Gustavo Bolívar responde a Mario Hernández por atacar a “hijos petristas”

26 Mayo 2022, 12:49 PM
Share
La polémica por el ataque de Mario Hernández a las familias con "hijos petristas" continúa, esta vez con una tardía pero contundente respuesta del senador Gustavo Bolívar.

Luego de varios días desde que el empresario Mario Hernández arremetiera contra todas las familias colombianas con “hijos petristas”, el senador Gustavo Bolívar, del Pacto Histórico, le respondió calificando como “retrógradas” sus palabras y parte de la causa de los problemas de Colombia. Una respuesta que fue recibida entre aplausos y críticas. 

Todo se originó, luego de que el reconocido empresario de la marroquinería dijera hace unos días insinuara que todos los que tienen “hijos petristas” fracasaron en su labor como padres. Un comentario que generó una ola de reacciones de rechazo por parte de personas que le pedían no extender la polarización política al interior de los hogares colombianos. 

“Si tu hijo es petrista, fracasaste como padre”, decía la polémica imagen compartida por Mario Hernández. De hecho, según Revista Semana, ya existe una tutela por parte de un ciudadano que le pide rectificar su mensaje por resultar ofensivo y discriminatorio. 

Uno de estos mensajes contrarios, llegó por parte de Gustavo Bolívar, una de las fichas más emblemáticas y comprometidas del petrismo, quien le dijo al empresario que él era quien había fracasado como padre si su filosofía paternal era escoger lo que sus hijos debían ser. 

Don Mario Hernández si eliges lo que tu hijo debe ser, el que fracasó como padre fue usted. Padre exitoso es el que educa a sus hijos con el suficiente criterio para que ellos sean lo que quieran ser”, trinó el senador del petrismo. 

Aunque por ahora el mensaje no ha sido replicado por Mario Hernández, el sentimiento expresado por Bolívar no parece ser diferente al de la ola de personas que expresaron su rechazo frente a los ataques. Por ejemplo, según Semana, en la tutela antes mencionada el ciudadano argumentó que el empresario había afectado su “honra y honor como padre de familia honesta”

Cabe recordar, que en su momento la imagen compartida por el empresario marroquinero fue un auténtico escándalo, ya que aunque es bien sabido que es un férreo seguidor de la campaña de Federico Gutiérrez, nunca se le había visto semejante grosor de afirmaciones en contra del petrismo.

¿La política llegó a los hogares?

 

Lo más curioso en medio todo esto, es que la disputa se esté dando de manera simultánea con el revuelo por la discriminación que han vivido las hijas del alcalde suspendido de Medellín, Daniel Quintero, por parte de algunos padres de familia del Colegio Alemán. Institución que ya dio su apoyo a la familia del funcionario, asegurando que sus hijas no serán excluidas y además se procurará velar al máximo por su bienestar. 

Todo esto se dio, luego de que se conociera que más de 20 familias habrían firmado una carta de inconformidad dirigida al colegio por la aceptación de las hijas del alcalde, ya que según ellos las políticas de la administración de Medellín han ido en contra de los valores del empresario antioqueño que (según ellos) son “la honestidad, honradez, lealtad, transparencia, respeto y esfuerzo”. 

Irónicamente, a pesar de expresar como bandera el respeto, hicieron una comunión entre aquella disputa política con Quintero y la vida de sus hijas (una de las cuales tiene tan solo cuatro años), manifestando que  “la familia Quintero Osorio se ha hecho públicamente famosa por atacar, descalificar, deshonrar y buscar destruir de manera sistemática y descarada, sin prueba alguna, toda la estructura social y empresarial”. 

Sin embargo, en medio de todo resulta llamativo que dichos padres de familia hablaran de “la familia Quintero Osorio”, demostrando que la polarización ha logrado tal avanzada que ya es imposible dibujar una línea entre el debate político y la vida familiar. Entre las asperezas de los adultos, bastante agudas en ciertos casos, y los derechos de los niños precisamente a ser niños: libres, a tener una educación de calidad y a no ser afectados en su integridad social y familiar por temas como la política (que es muy probable que ni siquiera entiendan). 

De hecho, el tema llega a ser tan profundo que la misma derecha ha salido en defensa de Quintero. El propio Álvaro Uribe, líder del Centro Democrático, respaldó al alcalde de Medellín, manifestando que estas acciones solo “crean odio, perturban la familia y destruyen los mínimos necesarios para la convivencia”. Dos polos opuestos que se unen por una causa que ni siquiera debería estar en discusión: el respeto por la niñez. 

Así las cosas, desde el propio Mario Hernández hasta la defensa de los valores que aquellos padres señalaron como la bandera del empresariado, son simplemente un reflejo de una polarización que desconoce cada vez más límites y que a través de los niños ahora intenta perpetuarse generacionalmente. Una política del odio alimentada desde todos los bandos, que como mínimo merece un espacio de reflexión como sociedad y de lo que se quiere para el país más allá de los próximos cuatro años. 

KienyKe Stories