Storytelling, el arte de contar historias atrayentes

Publicado por: maria.vargas el Jue, 15/07/2021 - 10:02
Share
Por: Luis Betancur Correa.

Habitualmente estamos bombardeados por historias que provienen de diferentes canales, por esto conseguir enganchar a alguien y que preste atención a lo que decimos es clave, sobre todo para las empresas y es aquí donde el Storytelling se convierte en una estrategia fundamental mediante la cual se cuenta una historia para informar, motivar, opinar, promover, vender  de manera directa y emotiva, favoreciendo, la retroalimentación entre empresas y grupos de interés.

Storytelling es una expresión anglosajona compuesta por dos palabras: Story (historia) y telling (contar). Aunque esta técnica esta siendo utilizada en una gran cantidad de actividades, una de las principales es el marketing y las ventas consultivas, lo que ha generado que la forma de abordar a los clientes, es a traves de las emociones, llevándolos a soñar  con experiencias ya vividas por otros y asesorarlos de manera trasparente y realista.

El Storytelling, es el arte de comunicar donde las empresas cuentan historias de valor interesantes para los clientes y para la comunidad, aportando algo más que un contenido puramente corporativo, al crear emociones y vínculos con quienes están leyendo o escuchando, sin limitarse solo a transmitir un mensaje generalizado, poco innovador y similar al de la competencia.

El Storytelling hace posible que el cliente cree en su mente la historia que le están contando, absorbiendo detalles de la experiencia vivida por el protagonista de la historia y de cómo, este, se sintió, logrando así que el receptor acabé percibiendo esa sensación que le contaran e incluso podrá recordárla en el largo plazo.

El Storytelling es el arte de contar, desarrollar y adaptar historias utilizando elementos específicos, personajes, ambientes, un mensaje, una moraleja, eventos con un inicio, un medio y un fin, con el propósito de  transmitir un mensaje inolvidable, repetible, imitable, y deseable, logrando así conectarse con el cliente a nivel emocional. 

Debido a la cantidad de contenidos a los que estamos expuestos, 24 horas del día, es necesario desarrollar elementos diferenciadores para que el público objetivo no tome los mensajes como “uno más”, por esto para contar buenas historias, hay que pensar y actuar diferente, haciéndolo con temas estructurados, mediante un claro hilo conductor y encadenamiento de ideas. Una buena historia debe despertar y lograr que el cliente se identifique con la misma y quiera experimentarla.

El Storytelling crea experiencias inolvidables que revisten valor agregado y un significado especial a los productos y servicios que ofrece una empresa. Compartiendo historias reales de superación de la empresa, clientes y hasta de sus fundadores, dando a conocer sus valores o relatando los procesos de construcción, es posible fidelizar, promover productos y el crecimiento de empresas y de la sociedad.

Las historias bien contadas han fascinado a las personas desde pequeños y durante toda su vida, y fue así como Apple a través de Steve Jobs presentó el iPod por primera vez, sin centrarse en sus características técnicas o en su capacidad de memoria, se centro en una historia de como desarrollaron un dispositivo que permitía llevar “1.000 canciones en el bolsillo” de los usuarios, y los beneficios que brindaría, precisamente en una época en donde la música se almacenaba en CDs, lo que genero una gran emoción entre los consumidores y ganas de adquirirlo inmediatamente.

Las personas no compran un producto o servicio, sino las emociones que les hace sentir adquirirlos o contratarlos. Lo anterior da una pauta general de lo que significa el Strorytelling, pero es importante definirlo y estructurarlo correctamente a través de la construcción de un relato que  emocione, inspire, influya y motive a los clientes a comprender su alcance e implicaciones en la sociedad.

En términos de marketing, se le considera como una estrategia que permite conectar a los clientes, con un mensaje focalizado en sus intereses, (a llevarlo a buscar mas de eso mismo) a través de relatos, historias de la empresa, situaciones reales de consumo y valores, por lo tanto cuando existen maravillosas historias, y estas no son contadas, pueden hacer la diferencia entre un simple producto y uno extraordinario.

El artículo “PIXAR´s 22 de las reglas del Storytelling”, señala que quien tiene la capacidad de contar una buena historia, puede vender a cualquiera cualquier cosa, sin importar que se trate de una idea, una visión política o un cepillo de dientes. De hecho, la clave del éxito de Pixar ha sido su creencia apasionada y máxima dedicación de contar historias, teniendo al cambio como base de las mismas.

Por eso cuando un valor cambia de positivo a negativo o de negativo a positivo, el evento se vuelve significativo y las emociones fluyen. Cuando los sentidos cambian de negativos a positivos, la mente libera sustancias químicas placenteras. Si la mente registra un movimiento de positivo a negativo, desata un flujo doloroso. Es por eso que las historias de personas (clientes) cuyas vidas han sido transformadas o mejoradas por una empresa, se convierten en herramientas poderosas para presentar las ventajas y los beneficios que ofrecen los productos y servicios de esta empresa.

El Storytelling ha utilizado la publicidad para transmitir emociones, entretener, informar y educar a los clientes. Las historias contadas a través de comerciales ayudan a las marcas a mantenerse en la mente de las personas (top of mind), por eso es importante contar con acciones claves para crear campañas atractivas e influyentes. Algunas claves son:

  • Definir el publico objetivo
  • Tener claro los objetivos y lo que se busca generar en los clientes
  • El mensaje debe ser potente, directo y emotivo, que genere recordación e incluya los valores fundamentales de la empresa
  • Utilizar aspectos diferenciadores alineados con la promesa de valor

Ayudar a los clientes a ganar terreno dentro de su entorno, debería ser la razón de ser de las empresa. Por eso contar una historia, tiene valor cuando se transmite como la cultura, los productos, los servicios, los trabajadores y accionistas tienen una estrategia enfocada en generar ganancias y valor a sus clientes, la comunidad, a los proveedores y a la sociedad en general.

Haciendo un símil con una película, existen aspectos como la banda sonora, el diálogo, los ángulos de la cámara y los actores, entre otros, son elementos que atraen al público y al final les ayuda a recordar la historia, incluso, mucho tiempo después de verla, por esto crear historias es complejo, ya que para alcanzar la atención de un cliente se necesita conectarlo, empatizar con él e incluso que se sienta influenciado por la marca, la primera vez que escucha o lee la historia. Muchas veces solo hay una oportunidad.

Las campañas que cuentan historias claras, contundentes, dinámicas, estructuradas y reales generan confianza y constante recordación de la marca, ya que además de vender un producto y servicio, también se promueven los valores, la cultura, la esencia de la marca y aquello que las hace diferente, por eso contar una buena historia impactante, puede seducir a una persona con la marca por un largo tiempo y a su vez convertirse en un extraordinario promotor y contador de historias de esta marca.

KienyKe Stories