Gabriel Becerra Yañez

Representante a la Cámara

Gabriel Becerra Yañez

A propósito del Pacto Histórico

Nunca en la historia de Colombia las Izquierdas y el progresismo habían participado de la conquista de espacios de representación política como los logrados con los resultados electorales al Congreso y a la Presidencia de la Republica en el año 2022.

Parte del éxito fue lograr configurar, con el liderazgo de Gustavo Petro y un equipo pluralista, el Pacto Histórico como el referente político principal, no solo de una coalición electoral, sino de un sentimiento de cambio acumulado por décadas de resistencias que también supo canalizar los impactos positivos del acuerdo de paz, la crisis de las derechas, el estallido social, y colocarse al centro de una alianza superior en un frente amplio y de convergencia que garantizó el triunfo.

Pasados ya tres años del lanzamiento de la primera proclama del Pacto Histórico leída por Margarita Rosa de Francisco el 11 de febrero de 2021, y de haber logrado tan importantes éxitos, la pregunta por el futuro de esta coalición es inevitable, entre otras circunstancias porque el presidente Petro, desde la primera reunión que siguió a su triunfo electoral, ha propuesto en reiteradas ocasiones -la última de ellas en el contexto del fallecimiento de la Senadora Piedad Córdoba-, transformar el Pacto en un solo Partido y realizar un evento nacional.

De las múltiples reuniones y reflexiones que al respecto se han realizado quisiera, para desarrollar en próximas columnas, simplemente enumerar algunos de los puntos centrales en discusión que considero se han venido decantando, y sobre los cuales es necesario seguir discutiendo.

  1. ¿Partido único o unitario? Todo indica que por las condiciones de identidad, unidad ideológica y política que exige un partido único, el camino más realista y posible en las actuales circunstancias históricas, es el de una organización unitaria, que en términos legales deberá llamarse partido, pero en su organización estatutaria tendría mayores posibilidades de existencia y permanencia si adopta una forma cercana a un frente y organización de tendencias, que a un tipo de estructura homogenizante.  Construir ese equilibrio que permita y respete diversas tradiciones políticas, que difícilmente se van a fusionar, pero permitiendo la participación amplia de la base social en sus diversas manifestaciones es uno de los retos más importantes.
  2. ¿Partido para elecciones o para proyectar una fuerza política alternativa? La coalición electoral cumple un papel importante, pero quedarse solamente en ella también ha generado controversias y se agota. Si de lo que se trata es de mantener y profundizar un proceso de reformas y cambios, es necesario ganar elecciones, pero también trascender hacia un sujeto político y social capaz de liderar la transición democrática de la que habla el presidente Petro, en articulación con los procesos de organización y poder popular, que en muchos territorios y sectores se gesta a través de mingas y comités pro reformas sociales en una lógica de proceso constituyente.

 

Unir y organizar a las izquierdas y al progresismo social y político, no implica renunciar a las alianzas en una lógica de Frente Amplio con otros sectores políticos, económicos y sociales; por el contrario, una fuerza política con permanencia y estabilidad desde el campo alternativo a los partidos tradicionales, conllevaría a una reorganización del mapa político donde la izquierda se fortalezca, no solo como opción de gobierno, sino de poder.

 

  1. Democracia y reglas de juego claras. La histórica tendencia a la división en las izquierdas también se ha presentado porque en los procesos de unidad no se garantizan reglas de juego estables y permanentes para dirimir los debates y sobre todo las aspiraciones electorales; nadie está obligado a cumplir con los acuerdos, como en buena parte sucedió en las elecciones del 29 de octubre, donde con 21000 candidaturas presentadas por las organizaciones con posibilidad de dar avales del Pacto, solo 3000 lograron inscribirse en nombre de la coalición.

 

 Si se da un salto político organizativo y se acuerdan mecanismos y procedimientos garantistas, con mecanismos internos democráticos para conformar las estructuras de dirección, vocerías y candidaturas, los reclamos por exclusión deberían disminuir.

 

  1. Programa. Este es un aspecto central, y aunque ya existen bastantes puntos de encuentro por las plataformas electorales que se inscribieron para la lista al Senado y a la Presidencia de la República, no hay que desconocer que conviven diferentes visiones de Estado, economía, política exterior, entre otros temas que deberían representar más que un paraguas electoral, un proyecto de sociedad alternativa.

Por ahora, el debate sobre el Pacto Histórico y su futuro está abierto. Bienvenida la deliberación.

 

Creado Por
Gabriel Becerra Yañez
Más KienyKe
Estos son los diez preseleccionados para Contralor General de la República. ¿Cuándo será elegido quien ocupe este importante cargo?
El presidente descarta interés en reelección y critica a quienes incumplen acuerdos de paz, ¿qué dijo?
Senado aprobó proyecto con el que regresaría día sin IVA y lo institucionaliza como política de Estado, ¿qué falta para que sea un hecho?
El presidente, Gustavo Petro aplaudió el fin de la tauromaquia en Colombia con un contundente mensaje al Congreso,
Kien Opina