"Soy tu compañere": Bullying y amenazas a la joven mexicana

27 Agosto 2021, 06:28 PM
Share
Andra Milla, la joven universitaria que pidió ser llamada "compañere" en plena clase virtual, denuncia haber recibido amenazas y ataques en redes. No obstante, también algunas personas han salido en su defensa.

Matoneo y hasta amenazas ha recibido la estudiante universitaria mexicana Andra Milla, identificada como persona no binaria, quien desde hace unos días es viral por un video en el que le pedía a otro estudiante de su clase que la llamase “compañere” y no compañera

“No soy tu compañera, soy tu compañere”, dijo mientras estallaba en llanto en plena clase, ante la intervención de otro joven llamado Max Carvajal. 

Tras lo acontecido, el propio Carvajal subió un video a su cuenta de TikTok dando una explicación más larga sobre el video viral y pidiendo “dejar a Andra tranquila”. Esto porque ya para entonces el suceso era conocido en varias partes del mundo y dentro de los comentarios se observaba un común rechazo a la petición de la estudiante de usar el lenguaje inclusivo. 

Max comentó en su video que su intervención se dio luego de discutir con los profesores durante un buen rato por la “prórroga de una tarea” y simplemente iba a pedir que avanzaran con el tema de la clase. 

“Se me escapó comentar el argumento de Andra, refiriéndome a ella como compañera. Créanme que hubo cero intenciones de ofenderla, no fue con ganas de hacerla sentir mal (...) Muchos de ustedes están comentando poniéndole cosas bastante agresivas en Instagram, Facebook y TikTok, pero los invito a que dejen de hacerlo”, afirmó. 

Además, el joven hizo un llamado a entender las diferencias: “Yo sé que no es la reacción que muchos esperaríamos y que a varios se les hace de más, pero no es razón para decirle las cosas que he visto que le han dicho (...) Hay que respetar las maneras en que otras personas piensen”.

Lo cierto es que Max no se equivoca. La propia Andra ha denunciado este tipo de extralimitaciones por parte de algunos usuarios a los que se les hace imposible aceptar su forma de pensar

“Recibí muchos comentarios de acoso y de cosas bastante feas. A mi no me importa lo que digan de mí o lo que piensen, pero hay personitas a las que sí. ‘Compañeres’ de la comunidad LGBTIQ+ que sí les afectó y eso no está chido”, fue parte de lo que dijo. 

Según asegura, nunca interrumpió la clase en cuestión, sino que en realidad estaba pidiendo una prórroga de un trabajo por una complicación médica. Acto seguido la estudiante señala que el maestro la acusó de irresponsable, dejando claro que la situación ya iba un poco acalorada desde antes

“Pasó a decir “es que ella”. Durante mis tres semestres de universidad, inclusive antes en la prepa, siempre me han tratado de ella y mi pronombre es elle. Si les molesta ese pronombre también está él”, aseguró. 

En ese video Andra obtuvo más de 12.5 mil comentarios, muchos de los cuales eran críticas o acosos realmente fuera de tono. Incluso algo que destacar es que este tipo de ataques llegaron por parte de personas de todas las edades y no solo jóvenes. 

Reacciones al video de Andra Milla.

Aún así, la situación se volvió todavía peor. Ante la exposición mediática, Andra empezó a subir una serie de videos en su canal en los que expresaba su forma de pensar y denunció que varias personas habrían cruzado la línea de la opinión a las amenazas

“Me han llegado amenazas y sé que hay personitas que me han defendido y que les han llegado amenazas. Entonces, si su problema es conmigo, váyanse contra mí, no contra esas personas, por favor”, aseveró. 

Cabe destacar que dentro de los comentarios que recibió, muchas personas también han salido en su defensa, pidiendo respetar su decisión de elegir su pronombre. La cosa es que, más allá del lenguaje y de sus reglas (que no muchos aplican en redes), este debate ha pasado al plano de los ataques personales. Incluso se generó una noticia falsa que aseguraba que había fallecido. 

Tuits en apoyo a la chica de compañere.

Las cosas así, este caso de Andra está lejos de quedar zanjado. Por su parte, la Real Academía Española, aunque no ve con malos ojos los cambios en el lenguaje, se rehúsa a aceptar todos aquellos que “lesionen” su estructura y fluidez. Algo que según los defensores del lenguaje inclusivo es machista, pues desconocería géneros que no se identifiquen con el masculino o el femenino (como en este caso). 

Eso, sumado al eterno debate de por qué el masculino debe ser quien englobe conjuntos de cosas o personas, sin importar su género. Las pronunciaciones de la RAE sobre este tema siempre han sido determinantes: se trata del masculino genérico o “inclusivo”, por lo que el femenino se entiende como parte de ese todo. Un ejemplo de ello se puede observar en la siguiente frase: “Miembros de la mesa directiva”.

KienyKe Stories