¿Qué podrán esperar los colombianos de la nueva cúpula militar?

13 de agosto del 2013

Expertos coinciden en que continuará la ofensiva armada contra las Farc. La diferencia con la anterior dirección es que los nuevos están perfilados para atender el posconflicto.

Cúpula militar, Juan Manuel Santos, Kienyke

Para muchos, el presidente Juan Manuel Santos decidió, con un remenzón en la cúpula militar, tratar de frenar las crecientes críticas por la forma como maneja la seguridad nacional y urbana, tema que se convertirá en palo en la rueda si desea poner a andar formalmente su campaña a la reelección. Desde todos los sectores de oposición se arrecia contra el Gobierno por descuidar la guerra contra la delincuencia común y organizada en el país. Esto es motivo de descontento ciudadano que podría castigar al mandatario en las urnas.

Mientras tanto, Santos asegura que el revolcón en las direcciones de la fuerza pública y las fuerzas armadas obedece a una renovación natural. Luego, sus funcionarios advierten que los nuevos perfiles tienen la misión de preparar a las fuerzas del Estado para el posconflicto, aunque resulte anticipado hablar de dicho reto cuando apenas avanzan las negociaciones con las Farc en Cuba, y no ha comenzado formalmente un proceso de paz con el ELN.

Además se considera riesgoso este cambio a una semana de un inminente paro nacional, que según analistas deberá ser afrontado con la estrategia que ya había preparado la saliente cúpula. Lo cierto es que la opinión quiere saber a qué atenerse con los nuevos mandos y si en realidad implicarán cambios profundos en la manera como se lucha contra el delito. Expertos analizan para KienyKe el perfil de las entrantes directivas y anticipan cuál será su forma de trabajar.

Leonardo Barrero, comandante General de las Fuerzas Militares

Al frente de la entidad de más alto nivel de coordinación estratégica estará el mayor general Leonardo Barrero. El nuevo comandante general de las Fuerzas Militares es descrito por quienes lo han conocido como un hombre brillante, con mayor perspectiva sobre cómo abordar el conflicto. Barrero siempre ha ocupado los primeros lugares en los cursos militares y mientras dirigía el Comando Conjunto de Operaciones supo liderar importantes tareas ofensivas en el suroccidente del país, donde más arrecia la guerrilla de las Farc.

“Con Barrero, el Gobierno le está apostando a la continuidad de la ofensiva militar, de manera más fuerte que como se venía haciendo”, opinó el estratega en Seguridad y Defensa John Marulanda.

Con el nuevo comandante general de las Fuerzas Militares el mensaje es que continuará la mano dura contra la subversión, sin olvidar que su nueva cabeza también está preparada para “cambiar de chip” y alistar a los uniformados en caso de afrontar un eventual posconflicto. “Él, como el resto de nuevos dirigentes de la cúpula, son oficiales con un perfil más intelectual, de hombres más educados”, agregó Marulanda.

En esto coincide el general (r) Néstor Ramírez, quien conoció a Leonardo Barrero. “Es un hombre de inteligencia militar. Un general debe tener visión estratégica, de futuro, no solo táctica. No obstante él tiene mucha experiencia en operaciones, y tiene por ventaja que maneja buenas relaciones con las comunidades”.

Barrero reemplaza a Alejandro Navas, quien estaba en la dirección general de las Fuerzas Militares desde 2011. El saliente General era considerado un hombre más operativo que estratégico.

Rodolfo Palomino, director de la Policía Nacional

Entre las grandes críticas que afectan la popularidad del Gobierno nacional está la percepción negativa de seguridad ciudadana, que castiga con fuerza la imagen del presidente Santos. El general Rodolfo Palomino relevará a José Roberto León Riaño. El mensaje es dar una lucha directa a la delincuencia urbana. Para el general (r) Néstor Ramírez, de Palomino se puede esperar una batalla más directa contra delitos comunes como hurto, drogadicción, problemas viales, extorsión, entre otros, a través de estrategias que hagan pensar al ciudadano que tiene cerca a la policía.

Además se encargará de corregir las fracturas que afectan la articulación entre la acción de la policía con la de la justicia. “Ha tenido contacto operativo en problemas de la calle. Es uno de los creadores del plan cuadrantes. Su implementación ha sido obra suya, y es parte de la solución a la seguridad pública. Fortalecerá los mecanismos de inteligencia, implementará mejoramiento en comunicaciones, fortalecerá la reacción de la policía, todo para complacer la percepción ciudadana y obtener su cooperación”.

La especialista en Seguridad y Conflicto y docente en la Universidad Pontificia Bolivariana, Ángela Arbeláez, estimó que el estilo de Palomino es muy cercano al del general Óscar Naranjo, considerado el mejor policía del país.

En cambio el analista John Marulanda estima que Palomino fue designado por Santos para hacer “más show” respecto a los positivos de la policía, ya que León Riaño era más reservado. “Es un tipo más amigable, al menos en sus expresiones, que León Riaño. Siguiendo una tradición de la policía nacional es un hombre mediático. Al que reemplaza no generaba mucha empatía. No importa si es buen o mal estratega, porque se puede rodear de un buen equipo. En cambio es favorable que sea buen relacionista”.

