Libertad de Simón Trinidad es condición de las Farc

Libertad de Simón Trinidad es condición de las Farc

2 de Febrero del 2016

Cuando faltan solo 52 días para que finalice el plazo fijado por el presidente, Juan Manuel Santos, y el jefe máximo de las FarcRodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko‘, para la firma del acuerdo del fin del conflicto, sobre la mesa, además del cese bilateral y definitivo del fuego y la concentración y dejación de las armas por parte dela guerrilla, aún está pendiente un tema espinoso: La presencia de Ricardo Palmera (Simón Trinidad) en la mesa de diálogo.
Lea también: Cuando ‘Simón Trinidad’ fue banquero, estudió en Harvard y lo apodaron ‘El Alemán’

‘Jesús Santrich’, negociador de las Farc en el proceso de paz, ha dicho en diferentes oportunidades que sin la presencia del excomandante del Bloque Caribe “no habrá firma de la paz”.

Pese a que el gobierno insiste que a lo que se dice por fuera de la mesa de diálogo no hay que prestarle atención, para las Farc la presencia de Trinidad en La Habana parece fundamental. “Su presencia”, dice ‘Iván Márquez’, “constituye una necesidad imperiosa para que los diálogos avancen hacia el puerto seguro de un acuerdo de paz”.
Lea también: Además: Así se divierten las Farc sin los bombardeos de la Fuerza Aérea

Aunque no se conocen detalles del encuentro que sostuvieron el pasado 20 de enero el senador del Polo Democrático, Iván Cepeda, y el guerrillero que permanece recluido en una cárcel de máxima seguridad en Colorado, Estados Unidos, expertos consideran que en la reunión se pudo haber hablado de la presencia de Trinidad en La Habana. “Es un asunto neurálgico”, dijo en diálogo con Todelar el senador Cepeda.

Sin embargo, y pese a que puedan haber intensiones diplomáticas de los gobiernos de Estados Unidos y Colombia para buscar una solución, esta no es tan fácil. La eventual libertad de Simón Trinidad se constituiría en un reto para la independencia del poder ejecutivo y judicial estadounidense.

Lea también: ¿Qué tanto han estudiado los cabecillas de las Farc?

Al respecto, Bernard Aronson, delegado de Estados Unidos para el proceso de paz en Colombia, dijo en diálogo con Noticias Caracol que “por el momento” (Simón Trinidad) no hace parte del proceso de paz”. Otra cosa dice la guerrilla.

“Desde el punto de vista de Estados Unidos, no es parte del proceso de paz, no es un preso político. Fue una corte criminal la que lo condenó, está cumpliendo su sentencia y no hace parte de los diálogos”, señaló Aronson.

En una entrevista con CM& Aronson fue más allá “Simón Trinidad es un criminal,”. Esta declaración deja en claro que a diferencia de Colombia, en Estados Unidos los poderes son independientes, y la rama jurisdiccional no cedería a una petición ejecutiva para que Trinidad salga libre.

Sobre esta posibilidad el gobierno habla poco. El Alto Comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, en un escueto pronunciamiento en mayo de 2013, señaló que Simón Trinidad debe estar en la mesa de diálogos.

Indicó que el presidente Juan Manuel Santos ha tenido acercamientos de alto nivel con el gobierno de Estados Unidos para que Simón Trinidad pueda participar en la mesa de diálogos en Cuba.

En su momento, en diálogo con el programa ‘Hardtalk’ de la BBC, Jaramillo dijo que será difícil esta decisión pero que habrá que buscar el momento adecuado para que el insurgente, preso en una cárcel de Estados Unidos hace 11 años, pueda participar en el proceso de paz.

“Hemos incluso hablado de eso con los Estados Unidos en los más altos niveles, el presidente ha buscado varias opciones. Estamos haciendo lo que podemos para agilizar las negociaciones”, señaló Jaramillo.

Negociadores de las Farc en La Habana han sido claros en que lucharán hasta al final para garantizar el regreso de Trinidad. Con esta insistencia queda abierta la duda de si el caso de Ricardo Palmera será la excusa para dilatar la firma del acuerdo que según la guerrilla, ya no será el 23 de marzo.

‘Simón Trinidad’ fue uno de los cabecillas más importantes de las Farc. Pasó de ser un banquero en Valledupar a comandante guerrillero con influencia en la Costa Altántica. En la mesa de diálogo entre el gobierno de Andrés Pastrana y las Farc fue uno de los negociadores más sobresalientes. Cuando la guerra contra las Farc se recrudeció fue capturado en Ecuador, donde permanecía oculto.