Cuando Richard Aguilar recibió el botón 'Soy correcto, no corrupto'

Publicado por: sebastian.alvira el Jue, 29/07/2021 - 10:48
Share
El ahora exsenador Richard Aguilar se comprometió con la lucha contra la corrupción en 2014, en medio de una campaña liderada por la Procuraduría General de la Nación.
Cuando Richard Aguilar recibió el botón 'Soy correcto, no corrupto'
Créditos:
Twitter: @RICHARDAGUILARV

El exsenador Richard Aguilar actualmente investigado y capturado por presuntos actos de corrupción cuando se desempeñó como gobernador de Santander, recibió en 2014 el botón 'Soy correcto, no corrupto', una campaña de la Procuraduría General de la Nación que buscaba reforzar valores y principios entre los servidores públicos del país. 

El 20 de agosto de 2014 fue presentada la estrategia 'Cultura de la Legalidad y la Integridad', el entonces procurador general Alejandro Ordóñez invitó a Aguilar, quien era el gobernador del departamento; al exalcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez; así como los primeros mandatarios de los municipios de la región y sus equipos de trabajo para socializar el programa.

La ‘Cultura de la Legalidad y la Integridad’, avanzó en 14 entidades del Estado a nivel nacional y regional, buscaba reforzar valores entre los servidores públicos, para que a través de buenos ejemplos, conductas ejemplares y mejores prácticas se fortaleciera el vínculo entre la institucionalidad y la ciudadanía, optimizando las acciones en beneficio de los colombianos y construyendo escenarios que favorecieran el desarrollo del país.

Con la consigna ‘Soy correcto, no corrupto’, este proyecto liderado por la Procuraduría Delegada para la Descentralización y las Entidades Territoriales planteó las premisas ‘La corrupción siempre afecta a alguien’ y ‘La honestidad siempre ayuda a alguien’, que enmarcaban la necesidad de apostar a valores y principios como punto de inflexión para construir, entre todos, una Colombia transparente y un servicio público ‘con la moral en alto’.  

En medio del evento, Ordóñez le puso el botón con la consigna a Aguilar, quien a través de su cuenta de Twitter envió un mensaje de compromiso a los demás funcionarios. "Con honor portamos en #Santander el botón 'Soy correcto, no corrupto': compromiso de todos los funcionarios", trinó Aguilar. 

Lo paradójico del tema es que de acuerdo con las pesquisas de la Corte Suprema de Justicia, los actos de corrupción que habría cometido Aguilar tienen lugar en 2014, mismo año en el que se comprometió con la lucha contra la corrupción.

El alto tribunal investiga al exsenador -presentó su renuncia ayer- por la supuesta comisión de los delitos de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, en calidad de determinador, y como presunto autor de interés indebido en la celebración de contratos y coautor de concierto para delinquir agravado y peculado por apropiación a favor propio y de terceros.

 

De acuerdo con la Corte, cuatro contratos firmados por Aguilar entre 2014 y 2015 tienen irregularidades y las investigaciones apuntan a "hechos que también lo involucran con una posible concertación para delinquir y en los cuales al parecer abusó del poder que ostentaba y vulneró los principios de economía, planeación, transparencia y selección objetiva, fruto de lo cual se habría apropiado - para sí y para otros- de dineros públicos".

Al parecer, el entonces mandatario regional le habría ordenado a algunos funcionarios de la gobernación entregar contratos a ciertas personas o consorcios previamente señalados por él. Específicamente, las supuestas irregularidades tienen que ver con obras e interventoría para el reforzamiento del Estadio en la Villa Olímpica de Bucaramanga, obras de mejoramiento en la carretera San Gil–Charalá y en el corredor vial Agroforestal y Energético, así como labores de mejoramiento en la vía Bucaramanga–Floridablanca.