Pepe Mujica deja la presidencia de Uruguay y llega Tabaré Vázquez

2 de marzo del 2015

Vázquez asume su segundo mandato en este país.

Pepe Mujica, kienyke

El oncólogo Tabaré Vázquez, de 75 años, asumió su segundo mandato presidencial en Uruguay en una intensa jornada, solemne y festiva, que transcurrió entre actos protocolarios y celebraciones populares, y que pasó acompañado de líderes internacionales y arropado por su pueblo.

La investidura tuvo dos partes bien diferenciadas, una en el interior del Palacio Legislativo, donde prestó declaración constitucional junto a su vicepresidente, Raúl Sendic, y otra a cielo abierto, por las calles del centro de Montevideo y en la Plaza de la Independencia, bajo un baño de multitudes.

En la solemne ceremonia del Palacio Legislativo, Vázquez juró el cargo ante la presidenta temporal de la Asamblea General, la senadora Lucía Topolansky, e inauguró su segundo mandato después haber dirigido los designios de Uruguay entre 2005 y 2010.

Cuando se cumplen 30 años de la restitución de la democracia tras la dictadura uruguaya (1973-1985), el nuevo presidente elogió en su discurso a los mandatarios que rigieron el país las tres últimas décadas, pero retrocedió aún más para reivindicar la figura de José Artigas, considerado el prócer de la nación.

Vázquez se presentó ante los líderes internacionales congregados en la Asamblea General, “procedentes de países hermanos y amigos”, como un firme defensor de los valores de “libertad, autodeterminación e integración” que inspiran la figura del prócer.

Los presidentes de Cuba, Raúl Castro; Nicaragua, Daniel Ortega; Chile, Michele Bachelet; Paraguay, Horacio Cartes; Ecuador, Rafael Correa, y Brasil, Dilma Rousseff presenciaron la investidura del nuevo presidente junto con el rey Juan Carlos de España.

Una vez cumplido el protocolo de la Asamblea General, Vázquez y Sendic se dirigieron hacia la Plaza de la Independencia de Montevideo a bordo de una antigua camioneta de la marca Ford de mediados del siglo XX.

Todo un guiño al “Pepemovil”, un vehículo descubierto que funciona con electricidad sobre la que el exguerrillero realizó cinco años atrás el mismo recorrido.

La ceremonia se abrió al público a partir de ese momento, con las calles del centro de la capital copadas por simpatizantes de Vázquez y por fieles admiradores del presidente saliente, José Mujica, y también por personas disconformes que hacían llegar sus reivindicaciones al nuevo mandatario.

Pese a su fama de tímido y reservado, Vázquez goza de una gran aceptación popular, sabe hacerse querer y hoy no cesó de sonreír y de saludar al paso de la comitiva.

Una vez en la Plaza de la Independencia, sobre un escenario, Mujica le hizo entrega a su sucesor, a los pies de la estatua de Artigas, de la banda presidencial, fundiéndose ambos en un fraternal abrazo.

La multitud de ciudadanos congregada comenzó ovacionando a Vázquez e intensificó su voz para dedicar cánticos de “Pepe, Pepe” dirigidos a Mujica.

Al retirarse de la plaza, el veterano exguerrillero pidió al pueblo uruguayo “que haga todo lo posible” para apoyar al Gobierno. Mujica se retiró en su carro antiguo hacia su finca para descansar. Su salida de la presidencia es tema del momento en Twitter.

El nuevo presidente de los uruguayos se reúne este lunes con varios jefes de estado.

Con información de la agencia EFE

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO