Un pedacito de alzheimer

2 Julio 2022, 10:15 AM
Share
Creado Por
Remberto Burgos de la Espriella.
" Quizá lo más interesante está en la cruda conclusión: las manifestaciones iniciales de la enfermedad no han permitido encauzar la investigación en búsqueda del perfil clínico que lesiona al familiar enfermo".

Los números en la cuenta de la Enfermedad de Alzheimer son cada vez más variables y preocupantes. De un inventario anual de 50 millones de personas en el mundo con la letal enfermedad, se han encontrado en los últimos datos que 6 millones de americanos la tienen y que en el 2050 será el doble en sus habitantes. El 10.7% de la población mundial tiene en este momento la terrible enfermedad neurodegenerativa. Sin embargo, en este número no están incluidas en EE. UU. los 200 mil nuevos casos de la enfermedad que tiene lo que se denomina Alzheimer Precoz.

Ocupa el 6 lugar en mortalidad y tiene tantos síntomas que a veces pueden confundirse. Al principio y como un crepúsculo en progresión, están las alteraciones en memoria. Se afecta la reciente y los episodios de retención,” Recuerda lo que pasó hace 20 años, pero es incapaz de decirnos que desayunó”. Estas alteraciones llevan a confusión y pobre capacidad de juicio. De allí las alteraciones del afecto y como gradualmente la vida funcional de este familiar se va perdiendo. Su independencia, autonomía y control de su actividad social se va entregando. Qué decir de los lazos familiares y cómo se deteriora el ser social que es el cerebro.

Con cada latido del corazón, las arterias llevan 25% de su sangre al cerebro donde billones de células utilizan el 20% de oxígeno. Este metabolismo cerebral es único y nos permite mantener nuestra identidad: seres individuales, nuestras tendencias, nos motivamos y generamos toda una comunicación interna para realizar nuestras metas. Cuando se ve los cambios que que se producen en el Alzheimer se destaca: aumento de las arrugas y la corteza cerebral se encoge (se lesionas varios segmentos encargados de elaborar metas). Una de las áreas mas vulnerables es el hipocampo, área de la corteza clave en la formación de los nuevos recuerdos. De ñapa, las cavidades por donde circula el líquido cefalorraquídeo se hacen más grandes.

Los efectos microscópicos son atractivos: hay menos neuronas y sinapsis, grupos anormales de proteínas se acumulan y hay marañas proteicas de fibras retorcidas. Se produce bloqueo entre células y células en las sinapsis. En las áreas afectadas la proteína TAU se rompe y desintegra. La enfermedad de Alzheimer altera la forma en que las cargas eléctricas viajan entre las células, también la acción de los neurotransmisores. ¡Vaya lio el que se forma!

Interesante la revisión publicada in Frontiers in Aging Neuroscience por el Grupo de Harvard (junio 2022). Se hizo una casuística de las últimas publicaciones de los 30 últimos años. Se buscaron conexiones y vínculos y se encontraron en 314 columnas de asociación con factores biológicos enumerados. Quizá lo más interesante está en la cruda conclusión: las manifestaciones iniciales de la enfermedad no han permitido encauzar la investigación en búsqueda del perfil clínico que lesiona al familiar enfermo.

Diptongo:

¿Cuál es tu norte? Extraviado de tantos y curiosos acercamientos.

¿Podremos construir país?

KienyKe Stories