Partido Conservador prende polvorín en la unidad nacional

Partido Conservador prende polvorín en la unidad nacional

1 de marzo del 2016

Una gran puja se prevé al interior de la Unidad Nacional, hoy llamada Unidad por la Paz, por cuenta de la entrada al oficialismo de toda la bancada conservadora, situación compleja si se tiene en cuenta la estrechez de la torta burocrática, o mermelada, a repartir en el posconflicto.

A medio día de este martes se llevó a cabo una reunión en la Casa de Nariño entre el director del Partido Conservador, David Barguil, los voceros de esa bancada en Cámara y Senado, y el presidente Juan Manuel Santos con el ministro del Interior Juan Fernando Cristo.

En la reunión se conversó la entrada casi inminente del conservatismo a la Unidad por la Paz, en la que ya están el partido de La U, el Liberal, Cambio Radical, la Alianza Verde y un importante sector del Polo Democrático, encabezado por Iván Cepeda.

A la cita en Presidencia fue invitado el senador Juan Manuel Corzo, quien siempre se ha opuesto a ingresar a la Unidad Nacional y el representante Pedrito Pereira, quien se había mostrado indeciso en el tema.

Allí los conservadores en cabeza del senador Hernán Andrade y el representante a la Cámara Heriberto Sanabria le hicieron saber al jefe de Estado la necesidad de mantener en cabeza de los conservadores la Procuraduría y los dos ministerios que actualmente tienen en el gabinete, el de Hacienda y el de Minas y Energía.

Fuentes consultadas por KienyKe.com al interior del Partido Conservador manifestaron que este fue en resumidas cuentas el pliego de peticiones que pasó esa colectividad al Gobierno para unirse unánimemente al proceso de paz.

La reunión se dio en momentos que está por definirse en la sala plena del Consejo de Estado la suerte del procurador Alejandro Ordóñez, y hay quienes dicen que su salida es inminente. De igual manera, con la salida de Jorge Armando Otálora en la Defensoría del Pueblo por el escándalo sexual, los conservadores piden dejar esa entidad en sus manos.

Asimismo, previendo el barrido ministerial que haga Santos una vez se firme la paz en La Habana, los compromisarios conservadores en la reunión pidieron mantener en cabeza de un godo el Ministerio de Minas y Energía, que es uno de los cambios casi obligados que hará el Gobierno, pues Mauricio Cárdenas, jefe de la cartera de Hacienda, será uno de los ratificados en su cargo.

Como si fuera poco, los conservadores también estarían detrás de otro Ministerio en el posconflicto.

Sin embargo, este medio digital consultó con algunos senadores de La U y liberales, quienes hablaron con la condición de que no fueran revelados sus nombres, pues no quieren generar controversias desde ya en la Unidad para la Paz. Ellos revelaron que no están dispuestos a que el Gobierno ceda en más burocracia para los conservadores, pues tanto liberales como de La U, llevan más tiempo en la Unidad Nacional y han sido más fieles.

Posconflicto no es sinónimo de mermelada

No obstante, quien sí quiso dar la cara fue el senador Antonio Navarro, quien le dijo a KienyKe.com que el posconflicto no puede entenderse como la repartición de más mermelada, sino el compromiso con el proceso de paz, aunque señaló que la mermelada “siempre alcanza y la reparten entre unos y otros”.

De todas maneras, Navarro previó una puja entre los distintos partidos de la Unidad Nacional por mantener y atrapar más ministerios y entidades administrativas.

De igual manera, el senador uribista Alfredo Rangel señaló que la lucha por puestos y burocracia se dará en medio del hueco fiscal que ha dejado el cada vez más bajo precio del barril del petróleo y la devaluación del peso.

“Hay un déficit fiscal enorme, y el gobierno en lugar de solucionarlo tomando medidas serias y no de maquillaje, parece estar pendiente de repartir más torta burocrática”, dijo Rangel.

Este medio digital consultó al analista político Pedro Medellín para saber qué impresión le deja la entrada de los conservadores en su totalidad a la Unidad para la Paz. Medellín dijo que éste es un pacto por la paz burocrático.

“El Gobierno, con la Unidad Nacional, está generando una distancia mayor entre el país nacional y el país político, porque mientras el lado nacional está cuestionando y reclamando claridad en los acuerdos de La Habana, el país político está a la carrera para sacar el acuerdo como sea. Esta posición es tan frágil, que el acuerdo al que le toca acudir al gobierno es a la mermelada para sellar el pacto”.

Barguil y la soledad de Marta Lucía y Pastrana

KienyKe.com también habló con la exministra Marta Lucía Ramírez, que junto con el expresidente Andrés Pastrana, se quedaron solos en el Partido Conservador haciendo oposición. Ramírez advirtió que la decisión de esa colectividad de hacer parte de la Unidad Nacional sólo puede ser tomada por el directorio conservador o a través de una convención nacional, y no sólo por David Barguil o la bancada de congresistas, por lo que le restó importancia a la reunión en la Casa de Nariño.

Por su parte, en una corta conversación con este medio digital el presidente del Partido Conservador, David Barguil, aseguró que aún no puede hablarse de entrada oficial de esa colectividad a la Unidad Nacional, pues para que esa posibilidad se dé, tiene que votarla todo el directorio nacional.

Por otra parte, el senador Efrarín Cepeda señaló que esta decisión se podría dar cuando inicien las sesiones ordinarias del Congreso de la República, es decir en cuestión de pocos días.