¿Niños conectados? ¡conéctese con sus niños!

Publicado por: maria.vargas el Vie, 02/04/2021 - 10:20
Share
Por: Hanoi Morillo.
¿Niños conectados? ¡conéctese con sus niños!

¿Cuántos padres recuerdan haber escuchado durante su infancia: "demasiada televisión va a dañar tu cerebro” … Si bien “demasiado” de cualquier cosa puede ser malo para cualquiera, la verdadera preocupación que los adultos deberían tener con respecto al uso de la tecnología, por parte de los más jóvenes, es la manera en la que puede afectar su comportamiento.

Los niños tienen acceso a múltiples pantallas a su alrededor: muchos hogares tienen varios televisores, computadoras, tabletas y teléfonos para que los niños los encuentren y jueguen. Algunos incluso tienen acceso a su propia tablet o teléfono, a partir de una edad muy temprana. 

Un niño entre los ocho y diez años pasaba casi ocho horas al día expuesto a contenidos digitales, y los niños mayores y adolescentes: alrededor de 11 horas al día. Esto antes del Covid, cuando la conexión se volvió casi obligatoria y este número de horas se incrementó. Si lo pensamos bien, los jóvenes pueden en muchos casos pasar más tiempo con la tecnología que con otros seres humanos en interacciones "analógicas". 

Algunos adolescentes dicen que envían miles de mensajes de texto cada mes, se quedan despiertos hasta las dos de la madrugada navegando por las redes sociales y pasan horas todos los días jugando videojuegos. Si bien todas estas tendencias y datos hacen que muchas personas vean el impacto negativo del uso de tecnología, también existen ventajas. Para mí, la verdadera pregunta es qué podemos hacer los adultos para aprovechar la tecnología, sin dejar que los niños se conviertan en esclavos de ella y sufran los efectos negativos que puede tener en sus vidas.

Permítanme compartir algunos de esos efectos negativos y lo que podemos hacer para mitigarlos.

• Menor capacidad de atención. La inmediatez de las interacciones tecnológicas dificulta la espera de los niños. Con la tecnología, no se ven obligados a esperar. Pueden tener su programa de televisión de inmediato, no se aburren porque siempre tienen algo para entretenerlos. La tecnología se mueve rápido, las respuestas y la gratificación instantánea están impactando la capacidad de atención de los niños pequeños y adolescentes por igual. Además, cuando hay una gran cantidad de estímulos visuales y una falta de lectura de cuentos, esto puede afectar el desarrollo de la imaginación de un niño. Para contrarrestar esto, es importante que los niños tengan la oportunidad de explorar juegos imaginativos “pasados ​​de moda” y dejar volar su imaginación en los libros de cuentos. 

• Pensamiento crítico. No es sorprendente que los estudios hayan demostrado que el aumento de la tecnología ha provocado una disminución de la lectura diaria. Además, se ha argumentado que debido a que muchos bloques de texto son de 140 caracteres o menos, los niños no tienen el desafío de pensar críticamente o ampliar sus pensamientos. Para contrarrestar esto y fomentar el pensamiento crítico, asegúrate de reservar tiempo todos los días para leer donde no haya dispositivos electrónicos. El pensamiento crítico se puede desarrollar a través de la expansión de la conversación, que es cuando usted ayuda a los niños a aprender a aprovechar las conversaciones haciendo referencia a experiencias pasadas o cosas que han leído.

• Privacidad y seguridad. Los adolescentes y los niños han crecido en un mundo tecnológico y la idea de privacidad les resulta algo ajena. La tecnología ha creado un aumento de robos, problemas de privacidad, acoso y más. Los niños pueden estar expuestos a diversos grados de acoso, lo que puede tener un impacto duradero en el desarrollo social y emocional, así como en su autoestima. A medida que la tecnología prospera, también lo hace el acoso. Los niños y adolescentes utilizan la tecnología y las redes sociales para intimidar a otros niños, sin tener que enfrentarse a ellos. A menudo llamado acoso cibernético, esta tendencia está aumentando y se está volviendo más popular entre los estudiantes aún más jóvenes. Y esto enlaza con el siguiente punto.

• Riesgo de depresión. Los adolescentes y los niños que reportan utilizar más los medios de comunicación tienen más probabilidades de informar también sobre problemas de salud mental. La depresión es un problema clave que se correlaciona con un mayor uso de los medios de comunicación. Esto ha aumentado las tasas de suicidio y ha llevado a que más jóvenes necesiten intervenciones de salud mental con medicamentos y consulta especializada. Los expertos creen que el tiempo dedicado a las redes sociales o al uso de la tecnología puede estar directamente relacionado con un aumento de la depresión.

