El secreto de un gran amor

Mié, 20/12/2023 - 08:06
Básicamente, al ser humano le gusta dar. Hacer algo bueno para sí mismo y para otros, es algo tan completamente natural que todo contacto con eso le produce felicidad.
Créditos:
Jan Kopriva

Amor es cuando se piensa más en dar que en recibir. Es el deseo profundo de ser feliz con alguien e incluye la actitud permanente de hacer algo bueno por esa persona. Uno está básicamente positivo y abierto a la frescura, y por esto cada minuto se vuelve gozoso y rico. En la cara del amor todo parece posible, más allá de cualquier limitación.

La mayoría de las personas experimentan el amor como algo muy personal y extraordinario. Sin embargo, si se considera con más atención el sentimiento y el comportamiento correspondiente, vemos que, aunque en el mundo hay de hecho incontables variantes, estas realmente son muy parecidas en todas partes, así todo el que se enamora al mirar un maravilloso rostro lo considere único.

Si uno se ha abierto a alguien, se siente profundamente unido a la pareja y puede alegrarse de que la buena atmósfera que surge de eso también toque a otros. Ya Platón entendió el amor como un esforzarse en la búsqueda de la totalidad. Un enamoramiento reciente aclara lo que realmente está siempre y en todas partes frente a la nariz: que nadie puede realizar su felicidad solo. Todo está interconectado y sucede en unión de unos con otros.

Es por eso, que aparecen círculos de personas felices, cuyo principal nexo causal es el amor. O sea que, si los amigos y los padres están contentos con la unión, o la vecina opina lo mismo, se trata de una bonita pareja.

Si crece un amor rico y unificador, uno podrá tener con mayor frecuencia experiencias suprapersonales fuertes, sin ningún sentimentalismo. Estas rompen activamente la tendencia a perder el precioso tiempo con expectativas o a volverse dependiente de sucesos condicionados.

Si uno está listo para ver la vida como un camino de desarrollo, será natural compartir los días buenos con otros y a prender de los malos. Si, además, uno evitas las emociones perturbadoras se desarrolla gran cantidad de
espacio consciente entre y detrás de la experiencia.

Un amor sin medida

¿Qué sucede con un amor que da y es enriquecedor? Su base es la atracción y vive de un intercambio gozoso. Ambos se quieren y se dan lo mejor de sí mismos. Lo que aportan se complementa de manera positiva y los dos aprenden de ello. En tanto cada uno aporte a la relación su entusiasmo, sus visiones y su cuerpo, y debido a que el encuentro es tan directo, todos tienen ventajas y se enriquecen.

Ese amor que da felicidad, que libera y satisface, se muestra en cuatro formas diferentes. Abarca el campo del intercambio sin esfuerzo (el amor que da), la compasión, la alegría por los demás y la ecuanimidad inquebrantable, y hace referencia a todos los aspectos de la vida.

El Buda desea que todos los seres realicen las cuatro clases de amor, pues ellas son las condiciones previas directas para alcanzar la iluminación. Mientras más amor desarrolle uno por los seres, más fácil se volverá la vida. Uno se enganchará menos y reaccionará muy raras veces a la “injusticia”.

“El secreto de un gran amor” en la voz del Logoterapeuta y Coach de Vida Armando Martí© (una adaptación del libro El Buda y el Amor de Lama Ole Nydahl), para la sección Konciencia de KienyKe.com. Escúchalo, disfrútalo y compártelo:

Aprenderá a mirar con otros ojos a los extraños y a los enemigos, se ampliará el círculo de amigos y los amigos serán aceptados con más calma. Resultará atractivo para otros, pues todos disfrutan de una atención amable. Si uno se ha abierto a causa del amor, puede ser mucho más útil para todos los seres humanos.

Muchas meditaciones budistas tiene como objetivo la realización de estas cuatro clases de amor. Los textos budistas las llamas también los Cuatro Inconmensurables. Tradicionalmente, los deseos de Buda acompañan las prácticas con las siguientes palabras:

- Que todos los seres tengan la felicidad y sus causas. (Amor)
- Que todos los seres estén libres del sufrimiento y de sus causas. (Compasión)
- Que los seres no estén separados de la verdadera felicidad, que es libre de sufrimiento. (Alegrarse por los demás)
- Que todos los seres reposen en la gran ecuanimidad, libres del apego y la aversión.
(Ecuanimidad)

Amor

Básicamente, al ser humano le gusta dar. Hacer algo bueno para sí mismo y para otros, es algo tan completamente natural que todo contacto con eso le produce felicidad. Las madres ayudan a sus hijos, los hombres protegen la familia, las parejas se apoyan mutuamente, igual que los vecinos y colegas.

La apertura y la dedicación recíprocas hacen de un “yo” y un “tú” un “nosotros”, hacen que lo separador tenga cada vez menos importancia, y esto actúa en forma enriquecedora en el amor. La causa para este deseo es pensar que el ser amado debe tener toda la felicidad.

Hay tanta atracción, que no es posible pensar en nada más, y ambos usan el cuerpo, el habla y la mente para darse todo el gozo el uno al otro. Lo que produce el placer mayor es obviamente el tiempo que pasan juntos en la cama, pues que allí se entregan directamente. Pero, también el lenguaje actúa en forma importante si se quieren animar siempre, asegurar su amor o creas un nuevo nivel de intimidad. Así surge una confianza creciente en la relación de pareja y en la amplitud lograda de esta manera pueden desarrollar ambos nuevas cualidades que harán que, también gane el entorno. La alegría de hacer felices a muchos seres es aquí la característica.

Ejercicio para desarrollar más amor

Si a uno le parece fácil irradiar el amor hacia la pareja, el paso siguiente es manifestar la misma apertura y atención a los parientes más próximos y al círculo de conocidos. Uno puede imaginarse esto primero y luego llevarlo a la acción. Si es posible, se va incluyendo a otras personas en ese sentimiento, sin olvidar aquellas con las que uno tiene dificultades. Finalmente, uno extiende el amor hacia todos los seres.

Si uno no está familiarizado con esta forma de amor referida al compañero puede también fácilmente imaginarse a la propia madre (como es común en las prácticas budistas), pensar que ella lo crió a uno y entregó desinteresadamente la vida con todo el corazón.

Creado Por
Armando Martí
Más KienyKe
El ejecutivo anunció indagaciones contra varios líderes de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo ante los inconvenientes.
Estos son los proyectos que tiene el Gobernador de Santander, Juvenal Díaz Mateus con la reapertura de la Casa Santander.
La empresaria barranquillera compartió con sus seguidores el paradisíaco destino al que viajó, y en donde deslumbró con un sorprendente atuendo. ¿Cuál fue?
La creadora de contenido expuso viejos mensajes del antioqueño que suscitaron muchas reacciones y comentarios.