La corrupción, tema central de los españoles

La corrupción, tema central de los españoles

26 de Diciembre del 2014

-Estamos como estamos porque los políticos han robado mucho- me dice el taxista.

Y el Rey Don Felipe VI confirma el diagnóstico: “El paro (desempleo) y la corrupción son los males principales de España”.

El primer discurso del Rey en navidad coincide con la situación de su hermana, entre los palos por hechos de corrupción de su marido, que ella habría tolerado y compartido.

Cristina de Borbón irá a juicio por culpa de las maniobras fiscales de su marido, Iñaki Urdangarín, de las cuales ella se benefició, dice la prensa de Madrid.

Lea también: “Nosotros queremos tumbar al Rey de España”

“Cuatro años después de que un juzgado de Palma de Mallorca iniciara la investigación del caso Nóos, el sumario acumula numerosos indicios de delitos vinculados a la corrupción: tráfico de influencias, prevaricación, fraude a la administración pública, malversación y evasión fiscal.  Hay 17 imputados, siete miembros de la red empresarial supuestamente corrupta y 10 cargos públicos de tres gobiernos del PP que contrataron a dedo a Urdangarín y a su socio”, reporta el diario El País.

El Rey planteó “cortar la corrupción de raíz, sin contemplaciones”, sin nombrar el caso de la familia real de manera concreta.

“El paro y la corrupción –dijo- son los problemas principales de España para la mayoría de los ciudadanos, según todos los estudios de opinión. Y también lo son para el rey Felipe VI. Los comportamientos corruptos provocan indignación y desencanto. El Rey  conoce que en estos momentos el Parlamento ha comenzado la tramitación de un paquete de medidas contra la corrupción…”, añade el rotativo ibérico.

Cristina de Borbon

La infanta Cristina, envuelta en un escándalo de corrupción por cuenta de su esposo.

Todos los partidos políticos españoles salieron a respaldar el discurso, desde el PP (Partido Popular) hasta el nuevo Podemos. El portavoz del PSOE (Partido Socialista Obrero Español) en el Congreso, Antonio Hernando, valoró “la correcta descripción de los problemas que afectan el país”.

Francisco Basterra, columnista de El País, dice que con la alocución de navidad del miércoles, Felipe VI ha perdido su inocencia. Su discurso de proclamación ante el Parlamento pudo quedarse corto; el de Oviedo de hace unas semanas resultó un intento animador para una sociedad desmotivada. El Rey como impulsor. Tarea ingente la de Felipe VI: hacernos recuperar la fe en nosotros mismos.

Hablando de la corrupción española, me llama mucho la atención –dice Jorge M Reverte- el caso de Juan Pedro Hernández Moltó, “del que guardo un recuerdo imborrable cuando interrogaba a un acabado Mariano Rubio en el Parlamento, con un latiguillo inacabable: ‘Míreme a la cara, de frente señor Rubio’. Rubio no estaba en sus mejores días, ni tenía a mano los mejores argumentos, pero sus pecados eran cien veces menores que los que ha reunido Hernández Moltó al frente de la Caja de Castilla-LaMancha.

Lea también: El yerno del rey: la vergüenza de la corona española

Podemos pedir a Hernández Moltó que nos mire, a nosotros. Es uno de los tipos más impresentables que he visto en la política. Y sigue llevando chófer y puro cuando va a un restaurante caro. Míreme a la cara, de frente, señor Moltó. Aproveche la última oportunidad para salvar lo que le queda de dignidad”.

Y esta última frase, que bien podría ser aplicada en Colombia: “En estos momentos es difícil saber si hay un solo político que no tenga un carpetón en un juzgado, e igual de difícil ver un sindicalista o un político de izquierda libre de culpa…”.