• Problemas de interacción social. Con más tiempo dedicado a la tecnología, los niños más pequeños tienen problemas con las interacciones sociales cara a cara. Muchos parecen preferir enviar mensajes de texto o hablar en las redes sociales en lugar de hablar entre ellos en persona. Incluso cuando los niños pasan tiempo juntos, pueden pasar más tiempo enviando mensajes de texto o en sus teléfonos que estando juntos. Si bien las redes sociales se pueden utilizar como una forma de fortalecer las relaciones existentes, es importante darles la oportunidad de practicar habilidades sociales y de conversación sin tecnología. Los niños que utilizan constantemente la tecnología pueden dudar en interactuar con otros niños en un entorno social, lo que puede tener efectos negativos a largo plazo. Asegúrese de darle a su hijo muchas oportunidades para practicar en entornos sociales modelando estas habilidades de conversación usted mismo.  También debemos prestar atención cuando los niños juegan demasiados juegos en una computadora porque se desconectan de la vida real. El niño, que no se comunica, interactúa y comparte con su entorno, intentará cubrir todas estas necesidades en un entorno virtual. Por ejemplo, los niños pueden ver el nivel que han alcanzado en un juego. Este nivel es un elemento de respetabilidad, y pueden intentar ganar respetabilidad en la comunidad virtual del juego. Sin embargo, estos títulos, que no tienen importancia en la vida real, deben ser reemplazados por habilidades como el respeto, el amor, el compartir y la comunicación. Un niño debe ganar respeto por estas habilidades, por lo que es importante elogiarlo por estos elementos.

¿Qué más podemos hacer los adultos?

Sin duda, la tecnología es útil en nuestra vida diaria, pero tanto los adultos como los niños debemos comprender que la tecnología no debe sustituir las interacciones del mundo real. Definitivamente puede complementarlo (lo hemos visto durante la pandemia) pero no puede sustituirlas por completo.  

Los adultos que interactúan con los niños pueden ayudarlos a obtener los beneficios de la tecnología con menos efectos negativos. Además de lo ya comentado en el punto anterior aquí os dejo algunos consejos y prácticas adicionales:

- Asegúrese de que los niños menores de dos años no usen pantallas. 
- Busque aplicaciones de calidad que promuevan el vocabulario, las matemáticas, la alfabetización y las ciencias. Los adultos pueden ayudar a que los niños aprendan los conceptos básicos sobre informática y tecnología como parte de su consumo diario de contenido digital.
- Manténgase informado e involucrado en las tendencias digitales actuales. Escucho a muchos adultos preguntándose sobre Tik Tok o Roblox ... bueno, obtenga su cuenta y cree su propia opinión sobre las plataformas, explore el tipo de contenido o interacciones en ella para que pueda comprender mejor la experiencia de un niño y cómo hacerla segura. 
- Tenga en cuenta para qué usa la tecnología su hijo: ¿está jugando, consumiendo contenido, aprendiendo, comunicándose?
- Fomente la limitación del uso de dispositivos para jugar o consumir contenido y establece una hora de “desconexión” de forma regular, ¡lo que se aplica a todos los miembros de la familia! 
- Fomente el uso de la imaginación y la construcción de relaciones con los demás en la vida real.
- Sea usted mismo un sólido modelo a seguir en lo que respecta al uso de la tecnología. No diga ni exija algo de los niños que usted no líderes con el ejemplo.

Prácticas y conversaciones clave para tener con los niños:

- Dígale a los niños la diferencia entre la virtualidad y la realidad. Explíquele que no debe tener miedo de los personajes aterradores / feos que pueden aparecer en Internet y que debe cerrar el contenido que le hace daño o le da miedo. 
- En la vida normal, ellos saben que no deben hablar con personas que no conocen en la calle, así que explíquele que Internet no es diferente. 
- No todas las aplicaciones o plataformas son adecuadas para ellos. Si alguien que no conocen se comunica con ellos en línea, recuérdeles que deben compartir esto con usted sin dar ninguna respuesta al mensaje. Compartir la información sobre cómo mantenerse seguro en Internet con los niños que le rodean evitará que formen contactos no deseados.
- Utilice filtros familiares y software de seguridad. Configure los ajustes de seguridad confidenciales de su navegador. Filtre el contenido obsceno, violento y que incita al miedo. Pero no por tomar estas medidas deje de preguntarse activamente qué hacen los niños que tenga a su cuidado en Internet. Algo que funciona es pedirles que le enseñen lo que están haciendo online porque los niños a menudo disfrutan enseñar algo a los adultos y es la mejor manera de monitorearlos discretamente.
- No ignore los deseos y las necesidades de los niños. Determinen juntos el tiempo de uso diario en lugar de prohibir. Considere cada juego nuevo que deseen descargar. Seleccione qué aplicación seguir cuando desee ver un video (es decir, tener plataformas de contenido que filtran de manera proactiva y efectiva el contenido no adecuado para niños).  Haga la investigación necesaria y encuentre plataformas con contenido confiable. 

Habilite que los niños accedan y disfruten de todo lo que la tecnología les ofrece y asegúrese por detrás de que lo hacen de forma segura