El cuestionamiento a 'Fico' Gutiérrez que se le devolvió a Ernesto Samper

2 Mayo 2022, 01:13 PM
Share
A pesar de que el proceso en su contra fue archivado, el Proceso 8000 es un fantasma que de vez en cuando le pasa factura a Ernesto Samper. Esta vez por cuenta de una expareja de Gilberto Rodríguez Orejuela.

Estas elecciones han estado marcadas por varias sorpresas políticas, muchas de las cuales han sido causadas por los aterrizajes de algunos políticos en fuerzas que hasta el momento se les consideraban contrarias. Un caso emblemático de ello es, por ejemplo, Roy Barreras, protagonista en la campaña de Gustavo Petro; al igual de Ernesto Samper, que se ha mostrado bastante cercano a las ideas del Pacto Histórico y ahora protagoniza un típico caso de “rabo de paja” con un cuestionamiento que le hizo a Federico Gutiérrez. 

Como bien es sabido, el candidato del Equipo por Colombia atraviesa un duro momento en relación con su imagen por cuenta de la presunta vinculación de quien fue su secretario de Seguridad durante la alcaldía, Gustavo Villegas, con la Oficina de Envigado. De hecho, en el expediente judicial este aparece como “principal colaborador de la GDO ‘La oficina’”. Algo que Gutiérrez ha negado en reiteradas ocasiones, señalando que su exfuncionario en realidad fue capturado por no denunciar una extorsión. 

Basado en estos señalamientos, que indicarían la existencia de canales entre la administración de Medellín y “La oficina” en aquel entonces, Samper salió a cuestionar a Federico Gutiérrez por estos hechos, argumentando que de sus explicaciones dependía el nivel de “competencia ética” que tenía para enfrentar las urnas el próximo 29 de mayo. 

El país espera explicaciones urgentes de Federico Gutiérrez sobre sus vínculos con la Oficina de Envigado a través del sr. Villegas, son definitivas para evaluar sus niveles de competencia ética y lo que podría esperarse de su manejo de las organizaciones criminales”, trinó el expresidente. 

No obstante, sus palabras no cayeron para nada bien en algunas personas como la exreina de belleza Aura Rocío Restrepo, recordada entre otras cosas por su romance con Gilberto Rodríguez Orejuela, capo del Cartel de Cali. La mujer, que entre otras vivió las épocas doradas y las amargas de los carteles de la droga en Colombia, le recordó al expresidente Samper su presunta relación con esta organización criminal y puso en duda su capacidad para pedirle explicaciones a otros políticos por sus posibles nexos criminales. 

“No sea cínico sinvergüenza. En serio, se pasa... Vergüenza ajena”, aseveró la mujer, quien además asegura haber presenciado muchas conversaciones de los Orejuela en las que se hablaba directamente de la financiación de su campaña presidencial en 1994. 

En una entrevista posterior con Revista Semana, Restrepo, quien tiene un libro en el que cuenta varios detalles de su relación con quien otrora conformó el dueto de narcotraficantes más poderosos de Colombia, señaló: “Es tan descarado que a cada rato hace publicaciones hablando de honestidad, cada vez que veo sus escritos en Twitter, no me aguanto y le contesto”

Para todos está claro que recibió dineros del cartel de Cali, del cartel del Norte del Valle, de todos los narcotraficantes de la época, pero en especial del cartel de Cali que lideraba Gilberto Rodríguez Orejuela, que era mi pareja. Si a alguien le consta eso, es a mí”, manifestó la ex reina. 

Ernesto Samper y el proceso 8.000

 

El escándalo conocido como el Proceso 8.000 es de lejos una tormenta política de antaño que nunca se ha extinguido en el panorama nacional y que de vez en cuando reaparece para revivir unos cuantos fantasmas. La cosa es, que para entender qué fue todo esto y así también analizar un poco el papel de Ernesto Samper en la actualidad, es importante conocer más sobre esta historia que en su momento llegó a vincular lo más alto del poder ejecutivo con los carteles de la droga.

Como tal, el proceso 8.000 fue una investigación judicial que se adelantó en 1995 contra el entonces presidente de Colombia, Ernesto Samper, por la presunta recepción de dinero de los hermanos Rodríguez Orejuela para su campaña presidencial

El antecedente de todo esto, fueron unos narco cassetes entregados por Andrés Pastrana al entonces presidente César Gaviria, en los que se evidenciaba la financiación ilegal de la campaña de Samper, por medio de conversaciones entre el periodista Alberto Giraldo y los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela (ambos presos en Estados Unidos). 

Una verdadera tormenta política que causó marchas para pedir la renuncia del presidente electo, fracturas en las relaciones diplomáticas del país (llegando incluso a presentarse la cancelación de la visa americana de Samper en 1996), así como el involucramiento de distintos funcionarios de alto nivel de la época, periodistas, deportistas y personas de la farándula. 

Dentro de los datos conocidos del proceso 8.000 también se revelaron conversaciones entre políticos liberales y Elizabeth Montoya de Sarria, más conocida con el alias de “Monita Retrechera”, quien habría sido el vínculo entre los narcotraficantes de Cali y las fuerzas políticas del país. Un eslabón perdido de la investigación, pues la mujer fue asesinada en febrero de 1996 por sicarios en Bogotá. 

Igualmente, quizá el detonante más importante del proceso, fue la confesión en su momento de Santiago Medina, tesorero de la campaña presidencial de Samper, quien habría aceptado la entrada de dineros del narcotráfico. Sin embargo, el 6 de julio de 1996 la investigación contra el entonces presidente fue archivada, pues se consideró que esta situación se había dado a sus espaldas. 

Sin embargo, esta teoría de vez en cuando encuentra camino para ser refutada, sobre todo por la rivalidad que hasta hoy mantienen con el expresidente Andrés Pastrana, que apenas el año pasado reveló una carta inédita de los Rodríguez en la que los ex capos aseguran que Samper “sí sabía de los ingresos de los dineros del narcotráfico en la campaña”

“No fue a sus espaldas ni mucho menos a las espaldas de los directivos de la campaña como lo pregonan en las plazas públicas. Solo lo hicimos con el deseo de que un Gobierno liberal, en cabeza de los doctores Ernesto Samper y Horacio Serpa, llevara al país por mejores rumbos”, relata la carta firmada por los exlíderes mafiosos.

Sin embargo, de nuevo, Ernesto Samper desconoció cualquier validez de aquellas afirmaciones y le devolvió la pelota a Pastrana cuestionándole por “sus relaciones con el pedófilo Epstein y por qué y para qué invitó a Cartagena a su proxeneta Ghislaine Maxwell”.

En fin, una historia que es probable no llegue a cambiar su curso legal y en la que a pesar de haber salido Samper bien librado, data de una época oscura de la historia del país en la que el narcotráfico llegó a permear las más altas esferas del poder político. “Un rabo de paja”, como lo calificó la misma Aura Rocío, que siempre aparece para pasarle factura al expresidente cuando quiere opinar sobre este tipo de temáticas.

KienyKe Stories