Solo cuento con un apellido

Publicado por: maria.vargas el Jue, 02/12/2021 - 10:58
Share
Por: Alexander Velásquez.

Dichoso el Niño Dios porque en su tiempo no usaban apellidos. Era Jesús de Nazareth y ya. A la gente se la identificaba por el nombre y el lugar de origen: 

-¡Mucho gusto, Alex de Bogotá!, por decir algo. 

*******

Corría 1992. El escritor Jairo Aníbal Niño (q.e.p.d.) se molestó porque en la recepción del diario El Espectador le pidieron su documento de identidad para ingresar. La revista Los Monos lo invitó a él y a otros escritores de literatura infantil para una sesión fotográfica, a propósito de la Feria del Libro de Bogotá. El autor de “Aviador Santiago” no cargaba cédula porque -nos dijo-, era un ciudadano del mundo.  

*******

La primera cédula colombiana (1853) fue un documento rudimentario  para evitar la suplantación en las elecciones de la época; se entregaba  tres días antes de las votaciones. A partir de 1961 –hace 70 años-, la cédula es el documento único de identificación para los actos civiles, políticos, administrativos y judiciales.

 *******

En la mía figuro con un solo apellido, el de mi madre, o sea el de su padre, es decir el de mi abuelo. Al principio me sentía mal por las imprudencias de la gente. -¿Usted no tiene sino un apellido?, me preguntaban, abriendo los ojos como si les fueran a echar gotas, pero queriendo decir: ¿usted no tiene papá? Otros iban más allá: -“Reclame su apellido para que después tenga como recibir herencia”. 

Riéndome, ponía fin a la conversación: -¿Y si muero primero? 

 ******* 

El otro día volví a reírme por un post que publicaron en Facebook: -“Presuman el apellido de su padre”. Respondí con una pregunta: -¿incluso si no lo tengo? A los demás les causó risa. La misma gracia, mezclada con rabia, que nos produce la foto de la cédula. ¿Acaso el  Registrador no sabe que ya se inventaron los filtros para salir divinamente?

 *******

En cuestión de unos pocos años han pasado muchas cosas con la cédula de ciudadanía. Además de la M de Masculino y la F de Femenino, ahora se permite  la T de Transgénero, aunque aquellos que votan mal en elecciones  deberían llevar la de P de… bueno, sin ofender.  Además, por un fallo de la Corte Constitucional se puede decidir el orden de los apellidos del recién nacido, dejando sin efecto  la ley de  1989 que privilegiaba el apellido de los papás. 

*******

El artículo 3 del Estatuto de Registro del Estado Civil permite cambiarse el nombre, agregar otro o suprimir uno; lo mismo con los apellidos.  Fue lo que hizo el muchacho de Santa Ana, Magdalena que ahora se llama 6, el nombre más corto del mundo. ¡Sus amigos debieron volverse un ocho y algunos por molestarlo lo llaman 3 x 2!  6 Martínez Medina logró entrar a la universidad y creó una fundación para ayudar a jóvenes de las zonas rurales.

*******

Desde 2015 es posible cambiarse de sexo y nombre en la cédula. Mi amiga Michel Alejandra Barliza Cotes fue de las primeras personas en hacer uso de este derecho. Admirable economista, se llamaba Cayetano antes de enfrentarse al mundo, de 28 años, como una orgullosa mujer. Ella accedió a contar su testimonio.

*******

Hay famosos que teniendo el apellido paterno  prefirieron quitárselo. En 1935, el escritor norteamericano Truman Streckfus Persons pasó a llamarse  Truman García Capote, asumiendo la identidad del padrastro cubano que lo adoptó. Muchos años después escribió su célebre novela A Sangre fría. 

La venganza del hijo contra un papá ausente concluyó con una advertencia hacia Arch Persons: “… te agradecería que en el futuro te dirigieras a mí como Truman Capote, porque todo el mundo me conoce por este nombre”, así contado por su biógrafo Gerald Clarke. 

*******

En este punto me parece justo invocar a la cantante de rancheras Yolanda del Río, cuya canción La hija de nadie acumula más de 44 millones de visitas en YouTube; ¡por algo será!  No conozco otra cantada de tabla mejor contra “los padres más crueles que van por ahí negando a sus hijos el nombre”. 

“Yo también soy la hija de nadie

solo cuento con un apellido

tengo que agradecerle a mi madre

a mi padre ni lo he conocido

creo que debe de ser un cobarde

de los muchos que al mundo han venido”

*******

Yo sí conozco a mi padre aunque no tengo su apellido. Soy de la generación de los llamados hijos naturales (cuyos padres no se casaron) y de los hijos bastardos (nacidos fuera del matrimonio o de padre desconocido). Me siento orgulloso de ser Velásquez y de que mis hijos lleven este apellido de origen prerromano (en la Edad Media figuraba como Belasco), lo cual resulta fascinante para alguien que cree en las vidas pasadas y futuras: yo.  

******* 

A lo mejor en cien años los apellidos importen un comino, nadie se mate por la herencia –si la hay- y usted y yo seamos ciudadanos del mundo, yendo por la vida felices e indocumentados. O a lo mejor volvamos a la época del Niño Dios cuando el apellido era lo de menos y aun así el bueno de José sin ser el padre de Jesús lo reconoció como tal. ¡Es claro que el espíritu santo no podía criarlo!