A metros

Publicado por: maria.vargas el Lun, 29/06/2020 - 12:28
Share
Por: Antonio Pinilla.
Antonio Pinilla

A este paso vamos a terminar como en el mundo de Wall-E, alejados del mundo, sentados frente a una pantalla realizando nuestros sueños. La invitación ha sido esa, evitar el contacto con los demás a toda costa. Celebrar los días especiales a distancia, un cumpleaños por zoom, dedicar una serenata por youtube y comprar a domicilio. Lo importante es que el lenguaje audiovisual cada vez cobra más importancia. Una entrevista de trabajo o una sustentación académica tendrá en cuenta el plano de la cámara y el sonido para dejar un registro de defectos o virtudes de las personas. 

A ratos olvidamos lo frágiles que somos y nos cuesta pensar la permanencia de las cosas. Una clase virtual se puede grabar y ver de manera asíncrona, es decir que los sonidos involuntarios que atraviesan los micrófonos abiertos o los fantasmas de personas que captura la cámara del computador, una vez grabado, permanecerá para siempre. La fijación del mensaje puede que no tenga el mismo efecto al que se da de forma presencial pero quedará disponible para todos. 

Ahora estamos frente a un cíclope que nos ve sin parpadear. Una cámara con un objetivo angular que oye y ve todo lo pasa por el frente. Hay quienes han tenido que estar en reunión con camisa y el pantalón del pijama. Disimular es una acción que viene acompañado con la distancia, es como ver la figura de una escultura, pero sin detallar las gritas por el paso del tiempo. Preguntar en cuarentena ¿Como estás? Todos disimularan la respuesta pero en el fondo no saben cómo están. Unos son optimistas, agradecidos y pacientes, otros tienen miedo, angustia y no saben cuánto tiempo pueden aguantar bajo estas circunstancias. 

Al final todo se va a ajustando para evitar lo peor. Si antes era un logro no tener que hacer fila en los bancos, ahora es mucho mejor tramitar, pagar o reclamar desde el celular. El carpooling era una medida que promovía compartir el carro con los demás. Ahora eso puede ser una amenaza para la salud, es mejor usar el carro solamente cuando sea necesario. Los contratos, autenticaciones y firmas pasan a ser digitales para que mantengamos distancia y no morirnos. Un intento de hacer lo mismo de antes, pero a metros.