El bebé de 45 días que habría sido asesinado por su padre

Publicado por: admin el Vie, 21/06/2019 - 06:41
Share
Nelson Mauricio Salgado Guíza enfrenta a la justicia por ser el principal sospechoso de la muerte de su propio hijo de tan solo 45 días de nacido, un hecho que conmocionó al correg
El bebé de 45 días que habría sido asesinado por su padre
Nelson Mauricio Salgado Guíza enfrenta a la justicia por ser el principal sospechoso de la muerte de su propio hijo de tan solo 45 días de nacido, un hecho que conmocionó al corregimiento de Anaime, en el departamento del Tolima. El hombre permanece tras las rejas de la cárcel Coiba Picaleña de Ibagué de manera preventiva, mientras se sigue con la investigación y se esclarece el caso. La Fiscalía General le imputó cargos por homicidio agravado en concurso con violencia intrafamiliar.

¿Qué pasó con el bebé?

El dictamen médico - legal indicó que el menor de edad murió a causa de un trauma contundente, provocado, al parecer, por Salgado Guíza. Las autoridades dicen que el sujeto, lleno de rabia, habría tomado al bebé por el cuello y propinado varios golpes en su rostro. El niño sufrió varias fracturas en su cara, frente y tórax. La gravedad de las heridas le ocasionaron de manera inmediata la muerte.

No habría sido la única vez

Según la información entregada por la Fiscalía, en los archivos se evidencia que Salgado Guíza ya había maltratado a todos los integrantes de su familia. No solo el bebé recién nacido habría sido víctima de sus agresiones, ya que el expediente señala que también su esposa y sus otras dos hijas de dos y cuatro años fueron blanco de sus maltratos. [single-related post_id="1126694"] El ente investigador mencionó que, incluso, una de las menores fue testigo del cruel homicidio de su hermano menor, "quien fue llevado a un centro asistencial cercano sin signos vitales". De acuerdo a las indagaciones, el asesinato se produjo luego de que el hombre sostuviera una fuerte discusión con su pareja sentimental. En medio del conflicto, el bebé comenzó a llorar y los golpes fueron la forma que utilizó Salgado Guíza para callarlo.