La ruta de las especias II

1 Julio 2022, 10:50 AM
Share
Creado Por
Por: Capitán de Navío MARIO RUBIANOGROOT ROMAN. “Papayo el Velachero”
"La expedición zarpó de Lisboa, acompañada de Bartolomé Díaz que siguió en una carabela rumbo hacia San Jorge de la Lima, siguiendo una ruta ya experimentada por los navegantes anteriores a lo largo de la costa africana".

 

El Rey Don Manuel I, le confió el mando de una pequeña escuadra, con el título de “Capitão-mor” (Capitán Mayor) de la flota, y un sábado, el 8 de julio de 1497 zarpó del puerto de Santa María de Belem, a orillas del rio Tajo (Lisboa), con la intención de bordear la costa africana, doblar el cabo de Buena Esperanza e ir en busca de la India, a muy grandes rasgos. Fácil decirlo, pero bastante difícil realizarlo.

Se trataba esencialmente de una expedición de exploración que llevaba cartas del rey Don Manuel I para los reinos que visitasen, “padroes” (padrón) para colocar, y que había sido equipada por Bartolomé Díaz con algunos productos que habían probado ser útiles en sus viajes para los trueques con el comercio local. El único testimonio presencial del viaje que sobrevive es un diario de a bordo anónimo, atribuido a Álvaro Velho (La mayoría de los archivos de la Corona desaparecieron en el gran incendio de Lisboa).

Contaba Vasco de Gama con cerca de ciento setenta hombres, entre marineros, soldados y religiosos, distribuidos en cuatro embarcaciones; veamos:

La “São Rafael” era una nave gemela a la “São Gabriel”. En el regreso, con una tripulación disminuida ya incapaz de manejar los tres barcos, la nave fue abandonada y posteriormente incendiada en Malindi, continuando viaje sus tripulantes en el Berrio y la São Gabriel. “Berrio”, una carabela ligeramente menor que las anteriores, ofrecida por D. Manuel de Berrio, su propietario. Y la “São Miguel” (algo parecido a la “Concepción” en la Armada del Moluco), una carraca para el transporte de suministros, que iba a ser incendiada en el viaje de ida, cerca de bahía de Saulo Bras (Mossel Bay), en la costa oriental africana. 

La expedición zarpó de Lisboa, acompañada de Bartolomé Díaz que siguió en una carabela rumbo hacia San Jorge de la Lima, siguiendo una ruta ya experimentada por los navegantes anteriores a lo largo de la costa africana a través de la isla de Tenerife y del Cabo Verde Después de alcanzar la costa de la actual Sierra Leona, Vasco da Gama se desvió hacia el sur, por el océano abierto, cruzando la línea del Ecuador en busca de los vientos del oeste del Atlántico Sur, que Bartolomé Díaz ya había identificado en 1487. Esta maniobra, conocida como “la volta do mar” fue exitosa y el 4 de noviembre de 1497 la expedición había llegado de nuevo a la costa africana. Después de más de tres meses, los barcos habían navegado más de 6.000 kilómetros de mar abierto, el viaje más largo conocido hecho en alta mar hasta esa fecha. 

El 16 de diciembre, la flota había sobrepasado el llamado rio Groot-Visrivier o rio do Infante (Gran Rio Fish en la costa oriental de la actual Sudáfrica), el punto en el que Bartolomé Díaz había regresado anteriormente, navegando a partir de ahí en aguas desconocidas para los europeos. El día de Navidad (Natal), Gama y su tripulación bautizaron la costa por la que navegaban con el nombre de Natal (actual provincia Kwa Zulú-Natal de Sudáfrica).

El 2 de marzo de 1498, completando el contorno de la costa africana, la flota llegó a la costa de Mozambique después de haber sufrido fuertes temporales y de que Vasco da Gama hubiera sofocado con mano de hierro una revuelta de los marineros. En la costa de África oriental, los territorios controlados por los musulmanes integraban la red de comercio en el océano Índico. En Mozambique encontraron a los primeros comerciantes indios. Inicialmente bien recibidos por el sultán, que los confundió con los musulmanes, les proporcionaron dos pilotos. Temiendo que la población fuese hostil a los cristianos, pero tratando de mantener el equívoco, después de una serie de malentendidos fueron obligados por una multitud hostil a huir de Mozambique, y zarparon del puerto disparando sus cañones contra la ciudad. 

El piloto que el sultán de la isla de Mozambique les proporcionó para conducirle a la India, había sido secretamente instruido para entregar los navíos portugueses a los gobernantes árabes de Mombasa Una casualidad hizo descubrir la emboscada y Vasco da Gama pudo continuar. En la costa de la actual Kenia, la expedición saqueó navíos mercantes árabes desarmados. Los portugueses se convirtieron en los primeros europeos en visitar el puerto de Mombasa, pero fueron recibidos hostilmente y se marcharon pronto.

En febrero de 1498, Vasco da Gama siguió hacia el norte, desembarcando en el amistoso puerto de Malindi—rival de Mombasa—, donde fueron bien recibidos por el sultán que les suministró un piloto árabe conocedor del océano Indico cuyo conocimiento de los vientos monzónicos le permitió guiarlos con éxito hasta Calicut, en la costa suroeste de la India. Las fuentes difieren en cuanto a la identidad del piloto, identificándolo a veces como un cristiano, un musulmán o un guzerate (hindú) Un cuento tradicional describe al piloto como el famoso navegante árabe Ibn Majid, pero relatos contemporáneos sitúan a Majid en otro lugar en ese momento. 

Aquí hago un paréntesis, para indicar que Ibn Majid, fue un navegante y cartógrafo árabe nacido c.  1432 en Julfar, (actual Ras Al Kaihmah, Emiratos Arabes Unidos ), quien  se crió en una familia famosa por la navegación; a la edad de diecisiete años pudo navegar en barcos. Se desconoce la fecha exacta, pero Ibn Mājid probablemente murió alrededor de 1500. Aunque se identificó durante mucho tiempo en Occidente como el navegante que ayudó a Vasco da Gama a encontrar el camino de África a la India, la investigación contemporánea ha demostrado que es poco probable que Ibn Mājid haya conocido a Da Gama, como lo dijimos antes

Es de señalar que, en el transcurso de la travesía a lo largo de la costa africana, el navegante portugués tuvo que afrontar muchos y graves contratiempos, como sublevaciones entre su tripulación que, cansada de navegar, incluso quiso tirarlo por la borda, fuertes tempestades o una grave epidemia de escorbuto que causó un gran número de bajas entre la tripulación.  

KienyKe Stories