Por la plata, sin importar Covid, baila el Festival Vallenato Virtual

Publicado por: maria.vargas el Jue, 17/09/2020 - 10:07
Share
Por: Enrique Herrera.
Enrique Herrera

El  Festival Vallenato es, por definición, una expresión cultural en la que convergen acordeón, parrandas, conciertos, amanecidas y también aglomeración, permisión, excesos, presencialidad.  Si no es así, va contra su historia, su tradición y su esencia. Será otra cosa, pero no el festival vallenato que se conoce desde marras. 

Los festivales son eventos masivos. No son virtuales, ni cerrados. Son, además, corpóreos y en este sentido la gente impulsada por la emoción se toca, se abraza, baila. Está cerca el uno del otro. 

En los festivales como en los carnavales la transgresión a los límites le es propio ya que son escenarios creados para la distensión, el frenesí y el desborde. El freno se desengancha. Eso lo explica la antropología cultural porque si el festival es cultura, las festividades culturales crean situaciones en las que, lo que habitualmente está prohibido pasa a ser permitido, consentido y no cuestionado.

Pero Valledupar no está por estos días para descarrilarse sino para todo lo contrario.  Son tiempos de contención, prohibición y autocuidado y eso hasta ahora ha sido la política del alcalde. El Covid19 está en su pico en la ciudad y el  Mello Castro lo sabe. La Fundación del festival también. 

La  virtualidad desnaturaliza al festival. Lo vuelve insípido y hasta clandestino. Las fiestas ocultas para ver los concursos y las finales serán pan de todos lo días y es de poco creer, como dijo el alcalde, que habrá festival con estrictas medidas  de bioseguridad: con  3 whisky en la cabeza no hay tapaboca ni distanciamiento ni lavado de manos que valga.

Si la ciudad ha venido de toque de queda en toque de queda y de ley seca en ley seca es poco coherente que el alcalde, sin estudio científico que así lo determine, ahora, a la volandas, autorice un festival que va a elevar la curva de contagios y el número de muertos y por los que, de seguro, no saldrá a responder pero le creará,  quizás, un peso en su conciencia que como  lastre cargará.

El festival vallenato era un factor de unión, de unidad, que cohesionaba a la ciudadanía en un monolito y ahora va a generar división y fractura porque algunos estarán de acuerdo con celebrarlo y otros, en que no. 

Y ¿cuál será el afán para hacer el certamen? Y más aún cuando el del año pasado no salió  bien, las cuentas no dieron,  los conciertos no se llenaron y las boletas de entrada les bajaron el precio a última hora porque no daban para colocarlas. Será por aquello que por la plata baila el perro y necesitan unos cuantos, unos chavos como dijera mi abuela porque billete como tal no va a haber, centavos quizás. Para mientras tanto, la orejas del fracaso ya se le asomaron por la ventana.