Un debate de martes 13

14 Agosto 2013, 02:56 AM
Share
El debate sobre apropiación de tierras baldías no dio lo que se esperaba, ni por parte del citante,  el senador Jorge Robledo,  ni del ministro de Agricultura, Francisco Estupiñan. Para algunos e
El debate sobre apropiación de tierras baldías no dio lo que se esperaba, ni por parte del citante,  el senador Jorge Robledo,  ni del ministro de Agricultura, Francisco Estupiñan. Para algunos el debate estuvo “desganado”, y no llenó las expectativas que el senador del Polo había generado. El ministro de Agricultura, al responder por los cuestionamientos lució desconcentrado y con falta de seguridad en sus argumentos,  sumado a lo anterior, admitió que el Gobierno no tiene idea de quiénes se han apropiado ilegalmente de las tierras y no sabe cuántas hectáreas están en esas condiciones, no sabe dónde están. Luego, el ministro del Interior, Fernando Carrillo, la emprendió contra el senador Robledo, aseguró que el líder del Polo, de manera soterrada, habla de  esquemas de corrupción sin tener las evidencias para sustentar ese tipo de acusaciones,  que llegó con verdades a medias que generan injurias acompañadas de especulaciones y mitos fantasiosos. Carrillo afirmó que el Congreso necesita propuestas y soluciones y no críticas ni debates leguleyos que resultan enredando los temas de fondo,  además agregó que los argumentos presentados por Robledo tienen fines electorales. A esto el senador respondió que el Gobierno no resiste una oposición relativamente pequeña como la del Polo “porque desenmascaran los cuentos que echan”.  Aseguró que lo que hace el sector santista es dedicarse  a calumniar al Polo Democrático,  “pero tacan burro, el Polo no se acobarda ni se asusta, podrán hacer cualquier cosa, hasta cumplir sus amenazas  pero no callaran al Polo.” Durante una hora y veinte minutos, Robledo aseguró en la Plenaria de Senado que el presidente Juan Manuel Santos siempre ha sabido que está sucediendo realmente con las tierras, e insistió que el proyecto de ley, que según el ministro de Agricultura se estaría presentando en quince días, es para favorecer a grandes empresas que se apropian de las tierras para beneficiarse de productos agrícolas y generar especulación inmobiliaria, al comprar y beneficiarse con subsidios del Gobierno y luego vender a precios mucho más altos. De la misma manera afirmó que el Ministerio de Agricultura de Estados Unidos también tenía conocimiento de que empresas privadas estaban adquiriendo los terrenos en contra de la ley. Habló de las cantidades de tierras que tienen grandes empresas con las que relaciona al exembajador Carlos Urrutia, y cómo la firma Brigard&Urrutia participaba en  las asambleas accionarias de Riopaila, empresa, que como otras, señala de comprar terrenos por medio de testaferrato para disimular la violación de la ley. Mientras que Robledo hacía las acusaciones, el ministro de Agricultura debió también admitir que en el tema hay inseguridad jurídica, por ende se encuentra frenada la inversión extranjera, por ello proponen un plazo para realizar un inventario de los baldíos existentes, inventario que se lograría con el proyecto de ley que se presentará. Francisco estupiñan, ministro de agricultura,congreso, kienyke Por su parte el superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, en su defensa de la labor del Gobierno, precisó que las cifras que da Robledo sobre adjudicación de baldíos no son ciertas, y que en realidad solo ha adjudicado 517.091, y que del 100 por ciento de las tierras adjudicadas, solo el 29 por ciento se ha adjudicado después de la Ley 160 de 1994, esta Ley es la que restringe la acumulación de terrenos baldíos. Al finalizar el debate, ni el senador  Robledo pudo hacer prevalecer sus argumentos, ni el Gobierno pudo responder ni desmentir con pruebas, en cambio, salió más bien a admitir lo grave que es la situación de las tierras en Colombia. Como dicen los que creen en agüeros, “en martes 13 ni te cases ni te embarques”, y tanto el senador  Robledo como los ministros del Gobierno se “embarcaron” en un debate donde terminaron de “casar” una pelea en la que cualquiera puede venir a “pescar en río revuelto”.

KienyKe Stories