Mujer de los ‘tres senos’, acusada de secuestro y abuso sexual

La mujer que se mandó a poner un tercer seno.

Mujer de los ‘tres senos’, acusada de secuestro y abuso sexual

1 de Octubre del 2014

Michael Squier, un joven estadounidense de 18 años le contó al diario británico The Sun, detalles de un traumático encuentro sexual que habría sostenido con Jasmine Tridevil, la mujer que se dio a conocer por tener un tercer implante de seno que resultó ser falso. Esta es la historia de la mujer que se puso tres senos para salir en TV. La misma resulto ser falsa. 

En diálogo con el medio de comunicación, Squier señaló que  luego de varias conversaciones ‘calientes’ que sostuvo con la joven por medio de las redes sociales, pactaron un encuentro en Tampa, Florida. El joven estaba ilusionado por tener un encuentro sexual con una mujer de tres senos, sin embargo, nunca se imaginó que esa experiencia lo traumatizara a tal grado. Vivió una pesadilla y su fetiche se convirtió en una experiencia desagradable.

El joven contó que al llegar a la casa de Tridevil, la mujer le ordenó acostarse en una casa de perro y luego le puso un collar canino que decía “esclavo”, y auqnue el joven pensó que todo hacía parte de una exótico juego sexual las cosas empeorar. “Me golpeó y durante uno de los encendidos pasajes de sexo Tridevil comenzó a tatuar mi pecho con un cuchillo, estapó su nombre”, narró el joven.

Según se lee en el medio de comunicación, el joven no paraba de gritar, situación que enfureció a Tridevil quien empezó a decirle “mariquita”.   

El joven confirmó al diario lo que reveló lo que todo el mundo supone. “Tiene múltiples prótesis, porque se manchan y no quiere lavarlas”, dijo y agregó que se los pega con “algún tipo de pegamento”. “Pensé que eran reales, pero siempre fui escéptico porque no me dejaba tocárselo y se quejaba todo el tiempo diciendo que le dolía”, manifestó Squier. “En un momento se dio vuelta, se sacó su remera, hizo un movimiento y se sacó el seno extra y lo tiró al piso”.

The Sun llamó a la mujer para confirmar la historia. Y aunque reconoció haberlo utilizado como esclavo, negó haber tenido sexo con el joven ni haberlo marcado con un cuchillo como aseguró Squier.