador, donde se posicionó como el primer crítico de cine en Colombia. De allí salió como corresponsal a Europa y Estados Unidos. Recorrió parte del mundo, emprendió algunos proyectos periodísticos independientes como la revista Momento y Alternativa. En 1982 García Márquez llegó a la cúspide de su carrera: ganó el Premio Nobel de Literatura. Un texto que gestó en México y muestra del ‘Realismo mágico’. Luego vino la creación de la Fundación del Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) y la revista Cambio. En los últimos años, luego de superar un linfoma se dedicó a escribir sus últimas obras: Vivir para contarla y Memorias de mis putas tristes. Gabo será recordado como el periodista que se consagró como escritor, el colombiano que se lee en casi todos los rincones del mundo.