Alexander Vega, ¿con las horas contadas en la Registraduría?

19 Mayo 2022, 11:04 AM
Share
El registrador Alexander Vega está contra las cuerdas. Varias situaciones tienen en suspenso la posibilidad de su salida y los efectos que esto tendría sobre las elecciones.

Las elecciones de este 2022 han sido una de las más movidas de los últimos años, siendo paisaje las polémicas, sorpresas y el dinamismo político. Sin embargo, es posible que nadie haya generado tanto revuelo como el registrador nacional, Alexander Vega, quien hasta el momento permanece con un proceso abierto por presunta ilegalidad en su proceso de elección para el cargo. Eso, sin nombrar que en su contra se mueven infinidad de críticas por la forma en que ha adelantado el proceso electoral. 

Uno de los problemas que enfrenta Vega hoy por hoy y que podría incluso dejarlo por fuera de la dirección de la Registraduría, se remonta a poco más de dos años cuando terminó electo en un proceso bastante controversial. En aquel entonces, bajo la sombra de las protestas sociales, las entrevistas entre los aspirantes y presidentes de las altas cortes se dieron a puertas cerradas en el Centro de Oficiales de la Policía y no públicamente en el Palacio de Justicia (como suele hacerse). 

Un hermetismo que se sumó a varios cambios en las reglas de juego, como el haber priorizado la entrevista dentro de los criterios de elección y no la experiencia (en la que otros candidatos superaban a Alexander Vega) y que le valió dos demandas de nulidad que recién el Consejo de Estado decidió retomar. Generando a su vez expectativa sobre lo que podría ser una decisión como estas en medio de la contienda electoral. 

Precisamente este mes, dicho tribunal ha escuchado las versiones de tres de los entrevistadores: la expresidenta de la Corte Constitucional, Gloria Ortíz; la expresidenta del Consejo de Estado, Lucy Jeannette Bermúdez, y el expresidente de  la Corte Suprema, Álvaro García. La conclusión fue todavía más diciente: entrevistas carentes de transmisión al público, de preguntas planeadas o protocolarias, al tiempo que no existe documento oficial de calificación de las mismas (es decir, el sustento de la elección de Vega).

Registrador

De hecho, Bermúdez, que fue la última en rendir testimonio, generó todavía más suspicacia al asegurar que “según su criterio” cada calificador le daba una puntuación a los aspirantes y al final el promedio de ello determinó el ganador. Por ahora, dicho proceso se encuentra en evaluación de las pruebas suministradas y los alegatos de las partes. 

Sin embargo, está lejos de ser el único problema que aqueja al registrador Vega, quien por estos días está en el ojo del huracán por la presunta falta de preparación de cara a las elecciones, un jalón de orejas por parte de la Procuraduría y una indagación preliminar que tendría abierta en la Fiscalía por presuntas irregularidades. Eso, sin contar otro proceso que tendría por todo lo sucedido en el marco de las elecciones al Congreso, que entre otras cosas le ha llevado a enfrentarse de frente con políticos como Andrés Pastrana. 

Este mismo expresidente, por ejemplo, lleva meses intentando obtener respuesta del registrador Vega por su supuesta cercanía con Indra, proveedor del software electoral. Un tema que hoy por hoy empieza a preocupar a otra gran cantidad de sectores políticos pues, a solo 10 días de las elecciones, no se cuenta con una firma internacional que audite el software de la española Indra y Disproel

Esta semana, por ejemplo, se bajó  del bus la firma alemana Dermalog, que desistió de realizar la auditoría al software y todos los programas correspondientes al manejo de los resultados de los comicios. Algo grave, teniendo en cuenta que dicha revisión se haría sobre los resultados de las pasadas elecciones legislativas y sería de carácter “preventivo y forense”, según el presidente del CNE, César Abreo. 

Dicho funcionario, en cabeza de la entidad que exigió la auditoría para “determinar en qué fallas pudo haber incurrido el proceso”, reconoce que “el tiempo es muy corto” para seleccionar una firma capaz de encargarse de este proceso. Todavía más grave es que sea prácticamente imposible hacer la contratación y luego la auditoría en tan pocos días. 

¿Las horas contadas para el registrador Alexander Vega?

 

Por ahí dicen que cuando el río suena es porque piedras lleva y desde varios sectores empieza a coger fuerza el rumor de que se acerca la salida de Alexander Vega. Uno de los primeros en salir con esta teoría fue el senador Rodrigo Lara, quien aseguró que “hay rumores en el Congreso de que el Gobierno estaría ambientando una suspensión del Registrador como pretexto para nombrar un registrador Ad-Hoc”. 

Además, también señaló varias desconfianzas que tiene frente a las futuras elecciones (que bien podrían evitarse con una auditoría forense): “Hay que tener en cuenta la posibilidad de ataques cibernéticos en las elecciones del 29. Una posible estrategia consiste en sabotear la transmisión de datos y alegar el fracaso del escrutinio de ese día. Otro argumento perfecto para solicitar un aplazamiento de los comicios”. 

En efecto, la teoría de que el Gobierno está buscando la forma de sacar al registrador Vega está cogiendo fuerza entre varios congresistas, que no descartan tampoco que se tenga planeado su reemplazo. Sin embargo, hay que ser enfáticos en que por ahora estos son solo rumores

No obstante, alimenta esta teoría el hecho de que gran parte de las entidades con fichas gubernamentales hayan salido en fila india para presionar al Registrador, como lo ha hecho precisamente la procuradora Margarita Cabello, quien exigió que “todo debe funcionar correctamente para el 29 de mayo: la plataforma Infovotantes, la acreditación de los testigos electorales, así como la exclusión de los 2.925 jurados no aptos, de acuerdo con la relación enviada recientemente por el ente de control”. 

Aún así, también está claro que a nadie le conviene la salida de Alexander Vega, más en un contexto de extrema desconfianza institucional como el que se vive frente a la Registraduría. De salir, las implicaciones podrían ser más graves en aquellos sectores que abanderan la teoría del fraude y se tendría un atípico aplazamiento de las elecciones; mientras que de mantenerse en el cargo, irá creciendo esa sombra que creó desde su famosa frase de “quien sienta que le van a hacer fraude, no debería presentarse”. Una encrucijada en la que, véase por donde se le vea, la que termina perdiendo es la democracia.

KienyKe Stories