Juan Pablo Rodríguez, KienykeJuan Pablo Rodríguez, comandante del Ejército Nacional

El cambio del comandante del ejército de alguna manera se rumoraba desde hace algunos días debido a los roces que tendría Sergio Mantilla, el saliente director, con otros dirigentes de las fuerzas armadas e incluso con el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. En reemplazo asciende el general Juan Pablo Rodríguez, a quien el general (r) Rodríguez conoce de cerca, según dijo a KienyKe. “Él es más experimentado. Es un hombre sereno. Tiene una gran trayectoria en operaciones especiales y por eso lo eligieron, porque ahora vendrán más de estas ofensivas contra las guerrillas y otros grupos ilegales”.

Del general Rodríguez el país puede esperar que continúe la línea de la mano dura militar contra las Farc y se produzcan importantes bajas de cabecillas de grupos armados, una de sus especialidades. En su hoja de vida pesa su participación en el cerco que acabó con el líder de las Farc, Alfonso Cano.

El profesor John Marulanda también dice conocer a Rodríguez cuando hicieron una maestría en ciencias políticas juntos. “Es un hombre conciliador, mucho más que Mantilla. Con él también el Gobierno juega una ficha crítica y clave en lo que significa postconflicto. No significa esto que cesen los operativos, porque eso no va a cambiar”.

Hugo Acosta, KienykeHugo Acosta, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares

El mayor general Hugo Acosta es el nuevo al frente del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, organismo que se encarga de asesorar y coordinar a todas las instituciones armadas en operaciones, inteligencia, contrainteligencia y estrategia militar. Acosta proviene de la Fuerza Aérea, donde trabajó como inspector general. Ángela Arbeláez analiza su designación como un movimiento para rearticular el trabajo ligado que debe tener el ejército y las tropas del aire en operativos contra la delincuencia. “Es un general que tiene gran trayectoria en inteligencia. No es muy operativo. Me parece sorprendente su elección para encargarse de esta entidad delicada, que tiene mucho poder dentro del ejército, pues su experiencia no es tan ejecutoria, sino es más administrativa y de inteligencia”.

Para John Marulanda lo que los colombianos pueden esperar con Acosta frente al Estado Mayor Conjunto es la continuidad a un empeño vital en la lucha armada que es el ataque desde el aire. “Poner a un oficial de la Fuerza Aérea es clave, porque son ellos los que ahora tiene el mayor poder de destrucción y combate es. Le han causado los peores descalabros militares a las Farc”.

Hernando Wills, KienykeHernando Wills, comandante de la Armada Nacional

El vicealmirante Hernando Wills tiene un reto especial al asumir la dirección de la Armada Nacional, en reemplazo de Roberto García Márquez. Además de tener las tareas de patrullaje en ríos y costas para mantener la arremetida contra el narcotráfico, el transporte de grupos armados ilegales que suelen movilizarse por vías acuáticas y el contrabando, Wills asume la dirección de las fuerzas navales en medio de tensiones constantes entre Colombia y Nicaragua luego del fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya que cedió territorio marino colombiano al país centroamericano. “Su responsabilidad es grande, en especial para apoyar operaciones fluviales en el mar Caribe. Eso tiene que ver con la protección a pescadores nacionales y sus derechos adquiridos como consecuencia del reciente fallo de La Haya, y una atender otra complicación porque vendría una segunda reclamación de Nicaragua que pretende convertir a San Andrés en enclave”, dijo el general (r) Néstor Ramírez.

Coincide en este desafío primordial el estratega John Marulanda. “El reto de Nicaragua se ve en el horizonte y es naval. Pero la protección de estas aguas obedece a un concepto que también debe articular a la Fuerza Aérea, es decir que el vicealmirante deberá liderar una fuerza disuasiva para que Nicaragua no continúe con su plan de expansionismo”.

Guillermo León, KienykeGuillermo León, comandante de la Fuerza Aérea

El nuevo al mando frente a la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) es el general Guillermo León, que hasta el lunes era jefe de operaciones de dicha institución y reemplaza al general Tito Saúl Pinilla, quien sonaba para dirigir las fuerzas militares pero cuyo nombramiento no resultó. “Es muy buen indicio porque el nuevo comandante viene de línea operacional, conoce bien la FAC. Además el mayor rubro de inversión lo concentra la Fuerza Aérea por el gasto que implica su funcionamiento, así que su reto será mantener el impulso que necesitan para seguir cercando a las Farc”, explicó John Marulanda.

Es de esperar que se mantengan los planes de comprar nueva flota aérea, modernizar algunos de sus aviones y seguirle apostando al proyecto de los aviones no tripulados (Drones). “No podemos abstraernos a tecnología. El programa con ‘Drones’ está en Colombia y se va a incrementar. Toca poner las reglas claras sobre su uso, función y las responsabilidades pertinentes (…) Los aviones no tripulados se utilizan en vigilancia para sector petrolero en el sur de país, se utilizan como rastreadores de comunicaciones y en otras tareas de inteligencia”, añadió.

@david_baracaldo

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO