Junior quedó a un pasito del carnaval de mitad de año

Publicado por: admin el Dom, 18/05/2014 - 15:42
Sharekyk
El Metropolitano acogió la primera final de la Liga Postobón con un marco único. Junior necesitaba del apoyo de su gente para emprender la misión de acabar con el reinado local de Atlético Nacion
Junior quedó a un pasito del carnaval de mitad de año
El Metropolitano acogió la primera final de la Liga Postobón con un marco único. Junior necesitaba del apoyo de su gente para emprender la misión de acabar con el reinado local de Atlético Nacional y lo tuvo. Con la intensidad que merecía el escenario se jugaron los primeros minutos. Junior no quiso guardarse nada y salió como una tromba a buscar el arco de Franco Armani. El aluvión tiburón duró poco más de diez minutos. Esa versión dinámica y explosiva que mostró Junior en los primeros minutos se fue apagando con el pasar del tiempo. Nacional se acomodó en la cancha, se hizo a la posesión de la pelota y silenció la marea local cuando Luis Páez marcó un gol que fue anulado. Los libretos que ambos equipos interpretaron a lo largo del semestre no se ausentaron. Los de Juan Carlos Osorio, con paciencia, buscaron generar los espacios para lastimar a los locales, paciencia que no tuvo el árbitro Luis Suárez quien se erigió protagonista mostrando tarjetas amarillas por doquier. Edwin Cardona estremeció nuevamente las graderías del Metro con un tiro libre que pegó en el horizontal. Junior inquietó un par de ocasiones el arco de Franco Armani con remates de media distancia pero la igualdad se mantuvo en el primer tiempo. Junior hinchada_optEl estadio Metropolitano estuvo a reventar para ver la gran final Esa voluntad con la que inició Junior la tuvo Nacional en los primeros minutos del segundo tiempo. Con transiciones rápidas, los verdolagas tuvieron dos opciones claras de gol con Diego Arias y Juan David Valencia. El que no los hace los ve hacer y luego de una jugada confusa en el área, Edinson Toloza hizo explotar de júbilo a su hinchada con un gol al minuto 54. El impulso anímico hizo que Junior dominara a su merced el partido instantes después de irse en ventaja pero el  actual campeón se negó irse en blanco de Barranquilla. El partido se hizo vertiginoso y de dos áreas, los protagonistas recurrieron al ímpetu para imponer su estilo en el campo de juego, sobre todo Nacional que con angustia vio como el tiempo pasó y no pudo escapar de la telaraña local. Junior sacó una ventaja mínima pero importante para la vuelta en Medellín. Por su parte, Nacional sigue de tumbo en tumbo sufriendo un remate de temporada que aún lo mantiene vivo en la lucha por el título pero que exigirá de los paisas reencontrarse con ese fútbol que lo ha mantenido en el olimpo del fútbol colombiano el último tiempo.