Versiones del crimen de Nathalia y Rodrigo en Magdalena

Publicado por: admin el Mar, 24/12/2019 - 05:38
Share
Los cadáveres de Nathalia Jiménez y Rodrigo Monsalve fueron hallados en la mañana de este lunes 23 de diciembre en la vereda Perico Aguao, jurisdicción del corregimiento de Guach
Versiones del crimen de Nathalia y Rodrigo en Magdalena
Los cadáveres de Nathalia Jiménez y Rodrigo Monsalve fueron hallados en la mañana de este lunes 23 de diciembre en la vereda Perico Aguao, jurisdicción del corregimiento de Guachaca, zona rural de Santa Marta (Magdalena). Presentaban signos de tortura. Estaban atados a un árbol, tenían las manos amarradas y las cabezas cubiertas con capuchas. Según las autoridades, los dos fueron ultimados con tiros de gracia. Sin embargo, los hechos todavía no han sido esclarecidos, pues se cree que también fueron asfixiados. La pareja bogotana estaba desaparecida desde el pasado viernes 20 de diciembre. Se habían casado hace una semana y viajaban desde Santa Marta hasta Palomino (La Guajita) para celebrar su luna de miel.

¿Quiénes eran?

Nathalia era ecóloga de la Universidad Javeriana y antropóloga de la Universidad Nacional. Trabajaba en la Fundación Natura Colombia y se desempeñaba como gestora ambiental del proyecto Magdalena-Cauca Vive. Rodrigo también era antropólogo, pero se desempeñaba como DJ en Santa Marta, ciudad en la que vivían desde hace varios años. "Tenían muchos proyectos. Estaban enamorados y amaban la ecología. Eran vegetarianos. Les gustaba salvar animales desamparados de la calle. Tenían 11 perros y 3 gatos", contó a KienyKe.com, Carlos Camacho, amigo cercano de las víctimas.

Las hipótesis

El rastro de Nathalia y Rodrigo se perdió desde las 5:00 de la tarde de ese viernes. En los videos de las cámaras de seguridad del peaje Neguanje se ve que, hacia las 4:15 p.m., la pareja cruzó por la Troncal del Caribe en una camioneta marca Ford Eco Sport. La última comunicación que se tuvo con ellos fue cuando el padre de Nathalia la llamó al celular. Carlos Camacho narró que, mientras estaban hablando, se escucharon gritos de auxilio.
"Parecía como si los estuvieran atracando. Alguien les decía ‘quédense quietos, quédense quietos’. Los obligaron a que colgaran el celular o si no los iban a matar. Desde ese momento no supimos nada más de ellos”, mencionó.
El amigo de la pareja afirmó que ninguno de los dos había recibido amenazas de muerte. Según dijo, en el caso se manejan varias hipótesis: que hayan sido víctimas de un acto delincuencial o que fueran blanco de un atentado en contra del trabajo que realizaba Nathalia como protectora del medio ambiente. [single-related post_id="1228446"] "La hipótesis más fuerte es que los hayan asesinado porque querían robarles la camioneta. Creemos que ellos estaban en el lugar equivocado. No tenían amenazas ni enemigos. Las autoridades siguen en la investigación para esclarecer qué fue lo que sucedió", afirmó.

Detrás de los asesinos

Rafael Martínez, alcalde de Santa Marta, anunció que se ofrece una recompensa de 50 millones de pesos a quien entregue información que conduzca a los autores materiales e intelectuales de este hecho. Las autoridades, por su parte, trabajan para esclarecer las causas del cruel asesinato. Este caso reabrió el debate sobre la violencia que azota a esta zona del país. Isaac Morales, investigador de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), explicó que el departamento de Magdalena y la ruta hacia La Guajira está llena de actores y actividades ilícitas. "Es una zona en la que se nota la renta relacionada con actos criminales como el tráfico de estupefacientes, la extorsión, la minería ilegal y el control del turismo”, indicó a KienyKe.com. Además, indicó que hay una amplia influencia de grupos armados, entre ellos, las autodefensas conquistadoras de la Sierra Nevada, el ‘Clan del Golfo’ y el Eln.