Nicolás Salazar Ortiz

Administrador de Empresas de la Escuela de Negocios de la Universidad Texas A&M. Es epecialista en Mercadeo Estratégico del CESA y magíster en Gestión Pública de la Universidad de los Andes. Se ha desempeñado como Director de Transferencias Monetarias, a cargo de programas como Familias en Acción e Ingreso Solidario, y como Director de Contratación y gobierno en el sector privado.

 

Nicolás Salazar Ortiz

El mal momento de Renta Ciudadana

Durante su campaña a la presidencia, el presidente Gustavo Petro centró su apuesta social en un programa que prometía entregar $500 mil pesos mensuales a madres cabeza de hogar y adultos mayores. Hoy comenzamos a ver los primeros frutos: el programa Tránsito a Renta Ciudadana entró este año a reemplazar a los programas Familias en Acción e Ingreso Solidario. El problema es que, hasta el momento, ningún adulto mayor ha recibido lo prometido y la mayoría de mujeres no han recibido el valor prometido durante la campaña.

Históricamente las Transferencias Monetarias han sido el principal instrumento de política pública utilizado por el gobierno para reducir la desigualdad. De hecho, cuando se analizan las diferentes fuentes de ingreso de un hogar en función al coeficiente de Gini (uno de los indicadores más utilizados para medir la concentración del ingreso en la población), las transferencias monetarias son la herramienta que mayor impacto tienen en la reducción de la desigualdad dejando a un lado los ingresos laborales. El gobierno pasado, entre los años 2020 y 2021, logró sacar a 1.400.000 personas de la pobreza monetaria y redujo la pobreza multidimensional a un nivel histórico del 12,9% en el año 2022.

La inversión reciente en programas de Transferencias Monetarias no ha sido menor; durante el anterior periodo de gobierno, se invirtió el 57% de los recursos que se han destinado a estos programas desde su creación. $37,7 billones de pesos fueron invertidos para sacar a millones de hogares de la pobreza y la pobreza extrema. Aunque hasta la fecha el DANE no ha publicado el índice de pobreza monetaria para el año 2022, sería interesante ver los efectos que tuvieron estos programas durante este año, toda vez que se llegó a una cobertura histórica de 11 millones de beneficiarios.

Familias en Acción llegó a tener una cobertura de 2.4 millones de hogares. Por su parte, Ingreso Solidario benefició a 4 millones de hogares. Sin embargo, según la información publicada por el DPS, el nuevo programa Tránsito a Renta Ciudadana tiene como meta beneficiar a 3.3 millones de hogares. Podríamos deducir que 3.1 millones de hogares beneficiarios que anteriormente se beneficiaban de Ingreso Solidario y Familias en Acción, quedaron desprotegidos por el Gobierno Nacional de la noche a la mañana.

A pesar de su apoyo en la lucha para la superación de la pobreza, los programas de Transferencias Monetarias deberían ser solo una herramienta para que los hogares superen la pobreza en el tiempo y en ningún momento deben convertirse en programas de asistencia perpetua. Como dice el proverbio, “Regala un pescado a un hombre y le darás alimento para un día, enséñale a pescar y lo alimentarás por el resto de la vida. Ingreso Solidario fue creado como respuesta a la emergencia económica generada por la pandemia, por lo que no sería prudente convertirlo en ayuda perpetua.

El Gobierno Nacional habla de un tránsito; sin embargo, este tránsito debería brindar herramientas a todos los hogares que en algún momento fueron beneficiarios, para que puedan continuar generando ingresos por medios propios y así remplazar estas ayudas. Por ejemplo, si ya es de conocimiento público que el 89,3% de los micronegocios no cuentan con computadores o tabletas, ¿qué estamos haciendo para incrementar su productividad? Se acerca la era de la inteligencia artificial y ¿estamos preparando a nuestra mano de obra para cumplir con los requerimientos y necesidades que traigan estas nuevas evoluciones tecnológicas?

A pesar de que en el último ciclo de pago, se enviaron recursos para un poco más de 2 millones de beneficiarios, Tránsito a Renta Ciudadana busca beneficiar económicamente a 3.3 millones de hogares en los grupos A, B y C del SISBEN. Según cifras del SISBEN IV, existen 10.8 millones de hogares dentro de estos tres grupos del SISBEN. El nivel A del SISBEN (pobreza extrema), agrupa a 3.4 millones de hogares. Si tan solo este nivel del SISBEN tiene más hogares que el número máximo de beneficiarios de Renta Ciudadana, ¿Para qué beneficiar a hogares en niveles B y C del Sisbén, si esto implica no atender un gran número de hogares en pobreza extrema? ¿Para qué reducir la cobertura de hogares que venían beneficiándose de Ingreso Solidario y Familias en Acción?

Lo cierto es que hay descontento alrededor del nuevo programa. El Gobierno Nacional abandonó de manera repentina a 3.1 millones de hogares golpeados por una situación socio económica, y los indicadores de desigualdad y de pobreza pronto mostrarán las consecuencias. La misión de no retroceder en estos indicadores quedará en manos de Alcaldías y Gobernaciones. Tan solo en Bogotá, el próximo alcalde tendrá que definir que hacer con los 350.000 hogares que quedaron sin Ingreso Solidario de la noche a la mañana.

Creado Por
Nicolás Salazar Ortiz
Más KienyKe
En la tarde de este 20 de febrero, integrantes de las disidencias de las Farc habrían retenido un equipo de la Unidad de Víctimas.
El mandatario de los bogotanos se unió a los mensajes de felicitación a la 'Sucursal del cielo', luego de que el Gobierno Nacional escogiera la ciudad del evento de biodiversidad mundial.
Los hechos ocurrieron en el barrio Santander, de la localidad Antonio Nariño.
La razón tiene que ver con que se cumplen dos años de que la Corte Constitucional decretara el aborto libre en Colombia antes de la semana 24 de gestación.
Kien Opina