Medellín embrujadora y libertaria…

30 Septiembre 2022, 05:40 AM
Share
Creado Por
Ignacio Arizmendi Posada
"Los nuevos residentes o inquilinos verán que aquí se ama a fondo, se echan a andar mil y una ilusiones, se sueña en grande, se hace el bien sin mirar a quién, se desarrollan buenos negocios, la gente es querida".

El diario El Colombiano, de la capital antioqueña, recoge (25sept2022) un informe según el cual “una de cada dos búsquedas para comprar o tomar en arriendo una vivienda en Medellín la hacen estadounidenses, seguidos de españoles, chilenos y panameños”, siendo los barrios El Poblado, Laureles y Estadio los preferidos. ¡Bienvenidos! No sorprende: esta es una ciudad embrujadora y libertaria.  Veamos.

 

Ciudad embrujadora

 

• Los nuevos residentes o inquilinos verán que aquí se ama a fondo, se echan a andar mil y una ilusiones, se sueña en grande, se hace el bien sin mirar a quién, se desarrollan buenos negocios, la gente es querida, se forjan amistades maravillosas, se canta, se brinda, se baila.

• Verán que hay fundaciones sociales, culturales, científicas, académicas, etc., de singular utilidad, con solvencia operativa y ética, y formidables centros de estudio y formación.

• Verán que se ayuda a la niñez y al adulto, se ejecutan acciones ciertas de inclusión social, se atiende a los menesterosos, se trabaja en pro de los derechos de la mujer, los servicios de salud y los servicios públicos son de primera categoría.

• Verán que hay concursos de todo tipo, ferias cautivadoras, festivales para la vida, congresos nacionales e internacionales, exposiciones, conciertos, teatro, filmación de películas, numerosos espacios para descubrir y disfrutar, inmejorables destinos de paseo y compras, cocina variada y deliciosa.

• Y verán que esta es una ciudad innovadora, resistente, con visión de futuro, orgullosa, acogedora, moderna, dinámica, solidaria, creativa…

 

Ciudad libertaria

 

A la vez, en Medellín nos sentimos tan libres, pero tanto, tanto, que nuestros nuevos vecinos no tardarán en ver que aquí también hay libertad para:

• Andar en vehículos sin cumplimiento de los requisitos legales, operar volquetas sin frenos, estacionar en cuanta vía haya, ir en contravía, golpear a los agentes de circulación, irrespetar las señales.

• Invadir el espacio público con ventorrillos, consultas de salud a cielo abierto, citas apasionadas, camas plegables para trabas impenitentes, comederos de pida y chupe, consumo de dosis y extradosis.

• Violentar el trabajo y el descanso con oleadas de ruido producido a deshoras por barras de amigos, motos, automóviles, camiones “escalera” para turistas, o generado en discotecas, bares, malls, parques, aceras, apartamentos, casas, gimnasios, colegios. ¡Y no se queje!

• Formar bandas (hay 250) que extorsionan, secuestran, asesinan, hurtan, desplazan gente, desaparecen personas, ejecutan asaltos bien planeados, ofrecen servicios “sicariales” en cualquier forma, a cualquier hora, cualquier día, en cualquier parte, cuantas veces se requiera.

• “Pecar y hacer pecar”: chicas y chicos 24H, “todo incluido”, en moteles, hoteles, hostales, “hosteles”, residencias, casas de inquilinato, albergues, refugios, apartamentos Airbnb, edificios multifamiliares, a lo que se suma la libertad ácrata para suministrar droga cuando se quiera, donde se quiera, como se quiera, cuanta se quiera.

• Finalmente, verán que la cuerda libertaria alcanza para que el alcalde actual, Daniel “Kingtero” Calle, desafiando la razón de la ley y la ley de la razón, según el caso, intervenga en política; se arrogue autoridad para prohibir la circulación local de vehículos a gasolina a partir del año 2035; designe como colaboradores a amigos, nacidos y criados en otras regiones, que desconocen la ciudad; no atienda los reclamos sustentados y ciertos de la gente; familiares suyos participen en negocios oficiales; haya suprimido, de modo rencoroso e insolidario, las alianzas del gobierno local con la empresa y la academia; haya llevado su gestión a un nivel de mediocridad jamás visto, etc.

 

¿Tardarán nuestros posibles nuevos vecinos en percibir por qué Medellín también es una ciudad libertaria? No parece difícil.

 

INFLEXIÓN. Las primeras dos frases del Himno antioqueño dicen: “¡Oh, libertad que perfumas / las montañas de mi tierra!”. Sirven para preguntar: ¿Será que, con el tiempo, se cantará algo como: “¡Oh, libertad que envenenas / la vida de esta ciudad!”? Es que, según la fórmula de la entropía de Boltzmann, el caos es la tendencia inevitable de todas las cosas.

KienyKe Stories