Chocó: Tierra de potencialidades culturales

31 Julio 2022, 06:42 PM
Share
Creado Por
Edubar Arango
"El Chocó posee una enorme gama de activos culturales, que lo hace protagonista de este tema en nuestro país, por el potencial de las expresiones artísticas, culturales, creativas e identitarias del departamento".

El departamento del Chocó es una región rica en diversidad biológica y cultural, pero con las más altas tasas de pobreza y necesidades básicas insatisfechas. Este territorio lleno de contrastes, está habitado por comunidades negras, una población mestiza colona y cuatro pueblos indígenas: embéra, wounaan, tule y kuna. Sus habitantes “gente de río y selva” tienen una relación muy estrecha con la naturaleza, con sus ancestros y con sus tradiciones culturales. En el Chocó los santos bailan, a los muertos se los acompaña y se les entierra entre cantos, a los niños se los cría en comunidad y a las enfermedades se las alejan con hierbas medicinales. Estas características hacen de ésta, una región cuyo patrimonio natural y cultural debe protegerse, darse a conocer y convertirse en factor de desarrollo y bienestar para su población.

El Chocó posee una enorme gama de activos culturales, que lo hace protagonista de este tema en nuestro país, por el potencial de las expresiones artísticas, culturales, creativas e identitarias del departamento. 

Es por esto, que el apoyo del Ministerio de Cultura juega un papel coyuntural a la hora de generar dinámicas que no solo visibilicen los activos culturales del Chocó, sino que empodere a los actores culturales para que así puedan capitalizar esas potencialidades.

En ese sentido, la gestión de la ministra Angélica Mayolo ha sido fundamental en sobrepasar las barreras más comunes de los emprendimientos étnicos en Colombia que tienen que ver puntualmente con la falta de financiación para los proyectos culturales, y la capacitación para mejorar las competencias de los líderes en temas como producción y promoción de sus productos y servicios. 

Más de 8 mil millones de pesos, invertidos en el Chocó por esta cartera en lo que va corrido de este año, en programas, becas e infraestructuras culturales, como la construcción de la casa de la cultura de Istmina y las bibliotecas de los municipios de Atrato y Tadó, muestran el compromiso de La Mayolo y su ministerio con la visibilización de los activos en las regiones más vulnerables.

El Festival Detonante hace parte de esas iniciativas culturales presentes en el Chocó apoyadas por Mincultura. Este evento disruptivo, que inició hace siete años y que se realiza en Quibdó, forjaron con los quibdoseños, una relación basada en inspirar a los jóvenes a ser agentes de cambio de su ciudad. Hoy vemos cómo la violencia y la extorsión están salidos de control. A pesar de todo, las artes brotan y, por eso, el objetivo de Detonante ha sido siempre mostrar este lado positivo y no dejar que la llama creativa se apague.

María López, José Francisco Aguirre y Felipe Jaramillo, sus fundadores, le apuestan a la transformación de ideas, estrategias y acciones potentes, para generar un impacto social y ambiental, con el compromiso de construir un futuro en el que los resultados sean positivos para la sociedad y el planeta. En otras palabras “Un futuro donde todos seamos parte de un cambio posible”.

Ayer sábado, precisamente, finalizaron 3 días de charlas y talleres con sentido ambiental, turístico y empresarial, donde no sólo se visibilizaron los emprendimientos de los chocoanos, sino que también se les dio oportunidades con “Pitch” a los “Start Up” que necesitan acompañamiento para mercados y financiación y cerraron con un espectacular concierto con la Maestra Zully Murillo y más de 100 artistas en tarima, en un evento financiado por gente de afuera, pero totalmente “De quibdoseños para quibdoseños”.

 Así mismo, tenemos las Fiestas de San Pacho, el evento cultural más grande e importante de este departamento, donde en más de 17 días se representa nuestra identidad y donde se recogen todas nuestras expresiones culturales: La alegría, la hermandad, el compañerismo, la colectividad y la resiliencia, que caracterizan a los que habitamos esta tierra. Además, declarada patrimonio inmaterial de la humanidad por la Unesco.

Pero los chocoanos somos más que rumba, chirimía y aguardiente, nuestra gastronomía es apetecida por todo el planeta, más de 10 platos típicos indican la variedad de sabores de esta región bañada por el mar de Balboa y luego rebautizado por Magallanes como Pacífico. La rica gastronomía chocoana debe sus orígenes a la mixtura de los españoles, la ancestralidad de los negros traídos de África y los Indígenas conocedores de la agricultura, que habitaban estas tierras.

Entre las joyas de la corona de las expresiones musicales del departamento del Chocó, se encuentra la Chirimía Chocoana, conformada por instrumentos europeos y africanos como el clarinete, el bombardino, los platillos, el redoblante y la tambora y es el conjunto tradicional que acompaña las fiestas patronales del departamento y cualquier otro tipo de festejo de la región.

La chirimía es la que acompaña las danzas tradicionales del Chocó, pero son los bailes los que la hace precisamente multiculturales, como el Abozao, Currulao, la Juga, la Mazurca, Jota, la Polca y por su puesto el Pisón, todos los sonidos se sincronizan para sacar lo más puro de los ancestros africanos. 

Amigos interioranos me preguntaban hace poco, sobre el origen de la riqueza cultural de nuestro departamento y pues la explicación es precisamente la conexión que tenemos con la madre África. Un concienzudo estudio del historiador chocoano, Sergio Mosquera, se ocupó de identificar los orígenes africanos de la población del Chocó. 

Por medio de una encuesta se logró identificar las regiones de África de donde provenían los esclavos, así como sus características y Xenogamia, Costa de Oro (25,6%), Golfo de Benín (21,5%), Golfo de Biafra, África Central (19%) y Costa de la Pimienta son las regiones africanas identificadas, así como el porcentaje de ellos en el Chocó.

Esta mixtura de saberes, es la que conforma nuestra inmensa riqueza cultural. No olvidemos que los afros llegaron a América en calidad de esclavos, en contra de su voluntad, pero muchos de ellos eran príncipes, reyes y nobles, con sabidurías ancestrales y milenarias, conocedores de la Astronomía, las matemáticas y muchas ciencias más.

Se ha documentado que entre 1525 y 1866 se realizaron cerca de 36 mil viajes trasatlánticos directos entre África y las Américas, los cuales transportaron 11 millones de africanos esclavizados en dicho periodo.

Nuestro departamento, rico como el que más, en aspectos culturales, requiere de todo el apoyo del estado para visibilizar estas potencialidades. No es procedente, por ejemplo, que una fiesta como San Pacho, se esté manejando aun como una fiesta de pueblo, donde se nota al rompe, las grandes carencias de posicionamiento que lograrían ubicarla al mismo nivel de celebraciones como el carnaval de barranquilla o la Feria de las Flores.

Es importante entonces, generar acciones de articulación para el fortalecimiento de una red de mercados culturales que generen acciones y políticas para su sostenibilidad y crecimiento; la cual facilitará el logro de los objetivos comunes, generando un impacto positivo en el sector cultural del país y la proyección internacional de los emprendimientos, gestores y actores culturales de la nación.

Por último, solo queda decir, que resulta muy triste, a propósito del Festival Detonante y otras iniciativas culturales, que tengan que venir de otras regiones a Quibdó, a financiarlas, a apoyarlas y a recordarnos, que somos una tierra de titanes, que con resiliencia sorteamos las adversidades que la vida nos ponga, y donde siempre brilla por su ausencia, el apoyo gubernamental local. ¡Qué vergüenza!

 

KienyKe Stories