El hijo que le quita la sonrisa a Pelé

5 Junio 2014, 01:02 PM
Share
Desde el momento en que colgó los guayos, Pelé se dedicó a explotar su imagen. Mal no le fue, Edson Arantes do Nascimento es sinónimo de empresas que quieren incursionar en el fútbol. Desde banco
Desde el momento en que colgó los guayos, Pelé se dedicó a explotar su imagen. Mal no le fue, Edson Arantes do Nascimento es sinónimo de empresas que quieren incursionar en el fútbol. Desde bancos hasta cadenas de alimentos, desde aerolíneas hasta compañías celulares, la marca ‘Pelé’ es una de las más grandes en el fútbol. Sin embargo, para ‘O Rey’ no hay felicidad completa. El mejor jugador brasileño de todos los tiempos vio en un comienzo a uno de sus hijos, Edinho, como el sucesor de su corona. No tuvo el talento que el tres veces campeón del mundo derrochó en los mundiales de Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970. Lejos del área rival, se defendió actuando de guardameta para Santos, Portuguesa, Sao Caetano y Ponte Preta. Y no lo hacía nada mal. EdinhoEdinho  se destacó como portero en Santos en los 90 Pero en Edson Cholbi Nascimento, o Edinho como se hace llamar, el fútbol nunca fue lo esencial. En años en los que era reconocido, sus líos nocturnos opacaron sus grandes actuaciones, como aquel subcampeonato del torneo brasileño en 1995. Un asesinato en octubre de 1992 empañó todos sus logros. Edinho por aquel entonces combinaba su profesión con la afición a las carreras clandestinas. La víctima fue Pedro Simoes Neto. Los hechos apuntaron a que el hijo de Pelé fue responsable de esta muerte junto a otro corredor, Marcilio Marinho. La condena señaló seis años de cárcel que fueron retrasados por un tiempo, hasta que Edinho ganó la absolución del caso por un tiempo. La vida le dio una segunda oportunidad y el fútbol también. Sin embargo, en 1999, con 29 años de edad, decidió dar un paso al costado y abandonar el deporte profesional. ¿Cuál sería el oficio de Edinho de ahí en más? Poco pasó por su cabeza, solo tuvo aliento para su adicción a la marihuana. Edinho, PeléLa carrera de Edinho fue corta por la adicción a la marihuana y otras drogas Mientras la carrera mediática de Pelé iba en aumento, el hijo que concibió junto a Rosemeri Cholbi era la piedra en el zapato. Edinho entró a un centro de rehabilitación, pero al salir, sus problemas se duplicaron. En 2005, el ‘príncipe’ fue condenado por tráfico de drogas. La sentencia indicó ciertos nexos con la barra brava de Santos, que se financia en parte con el narcotráfico. Ser hijo de Pelé hizo que la justicia tuviera mano laxa con él y a pesar de estar unos cuantos meses en la cárcel, fue absuelto de ese crimen y del asesinato de los 90 también. Santos quiso rescatar a Edinho de los malos pasos y el club ‘Peixe’ le entregó el privilegio de tenderle una mano nuevamente a través del fútbol. Se convirtió en el entrenador de arqueros y se creyó que su carrera se encauzaba por fin. Pero los tentáculos de la mafia son largos y Edinho siguió ligado con la barra santista, aún cuando la directiva lo puso en un puesto más alto: Director adjunto. Edinho, PeléMientras Pelé asciende después de retirado, Edinho solo le genera dolores de cabeza El pasado volvió a atormentar al hijo de la realeza y el final no sería tan grato. Primero, la justicia reabrió el caso de las carreras ilegales y obligó al ex portero a pagar una pensión vitalicia a la esposa de Simoes Neto en multa cercana a 2.500 dólares mensuales. La sanción arrancó en enero de 2014. En los últimos días, Edinho fue condenado a 33 años de prisión luego que unas escuchas telefónicas lo comprometieran directamente con Ronaldo Duarte ‘Naldinho’, máximo capo del narcotráfico en la localidad de Santos. La suerte del príncipe está en manos de su abogado que apeló la decisión, mientras que su padre, Pelé, se prepara para el mundial de Brasil, dejando de lado su secreto más nefasto: Las travesuras de su hijo.

KienyKe Stories