Marketing

Estileras: un emprendimiento donde los cuerpos hablan

11 Agosto 2022, 05:55 PM
Share
Creado Por
Ana Prada
Kienyke.com conversó con las fundadoras de Estileras, una marca colombiana que con sus productos busca que quienes usen sus prendas entiendan que el cuerpo es político.

Que ningún cuerpo se tenga que ajustar a una prenda, sobre todo si esto representa no solo incomodidad sino caer en los estereotipos que por décadas la sociedad ha instalado sin reparos, es una de las orillas desde las que se construye Estileras, el proyecto de dos mujeres colombianas que abraza cientos de historias alrededor de temas como el feminismo, el amor propio, la sexualidad o la responsabilidad afectiva

Kienyke.com conversó con Lis y Joha Umaña, las creadoras detrás de este emprendimiento que poco a poco se ha convertido no solo en un exitoso proyecto con muchos planes a futuro sino también en una comunidad que comparte e intercambia experiencias, ideas y conocimiento

Como muchos emprendimientos este resultó de una situación personal que se planteó Lis cinco años atrás. Era el 2016 y esta joven publicista había encontrado por fin un producto que se adaptó a sus necesidades y que la hacía sentir bien: un bralette, una prenda que se ha vuelto muy popular en los últimos años por ser una alternativa a los tradicionales brasieres que para muchas mujeres son sinónimo de tortura e incomodida.

Estileras_Emprendimiento
Créditos:
Estileras

Fue así como esta prenda que como ella dice “transformó su vida”, terminó inspirándola a crear una marca que pudiera hacerle sentir a otras mujeres y personas mucho más cómodas, seguras y que además, fuera un vehículo para poner sobre la mesa muchos temas que la publicidad de este tipo, generalmente excluye.

“La idea de Estileras es que la ropa se ajuste a nuestros cuerpos y no que nuestros cuerpos deban ajustarse a la ropa… más cuando en muchas ocasiones solo hay tallas únicas… Fue cuando nos preguntamos… ¿y los otros cuerpos en qué tallas caben?, por eso queremos llegar a todo tipo de cuerpos”, mencionó Joha, cofundadora de la marca. 

De esta manera, Estileras decidió como principio mostrar la naturaleza de la vida, de los ‘cuerpes’, como se refiere Lis al cuerpo, dejando a la vista la diversidad, los pelos, las estrías, la celulitis y hasta el vitiligo que muchas veces han sido invisibles en los catálogos de revistas que venden este tipo de productos y responden al cuerpo estereotipado. 

“Todo alrededor de la marca tiene que ver con el cuerpo, porque el cuerpo es esta herramienta a través de la cual vivimos y que podemos llegar a decir: Tengo pelos, mis senos son pequeños y esto es natural, o son muy grandes y se caen porque...aja, existe la gravedad”, mencionó Lis, quien recalca a diario este mensaje a través de sus plataformas digitales a los cientos de usuarios que siguen Estileras.

Este emprendimiento que arrancó en 2017 con mucho sacrificio y trabajo como la mayoría de ideas, hoy cuenta con una gran comunidad en redes como Instagram o Tik Tok en donde tienen casi un millón de seguidores y donde Lis y Joha no solo muestran o venden sus productos sino también utilizan como un espacio seguro para cuestionar, analizar, compartir con internautas que se vuelven no solo clientes sino aliados.

Aunque Lis hizo una labor de curaduría de prendas y no de confección, su sueño y el de Joha quien la acompaña desde el comienzo de la pandemia con es dar el siguiente paso: 

“En nuestros planes está llegar a muchas personas, y empezar a confeccionar, queremos romper con la idea que la lencería debe ser solo para mujeres, ¿quién lo dijo?”, compartió Joha. 

La pandemia, una oportunidad particular

Si bien la pandemia fue un periodo crítico para muchas empresas y organizaciones, para Liss y Joha representó una oportunidad, pues particularmente sus redes empezaron a crecer y los pedidos se incrementaron. 

Joha quien desde este punto apoyó a su hermana en el proyecto, mencionó las razones por las que consideraba que habían subido los pedidos de conjuntos de lencería:

“Las ventas en la pandemia subieron muchísimo así que mi hermana necesitó mi ayuda para empezar a organizar, estructurar, hacer un control de inventario, de ventas. Queremos empezar a confeccionar y así trabajar de la mano de más mujeres en este proceso”.

Aunque estas jóvenes emprendedoras también reconocen que el camino no es fácil dicen que es posible sacar adelante un proyecto cuando realmente se entrega el alma y las cosas se hacen con amor como describen su proceso en este camino de trabajar y construir país. 

KienyKe Stories