“El gabinete del Dr. Caligari”: La posguerra hecha película de terror

Publicado por: maria.vargas el Jue, 15/10/2020 - 09:00
Share
Por: Carlos Yaya.
El gabinete del Dr. Caligari

Esta reseña contiene spoilers sobre “El gabinete del Dr. Caligari”. 

La Primera Guerra Mundial no solo representó años de conflicto inspirados por un  asesinato, o un periodo que vio el avance tecnológico de instrumentos para  asesinar, fueron años que llenaron de incertidumbre a todos aquellos que no  formaron parte de los 20 millones de civiles y soldados que fallecieron entre 1914  y 1918, y los otros millones que murieron debido a la pandemia de 1918. En este  contexto nació una de las primeras películas de terror, “El gabinete del Dr.  Caligari”. 

La realidad no fue suficiente para expresar el conflicto interno que tenían los  expresionistas alemanes durante la posguerra. Si bien inmensos y rectos edificios  eran el reflejo del progreso de la sociedad occidental, estos artistas veían como  millones de personas huían de la devastación que dejó la guerra, y la  discriminación racial y étnica, para hacinarse en las ciudades y ser devastados por  el extremismo político. El arte ya no significaba representar el mundo tal como era  percibido por los sentidos, era ahora una oportunidad para reaccionar a las  circunstancias del presente. Éste es el mundo de “Caligari”, un mundo sin  arquitectura organizada e imponente, pero lleno de ángulos y sombras inusuales. 

La película fue el primer esfuerzo de una productora independiente ansiosa por  competir con la poderosa industria nacional. La producción de “Caligari” se valió  no solo de la formación expresionista de los cineastas, sino también de las  experiencias que vivieron los guionistas durante la guerra. Carl Mayer y Hans  Janowitz habían visto cómo las autoridades militares habían obligado a  campesinos convertidos en soldados a participar en genocidios; por otro lado,  sabían de la necesidad inconsciente que tenía el pueblo alemán de renunciar su  libertad a un individuo superior.

dr caligari

La trama va así: El doctor Caligari es un exhibicionista de circo, cuya único  espectáculo es la presentación de Cesare, un sonámbulo que despierta para  revelar el futuro a la audiencia. Siendo Caligari y su bicho de circo los principales  sospechosos de una serie de asesinatos, el héroe de la historia intenta exponer su  maldad sin éxito, pues es incapaz de atrapar a estos sujetos con las manos en la  masa, sintiéndose impotente por la trágica muerte de su mejor amigo y el acoso  que recibe la mujer que ama. 

La historia de Mayer y Janowitz refleja sus experiencias y ansiedad al explicar los 

motivos del supuesto “doctor Caligari”. El hombre que vemos como el presentador  de esta extraña atracción de circo, es el jefe de un hospital psiquiátrico presto a  romper los límites de su autoridad social y científica. Caligari quiere convencer a  las personas de realizar actos atroces pese a sus restricciones morales; por eso,  experimentó con Cesare, un simple muchacho, para manipularlo para asesinar al  azar y así probar su hipótesis.

dr caligari 2

Aquí la cinta hace un argumento expresionista, en el sentido de que impone el  punto de vista de sus autores. Mayer y Janowitz, desde su posición como  supervivientes durante la posguerra, temen el regreso del autoritarismo: que un  individuo inteligente pueda convencer a la ciudadanía de que sus fines son los  correctos, para utilizarlos como obedientes peones en juegos de violencia y  depredación política. La paranoia de los escritores resultó no ser tan descabellada  pues, una década después, el carismático Adolf Hitler movilizaría un discurso de  nacionalismo y antisemitismo para empujar a Alemania hacia otra Guerra Mundial. 

No obstante, pese al mensaje de los guionistas, la película toma un segundo giro  para convertir el significado de una película que parecía ser anti-totalitarista en  una moraleja conformista o, por lo menos, bastante ambigua. Resulta que la  arquitectura tan inusual de “Caligari”, tan presta a las sombras y las curvas más  extrañas, eran parte de la subjetividad de un paciente psiquiátrico. El último gran  giro de la película nos revela que Francis, el héroe de la película que reveló las  acciones del macabro doctor Caligari y su títere, es un hombre institucionalizado  en un manicomio que está convencido de que sus compañeros son criminales, y  que el jefe del servicio de psiquiatría es un delirante homicida. Entonces, toda la  historia que vimos fue, aparentemente, el cuento hipersubjetivo de un narrador  poco confiable.

dr caligari 3

La ambigüedad es el aspecto más impactante de “Caligari”: toda una advertencia  sobre los peligros del totalitarismo existe simultáneamente con una historia que  parece tan conformista como el grito de auxilio de un hombre trastornado por su  experiencia en una cultura que silencia su preocupación sobre el destino de su  pueblo ante los cuestionables métodos de las autoridades científicas y políticas.  Macabra y estimulante, “El gabinete del doctor Caligari” provee tal desasosiego  que es imposible negar su lugar como base estética y temática de las películas de  terror que vendrían después. 

Por Carlos Yaya 

Lecturas adicionales 

X. 

 Crash Course. German Expresionism - Film History #7 [internet]. Disponible  en: https://www.youtube.com/watch?v=K6XDyth0qxc&t=332s Y. 

Kyle Kallgren. From Caligari to Hitler: Imagining the Tyrant [internet]. 

Y. 

Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=ndFysO2JunE&