Acoso y amenazas: el precio que pagan algunos por expresarse en redes

Publicado por: daniel.guerrero el Jue, 03/09/2020 - 18:39
Sharekyk
Carolina Sanín, 'Nany' Pardo y Valeria Santos, han manifestado ser acosadas e incluso agredidas por expresarse en redes.
Acoso en redes sociales

Expresarse en redes sociales se ha convertido en un tema tedioso e incluso peligroso para algunos ciudadanos, y es que a pesar de las miles de críticas que suelen suscitar ciertas posturas y comentarios, hay quienes trascienden del acoso y los insultos en la virtualidad, a las agresiones y ataques en la 'vida real'.

Son bastantes las denuncias que se han conocido de acoso y ataques como consecuencia de comentarios hechos en redes, pero algunos sucesos que involucran a reconocidos personajes como Carolina Sanín, María Antonia Pardo y Valeria Santos, dejan al descubierto que esta práctica continúa sumando víctimas, sobre todo mujeres.

Este jueves, por ejemplo, la escritora Carolina Sanín compartió con sus seguidores de Twitter una amarga experiencia que le dejó un inesperado encuentro con un hombre que la reconoció en la calle y le insultó.

"Antes de la pandemia nunca me había atacado en la calle nadie al reconocerme", escribió Sanín, quien recibió el apoyo de una gran cantidad de personas en la red, entre estas, la actriz y presentadora Margarita Rosa de Francisco, que lamentó lo ocurrido y expresó su "tristeza por todas las mujeres".

Por otro lado, la periodista María Antonia Pardo publicó hace algunos días varias capturas de pantalla que evidencian el acoso que sufre en redes sociales, no solo ella, sino sus hijos, a quienes les han escrito mensajes en los que insultan a su madre.

"¿Podés creer que tu mae' me bloqueó solamente por darle like a comentarios que para mí eran justos? Solo por eso", se lee en uno de los mensajes enviados desde el perfil @Diocardi, creado al parecer, con el ánimo de intimidar a 'Nany' Pardo, pues tiene pocos seguidores y sus publicaciones giran alrededor de las opiniones emitidas por la expareja del presentador Agmeth Escaf.

En posteriores comentarios, Pardo aseguró sentirse atemorizada por la obsesión que parece tener con ella la persona detrás de esta cuenta.

Situación similar ocurrió con Valeria Santos, reconocida periodista de Blu Radio y sobrina del expresidente Juan Manuel Santos, que tras un comentario en Twitter sobre la masacre de 4 militares en Norte de Santander, por el que, además de ofrecer disculpas, tuvo que soportar una ola de insultos y mensajes amenazantes.

Lea aquí: ¿Cuál fue el comentario de Valeria Santos por el que la criticaron en redes?

"Me han dicho asesina, guerrillera y genocida. Me han amenazado e insultado. Me juzgaron por mi familia, por mi apellido y usaron mi vida personal. Espero que les haya servido para sacar su odio. No les puedo decir que no me importa pues estaría mintiendo", añadió Valeria Santos.

¿Libertad de expresión o conducta delictiva?

Los comentarios y publicaciones en redes sociales suelen cruzar una delgada línea en donde dejan de ser  libertad de expresión y se transforman en amenaza, siendo este un delito que en Colombia ya ha dejado varios condenados.

De acuerdo con el Código Penal, el delito de amenaza se define como: “el que por cualquier medio atemorice a una persona, familia, comunidad o institución, con el propósito de causar alarma, zozobra o terror en la población”.

Por lo que en 2009, por ejemplo, el país conoció el caso de Nicolás Castro, un joven habitante de Chía que pasó varios meses en la cárcel La Picota luego de haber creado un evento en Facebook en el que se comprometía a asesinar a Jerónimo Uribe.

Nicolás Castro capturado por amenazar a Jerónimo Uribe

Castro, que recibió amenazas de muerte al salir de prisión, se refugió en Argentina y regresó a Colombia en 2014, donde estudió Escrituras Creativas en la Universidad Nacional y, como resultado de su tesis, escribió 'El Terrorista', una novela en la que relató el proceso que le significó amenazar en redes al hijo menor del expresidente Uribe.

Entre tanto, para 2019 unos amenazantes trinos y mensajes enviados a través de Twitter al caricaturista Matador, la periodista Vanessa de la Torre, el escritor Daniel Samper y algunos magistrados de la Corte, le costaron a Francisco Javier Andica una condena de 38 meses de prisión por el delito de amenaza y una multa de 6,5 salarios mínimos.